domingo, diciembre 21

Libros: Años de hierro

De Pio Moa interesa tanto su obra más seria (la trilogía sobre República y Guerra Civil, por ejemplo) como la divulgativa, como es el caso de este libro.

Trata de el desarrollo de la política internacional española durante los años de la Segunda Guerra Mundial. Esto aderezado con algunas notas sobre la situación interna de España. Advierto que el título y subtítulo son engañosos pues parece que habla más sobre el interior que sobre el exterior, cuando es precisamente al contrario.

Desde luego es interesante y recomendable para quien se quiera informar sobre aquella época. Y esto a pesar de los morcillones de propaganda liberal con los que adereza la ensalada, y que además pueden contribuir a la confusión del católico sincero. Y digo esto porque uno se encuentra con joyas como:

"...la propuesta expansión del estado chocaba con otra tendencia del franquismo, de raíz liberal, a respetar la propiedad privada..."


O, hablando de la España del XVI y XVII suelta (atención a la perlita):

"Entonces España había desarrollado una cultura de primer orden, tanto en arte y literatura como en pensamiento, con inicios de teorización política y económica de tendencia liberal...."


Ahora que la que se lleva la palma es la que pone a Pio XI de liberal:

"...en la carta encíclica de Pio XI Mit brennender Sorge. La carta defendía un principio afín al liberalismo: los derechos de la persona frente a la presión comunitaria."


Por cierto, que el concepto de "persona" es ajeno al liberalismo que siempre habla de "individuo". Y no es lo mismo.

Me parece ya pasarse tres pueblos el intento del liberalismo contemporáneo por hacerse más digerible en base a reivindicar un supuesto origen católico haciendo del Padre Mariana poco menos que discípulo de Adam Smith. Bueno, más que pasarse lo que me parece es que resulta grotesco.


18 comentarios:

rojobilbao dijo...

Un apunte sobre un punto específico:

O no te has tomado la molestia de leer a los ecolásticos tardíos, Azpilcueta, Medina o Juan de Mariana, o los malinterpretas o lo que es peor te niegas a ver lo que tienen de liberal sus posturas.

No existieron liberales por no existir el término ni el concepto político antes de Adam Smith, pero lo que ellos sostienen son parte del fundamento del liberalismo y choca frontalmente con muchas otras teorías. Por ejemplo Juan de Mariana aborrece la devaluación monetaria y la intervención del gobierno en el valor de mercado de la moneda. ¿No es acaso esto algo típico del liberalismo?

Que en muchas cosas no puedan ser considerados liberales no significa que el liberalismo (de corte austríaco) no vea en ellos con razón a sus predecesores.

Otra cosa es que la manera en que Moa presente las cosas sea algo forzada o innecesaria, yo ahí no voy a entrar por no conocer apenas su obra, pero no ver precursores del liberalismo en la escuela de Salamanca, no es riguroso.

Recomiendo la lectura de Rothbard, Huerta de Soto o Paloma de la Nuez para profundizar en el tema si a alguien le interesa.

Algunos links:
http://www.libertaddigital.com/ilustracion_liberal/articulo.php/248

http://www.hayek.org.ar/new/images/fotos/Huerta04-cap02.pdf

Un saludo

joamvil dijo...

Es un gran libro. Eso es lo esencial.
Y creo legítimo ver en los teólogos de Salamanca precursores de algunos elementos importantes de la doctrina liberal.

Anónimo dijo...

Los peores de todos los liberales son los de la escuela austriaca.

El liberalismo clásico y su división marginalista siempre atacó la Iglesia frontalmente. Los austriacos en una copia de las estrategias modernistas de finales del XIX y principios del XX han optado por el quintacolumnismo buscando fuentes de la escolástica para pasar su moneda falsa dentro de la Iglesia católica.

Los austriacos Mises y Hayek amiguitos de Ayn Rand y de su objetivismo son los pater del engendro este.

Embajador no te engañes. Se trata de quintacolumnismo. Son como la teología de la liberación pero por la ultraderecha.

La última jugada de la escuela austriaca es decir como loritos que la culpa de la crisis actual se debe a la intervención del Estado porque la reserva federal ha mantenido los tipos muy bajos.

Menos lobos caperucita que ya os conocemos bien a todos vosotros.

rojobilbao dijo...

