lunes, agosto 11

Yo, profeta

Permitidme un poco de egocentrismo malsano.

Como esta bitácora no es más que un terapia consistente en sacar de mi estómago los cientos de paranoias que lo maltratan, el objetivo está cumplido con escribir. Rara vez releo lo ya escrito y mucho menos si fue escrito tiempo atrás.

Pero resulta que de vez en cuando un errabundo navegante blogosférico me deja un comentario en una entrada de hace siglos. Para contestarle la tengo que releer. Y eso es lo que ha pasado con esta entrada escrita hace ahora casi exactamente un año. Y allí decía:

O por poner el ejemplo contrario, el intelectual de moda en la derecha española actual es Federico Jimenez Losantos, que precisamente ha llegado al rango de "intelectual de moda" en el momento en que ha dejado la verdad de lado y se ha dedicado a la propaganda al servicio de un partido político concreto. No por casualidad los principios de Losantos eran marxistas-leninistas, y sabe muy bien lo que está haciendo.(...)

Sin embargo, pretender que un partido político como el PP vaya a fomentar la aparición de una intelectualidad de derechas es una alucinación de noche veraniega. Va esencialmente en contra de sus intereses.


Federico: ¡Te lo dije!.


Lea lo que otros dicen sobre: , , , ,

4 comentarios:

Ignacio dijo...

No se quién me dijo no se cuando que no me regodeara tanto en mis exitos ni me mirara tanto el ombligo.




Mis consideraciones, sra. Embajadora: cómprele helados a las embajadorcitas de mi parte.

Embajador en el Infierno dijo...

Haz lo que digo, no lo que hago.

bitdrain dijo...

Muy sano eso de releer...

Saludos.

Al Neri dijo...

¿Qué es la intelectualidad de derechas? Que alguien me lo explique. O mejor: ¿Qué son las derechas en este país?. ¿Acaso la banda de empresarios explotadores pro-flexibilización laboral?, ¿los monárquicos?, ¿los ricos y privilegiados? Porque la "derecha" de los valores, la católica, la antiabortista, la patriótica, yo no la veo representada por ninguna opción política ni por ningún intelectual. Y por el que menos, por el infame, por el embustero, por el liberal insolidario, por el agnóstico repulsivo y por el facha de verbena de Jiménez Losantos.