miércoles, noviembre 12

Memoria histórica: 18 de julio no es lo mismo que franquismo

Ha sucedido en Jerez. En el gallardo intento este de vencer a Franco cuando ya lleva más de 30 años enterrado el ayuntamiento hace la habitual expurgación de nombres franquistas en las calles. Uno de ellas lleva el del Duque de Abrantes, carlista. La familia naturalmente protesta y al final el ayuntamiento ha tenido que recular:

El concejal delegado de la Zona Norte y coordinador de la comisión de Memoria Histórica, Francisco Benavent, manifestó ayer que ha pedido disculpas a la familia del comandante Paz Varela, así como al decimoquinto duque de Abrantes. El motivo de dichas disculpas fue haber tildado de franquistas a ambos personajes una vez que miembros de la referida comisión le hicieron llegar una serie de informes que resultaron tener demasiados fallos de apreciación.


Hace poco sucedió algo parecido en Sevilla con la calle dedicada a D. Manuel Fal-Conde, sin duda la figura carlista más importante del siglo XX y expulsado de España por Franco. Requeté Catalá lo explica estupendamente:

Manuel Fal Conde fue posiblemente la primera persona que no sólo no dijo “amén” a lo que el Franco de 1937 para adelante ordenaba y mandaba, sino que de manera expresa y con ministros y directores generales adelante, dijo no al decreto de Unificación de Falange y Tradición para constituir un partido único a la moda europea; dijo no a su ingreso o incorporación al primer Consejo Nacional del Movimiento; dijo no cuando le insinuaron que si “tragaba” con el régimen se le podría compensar con una cartera ministerial; fue procesado y condenado a muerte, pena que se le conmutó por la del exilio y por la que tuvo que establecerse en Portugal con su familia.


Los estragos de la LOGSE.....


Lea lo que otros dicen sobre: , , ,

3 comentarios:

Fernando dijo...

Es un poco retorcido por mi parte, pero a mí, de la Ley de Memoria Histórica, una de las cosas que peor me parecieron es la invasión de la autonomía municipal, sagrada hasta ese momento. Si en un pueblo la mayoría son franquistas y quieren llamar a la calle principal "Avenida del Generalísimo", ¿qué pasa con ello? Si en el de al lado todos son comunistas y quieren ponerla "Avenida de Carlos Marx" ¿qué pasa? Y si en otro, gallego, son supersticiosos y quieren llamar a una calle "Rua das meigas" ¿a quién le molestan?

Es un lado menor, sí, pero muy claro síntoma de meterse en la vida de la gente, de los pueblos, de las ciudades, de los grupos.

Embajador en el Infierno dijo...

Fernando- Tienes mucha razón, y sin embargo esto debemos considerarlo como un paso más en la pérdida de autonomía municipal. La invasión por parte del Estado comenzó realmente con el liberalismo, y más concretamente con las desamortizaciones del siglo XIX que no solo fueron, recordemos, contra la Iglesia sino también contra los municipios robándoles las tierra comunales.

Terzio dijo...

Y una acotación, permítanme: "Franquista" "franquismo" ni es ofensa ni ofensivo.

Comunista y comunismo, sí.

Socialista y socialismo, lo mismo.

Dirán los tolerantes que depende del punto de vista. Yo les digo que sé muy bien desde donde miro y lo que veo (desde mi punto, que se mueve poco, por cierto).

'