viernes, noviembre 7

¿Sumo y sigo?: Dando esperanza

A riesgo de enajenarme simpatías de personas que he venido a apreciar muy sinceramente, y admitiendo la posibilidad de que no me haya enterado de nada, digo:

¿Revolución?: NO

¿Revolución.....a la francesa?. ¡Una mierda pa ti!. ¿Pero tú sabes lo que estás diciendo, muchacho?.

¿Contra-matrix?. Por supuesto. Pero de verdad.

Contra revolución: restauración...... de las cosas en Cristo. No hay otra. Todo lo demás son parches, muy bien intencionados, pero parches.

Y sobre todo: el paraíso en la Tierra no existe, el pecado original si.

Dando esperanza
: ese es nuestro lema político para este año. No se como lo voy a poner en práctica pero lo intentaré, desde luego no hay revolución que sea el camino.

Que uno no se ha ganado los calificativos de "radical", "extremista", "retrógrado", "reaccionario" y demás para luego tirar todo lo conseguido por la borda embarcándose en la enésima revolución.

Camino que no es camino
de más está que se emprenda
porque más nos descarría

cuanto más lejos nos lleva

Con la desazón de ver partir a mis queridos Naco, Ignacio, Luis, Interruptor, y Orisson...... la camaradería bloguera no da para tanto. Contad conmigo para denunciar al sistema y sus vividores, pero no para hacer revoluciones. A ese tren no me subo.

Lea lo que otros dicen sobre:

24 comentarios:

JorgePé dijo...

Desde que leí aquello (y no fue hace mucho) de que "la contrarrevolución no es una revolución en contra sino lo contrario a la revolución", le vengo dando muchas vueltas. Si estamos convencidos de la perversidad de lo que nos trajo la revolución y que la crisis económica (superficie de la moral) nos está mostrando más crudamente, resulta contradictorio a este espíritu plantearse otra "revolución", aun de signo supuestamente contrario. Y lo que hablas de la esperanza, no me queda más que decir: Spe Salvi! (aprovecho para recomendar su lectura)

¡Un saludo, Embajador!

Ignacio dijo...

No te qudes con las palabras de naco de la revolución y eso y mira a ver las intenciones; porque yo tambien estoy expectante: pero si los amigos me llaman, a muerte

Ignacio dijo...

mis saludos sra. Embajadora

Embajador en el Infierno dijo...

Ignacio- Doy por sentado que las intenciones son excelentes ¡faltaría más!, en tanto que todos me parecéis personas dignas de confianza. Es que si no, ni siquiera me habría dignado a contestar.

Pero ya sabes que el infierno está lleno de buenas intenciones.

Jorgepé- Estupendamente resumido lo que siento acerca de las revoluciones. Y esa encíclica salió cuando salió por algo, y no porque al Papa simplemente le apeteciera hablar del tema.

bitdrain dijo...

No se si el paraíso está o no en la tierra, ni creo que ello sea lo mismo para todos los humanos, pero si que podemos acercarnos un poquito más a ello si todos ponemos nuestro granito de arena.

¿No crees?

Ignacio dijo...

Ignoro donde está el paraiso: soy la prueba de que el infierno está en la tierra.

Seneka dijo...

No, Ignacio. La palabra tiene un valor fundante, fundamental, no es irrelevante. Si el lenguaje no es un mapa de la Creación, de poco nos sirve.

Tanto es así, que en el principio era el Verbo ... ¡y el Verbo se hizo carne!.

Y la revolución (cualquier revolución) conduce irremediablemente a la desencarnación y a la corrupción de esa naturaleza humana en la que el Verbo quiso encarnarse. Revolución ha significado siempre, en la historia de la humanidad, deshumanización. Ese no es el camino, porque para construir no hay que destruir: hay que redimir.

El mundo se tambalea, y la Verdad permanece.

AVE CRUX, SPES NOSTRA!
SERVIAM!

Ignacio dijo...

.....¿A quien se lo cuentas?

Seneka dijo...

Blogger Ignacio dixit...

No te qudes con las palabras de naco de la revolución ...

Ignacio dijo...

Me ratifico

Ignacio dijo...

Mis saludos, sra. Embajadora

Anónimo dijo...

(Antes de nada, advierto que no me he enterado bien del todo de dónde viene este asunto, ya que sólo sigo algunas bitácoras. He indagado un poco y he leído por encima, así que ruego que se me disculpe en caso de no tener nada que ver lo que digo con lo que se está tratando)

Yo creo que la palabra 'revolución' no tiene por qué tener un significado despreciable por sí mismo.