¿Quintacolumnistas? El embajador me conoce hace un tiempo y sabe que con nuestras diferencias la fidelidad de ambos al Santo Padre y a la Iglesia está fuera de toda duda.

Los modernistas y los partidarios de la teología de la liberación tienen en común su desobediencia al Papa, ¿dónde ves esa desobediencia en los católicos (que de todo hay) de la escuela austríaca? Molestate al menos en leer a Thomas E. Woods o a Juan Velarde y verás un contundente amor a la Iglesia y una obediencia a los dogmas. Sin renunciar a defender las posturas que lícitamente se pueden discutirpor no ser formalmente dogmas ni ser contrarias a la voluntad de quien rige la barca.

Me gusta muy poco debatir con anónimos, pero no iba a dejar pasar un ataque tan grosero en un blog que me gusta tanto.

Anónimo dijo...

Repásate tus fuentes. Von mises amiguito de Ayn Rand y a pachas cada uno exaltando las teorías respectivas de cada uno. ¿Y me vas a defender el objetivismo también?

Y de Thomas E. Woods claro que me lo he leído y subrayado. El último engendro ese del Estado es el problema lo tengo aquí mismo en casita porque yo me compro los libros del enemigo, especialmente si son de quintacolumnistas.

¿qué parrafo de qué página quieres que te transcriba del libro de Woods?

amdg dijo...

Embajador, confundes liberalismo político con económico (libertad de contratación).

Puedes considerar grotesca la apropiación, pero las ideas de Mariana están ahí. Creo que es la Tradicción la que tiene que reivindicarlas, independientemente de lo que hagan los liberales. En vez de reivindicar a Tomas Moro (del que hay demasiada leyenda, tengo entendido), reivindicad a Mariana, exponed sus ideas y rebatirles. Eso es lo que hya que hacer en vez de quejarse de apropiación de ideas y del nombre. Hazlo tú, que está para todos.

Mariana, por cierto, fue familiar de la Santa Inquisición, aunque también fue investigado por ella. Y consideró lícito el regicidio, un aviso a los monarquicos de corazón.

El sábado más.

Anónimo dijo...

La diferencia entre Santo Tomás Moro y Juan de Mariana es que mientras una fue proclamado santo al otro todavía se le está esperando.

Claro que si vamos a calumniar sin datos a Santo Tomas Moro e inventar una leyenda rosa para Juan de Mariana solo se reconfirma el quintacolumnismo de los liberales de la escuela austriaca en la Iglesia Católica.

El final ya es de órdago. Diferenciar el liberalismo político del económico es un sinsentido. Son análogos y se interrelacionan como lo hacen la teoria marxísta de la economía y el materialismo científico.

Hay un liberalismo teológico (Lutero) condenable. Hay un liberalismo filosófico condenable. Hay un liberalismo jurídico condenable. Hay un liberalismo político condenable y hay un liberalismo económico condenable.

http://formacioncatolicaypatriotica.blogspot.com/2007/08/liberalismo-reto-de-la-razon-contra.html

Hernandarias dijo...

Ni la libertad de contratación ni el derecho de propiedad son conceptos únicamente liberales. Libertad de contratación sin que importe la justicia en las contraprestaciones: sí es liberal.
Derecho de propiedad absoluto con fundamento individualista: sí es liberal.
No toda lucha contra el sobredimensionamiento estatal es liberalismo, ni toda defensa del derecho de propiedad es liberalismo.

Anónimo dijo...

Bien dicho Hernandarías.

La libertad de contratación sino está sujeta al orden social que está sujeto al orden jurídico que está sujeto al orden filosófico que está sujeto al orden teológico no es libertad de contratación sino exclavitud.

Basta que una sola de esas cadenas se rompa y la libertad de contratación ya no será tal. Y así con todo.

rojobilbao dijo...

Contesta a la última reflexión del anónimo el Papa Pío XI "el orden económico y el moral son tan ajenos y y distintos entre sí que el primero no depende en modo alguno del último". Quadragesimo anno.
Y Juan Pablo II generando en su encíclica centesimus annus la denominada doctrina social dirá: " talñ análisis no pretende ser definitivo, ya que no entra per se en el dominio específico del Magisterio". Dejando algo más que una puerta abierta al debate.

