jueves, octubre 9

OFNIs (Segunda Parte)

Los hijos de una familia numerosa consideran como una atención especial de Dios y signo claro de su pertenencia a la estirpe de los elegidos si, por esas cosas de la vida, aterriza entre ellos un OFNI con superavit de poder adquisitivo y déficit de cariño.

Esta clase de OFNIs sienten una intensa necesidad de mostrar su agradecimiento a los miembros de su hogar de acogida. Y lo hacen de la manera más obvia: forrando de regalos de todas clases a la unidad familiar. Empiezan con botellas de 2 litros de Coca Cola y acaban rellenando la despensa con abundantes cantidades de Donuts, Pringles y demás tipos de delicatessen.

Incidentalmente, solo los miembros que son o hayan sido de familias muy numerosas o muy modestas (o ambas cosas a la vez, como suele ser el caso) saben el trauma infantil que les persigue durante la mayor parte de su vida por no haber podido catar más que muy ocasionalmente esta clase de manjares. De hecho mi dueña y yo (ambos de familias bien numerosas) subsistimos la primera quincena de matrimonio a base de una dieta compuesta por Donuts de chocolate, galletas PIMMs, helados Cote D'Or, yogures Danone Bio con trocitos de pera, flanes Dhul y todo el enorme rango de diferentes refrescos de la compañía CocaCola. Pasamos del trauma al entripado tan ricamente.

Al OFNI rico conviene esconderlo. O cuanto menos dosificarlo. Si se va de madre el pater familias cortará por lo sano la generosa rumbosidad del individuo. En ocasiones el veto puede arreglarse insinuando al OFNI la conveniencia de obsequiar al progenitor con un maravilloso juego de destornilladores o similar.

Aunque especímenes raros en ocasiones surgen OFNIs del sexo femenino. En casa teníamos una que se pasaba el día recordándonos a todos lo guapos y simpáticos que éramos. Como suena. Eso si, en ningún momento se nos pasó por la cabeza que estuviera tirándonos los trastos. No. Para nosotros más bien era como tener una hermana recién salida de "Sonrisas y lágrimas".

Un OFNI adquiere todos sus derechos una vez superada la "Prueba de Admisión". Ningún OFNI puede ser considerado propiamente como tal sin haber pasado la prueba. Es esta una experiencia que de forma inmediata lo iguala en sinsabores con el resto de la familia. De este modo deviene el OFNI en "veterano de trinchera".

Las pruebas de admisión varían según las familias y su intensidad depende fundamentalmente de lo retorcido que se tenga el colmillo. En el caso de la mía la verdad es que era de lo más "ligh".

Después de un largo periodo rondando la casa el OFNI era, un día gozoso, invitado a compartir la mesa. Esto es ya en si mismo un signo de aceptación casi-definitivo, como todo el mundo podrá entender.

Habiendo dado cuenta del primer plato el OFNI era invitado por la dueña de la casa a repetir. Este callejón no tiene salida.

Si contestaba negativamente, murmullo de desaprobación entre los hermanos:

- No le ha gustado, no le ha gustado. Mira que no gustarle la comida de mamá. ¡Que grosero!.

Si contestaba afirmativamente, murmullo de desaprobación entre los hermanos:

- Menudo gorrón, menudo gorrón. Dale, zampa, no te cortes. Total como en tu casa hay para todos y aquí ninguno podemos repetir. Hay que ver que poca consideración.

Solo he conocido a un OFNI que saliera absolutamente indemne de esta dura prueba, pero ya no me acuerdo quien era. Señal de que lo importante es pasarlo mal.

OFNIs (Primera parte)



Lea lo que otros dicen sobre: ,

6 comentarios:

pcbcarp dijo...

Reconozco que he tenido que remontarme a OFNI y1 para pillarlo (no lo había leído en su día pero tengo la fácil excusa de que es que el 5S es mi cumpleaños y estaba entretenido con la cosa del memento mori)

Así al principio, como vástago de familia de 6 hermanos, pensaba en una de esas tías que luego resulta que no eran tías pero que casi siempre eran madrina de alguno de los hermanos.

Ahora, ya si sé a qué te refieres. Lo único que en mis tiempos no se daba era lo de los donuts y demás. Eso es lo que me había despistado.

Lucia dijo...

Muuuuuy bueno.
El que salió indemne era el mejor amigo de tu hermano numero 4 (un tipo rubio, delgado y muy alto)... ya caes??? La gracia fue que antes de que nadie, ni la madre de familia siquiera, le puediera ofrecer repetir, se adelantó él y preguntó "si alguien se iba a tomar ese filetito, que se lo comia él". Claro, dejó a toda la mesa boquiabierto...

o s a k a dijo...

¡ostrás! qué divertido, Sr. Embajador!

toda una institución la de el 'OFNI' que me había pasado desapercibida hasta ahora. Y qué decir de la prueba... es más difícil pasarla que conseguir un crédito de una caja de ahorros xD

n a c o
recuerdosaCentella

Embajador en el Infierno dijo...

PCBCARP- Claro, hombre. Es que para la parte 2 se suponía que el lector ya sabe a lo que me refiero.

Algún dia diré algo sobre las tias-madrinas que a veces ni son tias ni madrinas, pero resultan parte esencial del entramado familiar.

Lucia- Me acuerdo de la escena pero no del protagonista. Mandame un mail anda.

Naco- ¿Tu has tenido alguno?. O a lo mejor has sido tu mismo un OFNI....je, je...

o s a k a dijo...

no recuerdo haberlo sido, pero si alguna vez me tocara serlo sin duda lo haría para ligarme a una de las hermanas :)

n a c o
escogedlomejor

Embajador en el Infierno dijo...

Je,je....si yo te contara y esta bitácora no la leyera mi mujer.

embajador
esecuranoesmipadre