Implica un cambio violento, sí, pero la misma 'violencia' admite acepciones no necesariamente peyorativas, alejadas de la ira, como el ímpetu o la fuerza. De hecho, cito a Benedicto XVI cuando dice "Sólo de Dios viene la verdadera REVOLUCIÓN, el cambio decisivo para el Mundo". Luego deducimos que hay revoluciones buenas, ya sea en un alma, en una familia, o en una sociedad. Y, al contrario, existen revoluciones como la Francesa, que instauran el terror como método, y son del todo deplorables.

Sin embargo, es cierto que en el sentido político aún nos hallamos inmersos en una vertiginosa revolución liberal, que puede modificar y ampliar sus matices, así como engendrar otras aparentemente distintas, pero que será siempre contraria a todo lo católico. Frente a ella, ¿cabe otra cosa que la Reacción y la Contrarrevolución?

Sencillamente habrá que ver la oportunidad de cada palabra, dependiendo de su elocuencia en determinados momentos. Quizá unas veces sea más propio hablar de revolución y otras de contrarrevolución.

Por eso, no veo tan importante la letra, sino el espíritu, en el que está claro que estamos todos unidos por el Reinado de Cristo. La letra mata, pero el espíritu vivifica, que dice San Pablo en la 2ª carta a los corintios.

C.-

brigante dijo...

No me entero muy bien del contexto en que surge esta discusión, aunque me ha parecido que es algo relacionado con la ayuda de ZP a los bancos.

En cuanto al debate de fondo (Reacción vs. Revolución), básicamente y en la mayoría de los casos me parece una discusión terminológica, aunque no ignoro que pueda llevar aparejadas algunas cuestiones de fondo, como señala Seneka. Sin embargo, "revolución" etimológicamente significa "vuelta al principio":

"Al desembarcar en Calais el escritor Chesterton tuvo una conversación con un tabernero francés. Este se quejó de la cada vez mayor falta de libertad del país y concluyó diciéndole : “Es lamentable haber hecho tres revoluciones para volver a caer sobre el mismo lugar”. Chesterton le contestó que una revolución, en el sentido propio del término, es el movimiento del móvil que recorre una curva cerrada y vuelve así al punto de partida..."
Stravinski en su Poética musical

Por lo que parece que en principio su uso es legítimo desde un punto de vista católico y antiliberal. Otra cosa es que alguien lo considere desaconsejable.

Como falangista, estoy más que familiarizado con esta palabra y nunca la he asociado a la defensa de los principios de la Revolución Francesa. Tampoco a cambio sangriento. Sin embargo, no se me oculta que si uno quiere encontrar idiotas en el campo falangista el camino más corto es analizar su lenguaje: la mayoría de estos emplea una terminología hiperrerevolucionaria (o así lo pretenden) y hacen todo tipo de aspavientos en este sentido. Algo hay en la palabra (o en las connotaciones que tiene actualmente) que lleva a ciertos individuos, generalmente los peores del grupo, a utilizarla compulsivamente para justificar sus carencias o propugnar todo tipo de estupideces.

Desde que estoy avisado de este hecho soy algo crítico con esta palabra, en sentido parecido al que proponéis los carlistas, pero sin llegar a erradicarla de mi lenguaje. Eso sí, soy contrario a la utilización de esta y otras palabras para levantar "muros" entre personas e ideas afines. En la mayoría de los casos, un falangista y un carlista sanamente informados firmarían el mismo comunicado o manifiesto, sólo que cambiando "revolución" por "contrarrevolución/reacción". Me interesa mucho más analizar el contenido que la forma, aunque tampoco le resto importancia a esta última.

Aun así, repito, desconozco el contexto de este debate, por lo que podría estar metiéndola hasta el corvejón :)

Seneka dijo...

Yo siento tener que decir que con estas cosas cada día soy más intransigente. Una palabra que tiene un significado diferente para cada uno de los que la emplea en el debate (libertad, liberalismo, revolución ...) no sirve para nada, es letra muerta.

Y algo que dijo Ortega con lo que me siento en absoluta sintonía: la palabra es un sacramento de muy delicada administración, y uno de los grandes problemas de las sociedades modernas es la prostitución que de ella han hecho los demagogos.

Orisson dijo...

Yo insisto: qué buena es una revolución de vez en cuando. Y añado: a favor o en contra. Da una vidilla...

Un saludo

brigante dijo...

