jueves, agosto 7

¡Meme!

Me lo manda Bitdrain.

Tengo que poner seis cosas sin importancia que nos hagan felices. Pues nada allá van:

1. El grito de felicidad de mi hija mayor (11 años) y la cara de perplejidad de sus tías cuando le regalé una impresora por su cumpleaños.
2. Contemplar la cara de mi mujer cuando duerme.
3. Tirar piedras a un río sentado en la orilla con mi hija pequeña en el regazo.
4. Observar como la segunda de mis hijas pone toda su ciencia, empeño y concentración en abrir la puerta del garaje con un clip (y lo consigue).
5. Cuando hace unos días en Lourdes la cuarta de mis hijas señalando a un escocés me dijo con sus inmensos ojos de susto: "¡Papá mira, un señor con el uniforme del colegio!".
6. El extraordinario empuje de la tercera de mis hijas en su misión divina de hacer felices a los demás.
7. BONUS: Recordar continuamente todo lo anterior.



Querido bitdrain: No me gustan nada los memes, pero este merecía la pena. Dispensame de seguir la cadena por favor.

14 comentarios:

bitdrain dijo...

Agradecido quedo y de hecho, to be honest, pensaba que no lo aceptarías. Pero es bueno ver un poco el lado personal de ese embajador tras tantas letras.

Por cierto, ¿sólo has sido bendecido con féminas?

Un saludo.

Anónimo dijo...

ja ja ja... genial lo del escoces.

Arian.

Seneka dijo...

Si, lo del escocés merece entrada propia en la categoría de conversaciones en la embajada.

Por lo demás ... ¿estuviste en Lourdes hace poco y aún no has contado nada? ¡cómo sós!

PD: observación del repelente niño Vicente: si todo eso te hace feliz ¿de verdad son cosas sin importancia? O sea ¿hay en la vida de un hombre algo más importante que todo aquello que le hace feliz?

Bito dijo...

El quinto es buenísimo. Es usted un hombre optimista y feliz porque con cuatro hijas (las que he contado ¿acaso hay más?) ya tiene mérito sentirse siempre así de relajado y bien.

Yo con una (que no es ni mía, sino de mi compañera) estoy estresado... claro, que supongo es lo que tiene ser primerizo en estos menesteres.

Cuidese. Cuidense.

mjack dijo...

Que le regala a su hija ¡¡¡una impresora!!! Pero hombre, por Dios, usted no tiene entrañas.

Embajador en el Infierno dijo...

Bitdrain- En esta casa soy el único hombre, y dentro de poco me temo que ya ni eso....

Seneka- Llevo dias negociando con mi dueña que se niega tajantemente a que suba la foto que se hicieron las niñas con el escocés. El hombre estaba absolutamente encantado.

Y...bueno, estas son las pequeñas cosas que dan la sal a la vida ¿no?.

Bito- Ha contado usted mal, son 5. Y no se crea, hay mucho mito en eso de tener varios hijos. Al final, son economías de escala: el coste medio por unidad producida se reduce al aumentar la producción. Llamando "coste" a todo lo que incluye desvelos, preocupaciones, etc....

Mjack- Mi querida hija ha salido de este lado de la familia. Lo que significa que tiene una innata obsesión por la informática y la teología. Tal como te lo cuento.

bitdrain dijo...

Informatica y teologia... le espera un gran futuro :D

mjack dijo...

Entonces quedo más tranquilo. "Quien a lo suyo se parece, honra merece".

Cruz y Fierro dijo...

A ver entonces cuándo se larga con el blog de la Embajadorcita... ;)

Interruptor dijo...

Pues mire usted que las cosas que le hacen feliz se parece muchísimo a las que me hacen feliz a mí pero sustituyendo a las protagonistas por mis retoños.

Por cierto, el uniforme del colegio de sus hijas ¿no será una camisa blanca con el escudito, una falda de cuadros escoceses en rojo y un jersey verde? Porque si es así, hasta en eso vamos a coincidir.

Un veraniego saludo a toda la embajada.

Embajador en el Infierno dijo...

Bitdrain- A mi lo de "teóloga" me da un mal rollo que no veas.

Mjack- Amén.

Cruz y fierro- Je, je... De hecho hace tiempo empezó uno (estrechamente supervisada por su padre) pero ocurre que junto a lo bueno, tiene también lo malo de este lado de la familia: la incapacidad de perseverar.

Interruptor- Va a ser que si. Saludos para vosotros también.

Eduardo Cabrera dijo...

Inevitable felicitarte por tu familia, Embajador, habida cuenta que son en buena medida quienes te proporcionan la felicidad. Lo de contemplar (que no mirar) a la propia también lo practico.

Saludos

PD: Espero aceptes mi tuteo, y lo practiques a la inversa.

Embajador en el Infierno dijo...

Eduardo- Tuteo aceptado, faltaría más. Contemplar a la propia es una costumbre poco practicada y la mar de saludable. Cuando está despierta no se deja porque de tan pudorosa que es parece una amish o, peor aún, una mora. No soporta que la mire ni su propio marido. Se enfada tanto que a uno le hace sentir un viejo verde o un voyeur inadaptado. De modo que tengo que esperar a que se duerma.

o s a k a dijo...

la seis y la siete son brutales

n a c o
adaytoremember