En cuanto a lo que dice hernandarias sobre la justicia de las contraprestaciones, sólo quien suscribe un contrato puede defnir la justicia o no de la contraprestación. ¿Acaso sabes tú lo que le conviene al otro? Porque si es así, yo decidiré la jsticia o injusticia de loq eu diga tu contrato laboral, por ejemplo e igual pongo tantas cláusulas, que tu empleador opte por rescindirlo.

Hernandarias dijo...

Rojobilbao: que la justicia de un contrato sólo la conoce el contratante es algo que además de ser falso, en los hechos, ni los mismos liberales se lo creen.
En cuanto a lo del contrato laboral, es posible que alguien por necesidad tenga que aceptar un salario indecoroso porque no hay otra alternativa; pero eso es un mero hecho. Evidentemente no es algo bueno, ni deseable, ni mucho menos acorde con la doctrina de la Iglesia.

rojobilbao dijo...

Cito al Papa Leon XIII y su "Rerum Novarum":
"El hombre, abarcando con su razón cosas innumerables, enlazando y relacionando las cosas futuras con las presentes y siendo dueños de sus actos, se gobierna a sí mismo con la previsión de su inteligencia, sometido además a la ley eterna y bajo el poder Dios; por lo cual tiene en su mano elegir las cosas que estime más convenientes para su bienestar, no sólo en cuanto al presente, sino también para el futuro".

Y del salario justo dice "que no debe ser en manera alguna insuficiente para ALIMENTAR A UN obrero frugal y morigerado". Y esos eñor mío es mucho menos de lo que se paga en TODOS los trabajos de los que haya oido hablar.

Hernandarias dijo...

De la cita magisterial no se sigue que no haya justicia objetiva en las contraprestaciones contractuales.
Respecto de lo que dice de los contratos laborales, se nota que vive en España. A muchos americanos y africanos no les alcanza con lo que ganan para comer bien. Su principo fue universal, no admitió excepciones.
Repito: la libertad contractual no es sólo liberal. Pero la libertad es humana, limitada e imperfecta. No divina.

Embajador en el Infierno dijo...

Rojobilbao- Dices:

"O no te has tomado la molestia de leer a los ecolásticos tardíos, Azpilcueta, Medina o Juan de Mariana, o los malinterpretas o lo que es peor te niegas a ver lo que tienen de liberal sus posturas.".

No te empeñes: sus posturas no tienen nada, pero nada de liberales. Decir eso es como el que se empeña en afirmar que Jesucristo fue el primer comunista. El que los comunistas reivindiquen aspectos del cristianismo, no hace al comunismo cristiano.

Si acaso los liberales tienen algo de salamanquistas, pero poco más.

rojobilbao dijo...

Embajador al menos lee el segundo párrafo de mi argumentación.

Gracias.

AMDG dijo...

Por cierto, me refería a Becket, no a Moro...

Embajador en el Infierno dijo...

AMDG- Es que yo creo que el problema está en que la gente no conoce: a) la doctrina social de la Iglesia, y b) la doctrina tradicionalista. Ambas defienden cuestiones que son casi de sentido común (propiedad privada, libertad de empresa, etc...) por las cuales muchos se dicen "liberales" sin entender que no hay que ser liberal para entender bien lo que es la libertad (de hecho yo creo que es más bien al contrario).

Rojobilbao- Lo he hecho y lo he comentado.

Fernando José dijo...

No se puede esperar mucho de Moa. Siempre le sale el marxista que fue y que llegó al terrorismo por mas que hoy sea un abanderado del liberalismo y la democracia.

Pasó sin solución de continuidad de la democracia popular a la democracia liberal.

Hoy integra el lobby pro-noteamericano y pro-israelí Libertad Digital.

Este hombre que aplaudió las masacres soviéticas en Budapest y Praga hoy aplaude las realizadas por el Estado de Israel diciendo que las matanzas de niños, mujeres y ancianos que realiza, son "operaciones antiterroristas".

Como por ser liberal, no católico no nacional, les tiene tirria a los del PSOE sacó sus libros sobre la Guerra Civil que gustaron a muchos despistados sin advertir el odio que profesa Moa a la Falange, a José Antonio, a Onésimo Redondo o Ruiz de Alda.

Como Historia de la Guerra civil prefiero la de Robert Brasillach asesinado por el liberalismo masónico (De Gaulle) que tanto le gusta a Moa