viernes, octubre 3

La democracia perfecta

Vamos a agitar un poco las aguas que os veo algo dormidos.

Dice Fernando que los toros son una democracia imperfecta. Pues yo saco triunfo y arrastro: los toros son la monarquía tradicional, católica, social y representativa por excelencia. O sea, la democracia perfecta. Veamos:

- Ningún torero salta a la arena sin encomendarse a su Virgen y santos favoritos. Eso lo tiene todo el mundo muy presente, siempre y en todo momento. Luego el asunto es católico en tanto que todos confiesan el poder de Dios.

- Tenemos un rey que reina y gobierna: el presidente de la corrida. Su palabra es ley. Pero su palabra es en tanto que consultados y oídos sus consejeros (siempre tiene uno o dos al lado), los cuerpos intermedios (peñas) y el pueblo en general (el respetable). Por tanto monarquía representativa y social.

- El pueblo hace oír su voz bien directamente (aplausos, silbidos, pañoladas, etc...) o bien mediante los mencionados cuerpos intermedios (las peñas). No hay obligación de afiliarse a dichos cuerpos, pero existen, están muy sanos y ayudan a las personas que lo quieran a vivir más intensamente su "compromiso" con los toros.

- En el respetable están representadas todas las personas que conforman la sociedad. Algunos están en barrera y otros en andanada de sol, pero nadie reclama un derecho mayor o menor a representatividad según se halle en uno y otro sitio.

- Que yo sepa los curas no van a la corrida (o no deberían) pero eso no significa que la voz de la Iglesia no esté presente para corregir (y en casos para prohibir) ciertas prácticas.

- Y por último: ¿Hay algo más tradicional que los toros?.

PD: Después de muchos años pensando sobre el tema todavía no se si me gustan los toros. Pero la entrada no va de eso de modo que sugiero a los que vayan a comentar sobre la barbarie y todas esas cosas, se abstengan. No voy a entrar.

Lea lo que otros dicen sobre: , , ,

10 comentarios:

rojobilbao dijo...

Los torostienen un defecto. El presidente ¿Quien lo elige? En el País Vasco el gobierno autonómico.

Por ello me quedo con la más perfecta forma de gobiero, la que rige la Iglesia católica. Un senado vitalicio elige al monarca. Monarquía electiva y encima sancionada y bendecida por D-os.

Mejor imposible.

Embajador en el Infierno dijo...

Touché

Descencencia de Ioreth dijo...

¡Cómo me gustaría que tuviésemos toros en Argentina!.
Pero fue lo primero que nos prohibieron los liberales y así estamos.
Salud.

Ignacio dijo...

De todas formas, la Iglesia deberia condenar los toros, como ya hizo en el pasado.

Villeguillo dijo...

Tas portao, me rocomendo Al Neri la entrada, y eso que no es "monárquico" en el sentido como se entiende ahora mas no quita la cortesía de que el simil es elegante de narices.

AMDG dijo...

¿Veremos alguna vez a algún torero pedir un receso entre toro y toro, echar la capa a tierra y postrarse en dirección a la Meca?

Pregunto solo.

pcbcarp dijo...

Yo mira que he visto corridas, pero sigo sin tener la opinión apodíctica que debería. Eso sí, tengo una manía tremenda a los abolicionistas (al fin y al cabo, son una subespecie de los que escriben cartas al dominical de El País)

Te ha faltado mencionar que de vez en cuando hay algaradas y el toro se carga al torero.

Embajador en el Infierno dijo...

Ioreth- ¡Con la cantidad de tierra que hay para criar buenos toros de lidia en Argentina!.

Ignacio- Hubo una vez en el FSTM un hilo que trataba precisamente de eso y los aficionados dieron excelentes razones demostrando que en realidad la condena era bastante light. Ahora no me apetece buscarlo pero era un monumento de erudición.

Villeguillo- Muchas gracias hombre. Quise afinar más pero es que entonces me habría estado hasta el dia del juicio.

AMDG- Sinceramente, yo creo que antes se acabará la fiesta.

PCBCARP- Estamos en las mismas. La mente me dice que eso no está bien, no puede estarlo. Pero, chico, no me disgustan tanto las corridas como los abolicionistas.

Laus Deo! dijo...

¿Que los curas no van a los toros? Por lo menos en los seminarios se han organizado novilladas... pero eso era cuando los curas iban con sotana, vamos, cuando iban curas a los toros.

Embajador en el Infierno dijo...

Sr. cura, la cuestión es ¿deberían?