Y yo estoy de acuerdo con que mires con lupa la palabra, al igual que lo hago yo. Y también plenamente de acuerdo con el párrafo que citas de Ortega. Lo que digo es que personalmente, si estoy de acuerdo con un determinado manifiesto, lo firmaría con independencia de que estuviese firmado en nombre de la Reacción o de la Revolución (a pesar de que mi procedencia falangista me hace inclinarme por la segunda y tener gran prevención hacia la primera). No digo que sea una cuestión baladí. De hecho reconozco que puede afectar y afecta a los contenidos. Ahora, si bien la administro con mucho cuidado o directamente no la empleo, soy permisivo con el uso que unos y otros hacen de esa palabra, con tal de que tengan buen fondo. Me parece un debate que puede tener su importancia pero que en estos momentos, al menos para mí, es secundario, sólo en lo que respecta a esa palabra. Lo mismo aplico a conceptos deformados como "totalitario", "ecuménico", "tolerante" o bien de origen viciado (p. ej: "nacionalista", que algunos tradicionalistas monárquicos de otros países emplean). Con otras palabras sí reconozco que soy más intransigente.

Planteo una cuestión adicional en la que ni mucho menos tengo una opinión concluyente: al abandonar en manos de los enemigos ciertas palabras, ¿no estaremos beneficiándoles y perdiendo nosotros terreno? No estoy hablando del caso concreto que ocupa al Embajador sino en general.

Ignacio dijo...

Ya no sé que pensar.

Es mucho más simple.
NACO y Amézaga son amigos, se lanzan, simplemente: contarán conmigo: las broncas las tendremos a solas si salen; entrar ahora a la semántica, luego al último detalle,luego a ser políticamente correcto o religiosamente correcto, no es mi estilo: simplemente tienen una iniciativa y la apoyo.

¿tanto, de verdad os creeis que tenemos tanto poder?
se que lo tenemos
pero no tanto.

Ignacio dijo...

Mis saludos, sra embajadora

Embajador en el Infierno dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, me han parecido, sinceramente, la mar de interesantes e instructivos. Perdonad que no os conteste uno a uno como suelo hacer, pero es que creo que entonces esta respuesta se convertiría en un rollo interminable, y al fin y al cabo os habéis contestado unos a otros estupendamente.

Solo tomo el último comentario de Ignacio y digo: Ese, querido amigo, era precisamente mi dilema. Pero es que no podemos estar todo el puñetero dia haciendo la crítica del sistema para luego lanzarnos a la primera iniciativa que se nos pasa por la cabeza utilizando las mismas, exactamente las mismas, categorías del sistema. Es como tirar todo lo conseguido (mucho o poco) por la ventana, como si fueran desperdicios.

De lo que más aprecio en todas estas excelentes personas que sois tu, Luis, Naco, Interruptor, Orisson, etc... es que vais más allá del puro y vacío activismo. Podemos estar más o menos de acuerdo o en desacuerdo, pero pienso que lo que realmente nos une es el querer mirar por encima de los eslóganes y las frases hechas.

Si vamos a proponer nosotros eslóganes, por lo menos que sean originales. "Suma y sigue" lo es, "revolución" no lo es.

Y tu, Ignacio, sabes mejor que nadie porque no haces más que escribir sobre el tema desde que te conozco, que la palabra es esencial, no es un detalle.

De verdad te digo que me molesta una barbaridad ser la mosca cojonera, es más fácil unirme entusiasmado y no hacerme más preguntas, pero igual que vosotros lo que hago lo hago con la mejor intención. De verdad.

Terzio dijo...

Yes: Recapitular todas las cosas, instaurare omnia in Xtº.

Al respecto y en comparación, la revolución es un mal remedo; lo que un orco a un elfo, podría decirse. Si me explico.

Pues eso.

'

Ignacio dijo...

Aver:
TU no eres una mosca cojonera.
ERES el Embajador.
Si no, no serías tu.
Así que tranquilo.




Mis saludos, sra. embajadora

Embajador en el Infierno dijo...

Terzio- Te explicas, aunque Tolkien no sea lo mio.

Ignacio- Si, por desgracia es así, sino no sería yo.

AMDG dijo...

¿Qué habrá pasado aquí? :)

Oye, que he leído el texto que me dejaste de la justificación y me he dado cuenta de que soy medio pelagiano. Hay apóstatas cristianos que son excelentes personas, decir que la Gracia actía a pesar de que ellos la rechazan me parece buscar causas redundantes.

Pues eso, se acata, pero no se cumple :)

Embajador en el Infierno dijo...

AMDG- Hueles a chamuscado.....