viernes, septiembre 12

Hacedme caso por una vez

Una de las cuestiones que siempre ronda mi cabeza es poder explicar el carlismo de forma rápida y sencilla.

De repente llega el Maestro Gelimer y se marca una entrada entre lírica, épica y poética que a mi casi (y sin casi) me hace soltar el moco, y donde lo resume todo. ¡Es un monstruo!.

Me niego a extractar.

Y casi me dan ganas de dejar de escribir esta paparruchada de bitácora, después de haber leído aquello.

Tanto si os tira el rollo carlista como si pasáis olímpicamente de él, de corazón os digo que no os arrepentiréis. De verdad.

Leed.

7 comentarios:

bitdrain dijo...

Hola... debo resultar un tanto pedante o pesado últimamente...

Antes me considera joven, quizás ahora ni me considere...

La vida, las ideas, las personas son tan cambiantes que quien puede asegurar nada...

... aunque sí que coincido en tu opinión de tu entrada aunque no creo que des una visión clara de lo que es el carlismo, aunque en estos tiempos que corren es bastante difícil que os comprendieran.

Saludos.

Embajador en el Infierno dijo...

Bitdrain- Eres muy bienvenido aquí. De modo que siéntete en tu casa.

Ignora la primera frase de esta entrada. Es que no sabía por donde empezar. Todavía estoy bajo los efectos del zambombazo del Maestro.

Nos falta poesía.

Kabeltz dijo...

nudo garganta, oye

Embajador en el Infierno dijo...

Ahí le has dao.

taskforce dijo...

Esta ha sido la mejor entrada en tu bitácora en mucho tiempo ;)
Gracias por el enlace.

Embajador en el Infierno dijo...

Taskforce- Para que lo digas tú tiene que ser verdaderamente buena. Je, je....

Eduardo Cabrera dijo...

Bien, una entrada (la referenciada) con más forma que fondo, a mi humilde entender, si bien una forma bastante emotiva. Pero eso lo comenta Ignacio allí mucho mejor que un servidor.

Si la entrada fuese para conocer el carlismo, debo decir que para alguien como yo, que lo desconoce casi totalmente salvo algunas líneas leídas aquí y allá tirando de google y wikipedia, dicha entrada sólo me deja un "Dios, Patria, Fueros y Rey legítimo" para ayudarme a conocerlo, y aunque no es poco, no es suficiente.

Yo, ya que me da que algún o alguna carlista puede leer esto, aprovecharía para -desde el mayor respeto- pedir algunas referencias, si alguien es tan amable de aportármelas, como, por ejemplo:

* El carlismo hoy día trata de transformar la sociedad desde la democracia (léase partitocracia efectiva) o desde la divulgación y progresiva aceptación de su doctrina contrarrevolucionaria?

* Por qué me resulta tan anacrónico el apelativo ya que no se pretende instaurar una dinastía?

* Es asimilable a/por alguna ideología política o económica actual y medianamente conocida, en parte en el todo?

Un cordial saludo