martes, diciembre 23

Libros: Lectura insólita de El Capital

Muy importante tener en cuenta cuando se escribió esta novela que fue Premio Nadal en 1976. Según parece fue la primera que se escribió sobre el terrorismo nacionalista vasco. El autor mira el problema del secuestro de un empresario desde muchos puntos de vista, lo cual es interesante. Lo malo es que resulta descarnado, casi de un periodismo "objetivista" que no va a ningún lado. Bueno si, a donde el autor cuidadosamente y sin que uno se entere te quiere llevar. No se si me explico. A destacar el extraordinario final. Y que resulta entretenido. No lo recomiendo especialmente. A lo mejor a los que estén muy, muy interesados por el asunto particular del que trata.


Lea lo que otros dicen sobre: , , ,

8 comentarios:

Carlota dijo...

Tal vez te explicas, pero no todos alcanzamos ...
Haz un pequeño esfuerzo para llegar a los más cortitos, como yo.
Me interesa el tema.

Fernando dijo...

Hola, Embajador, vengo a saludarte y a desearte feliz y santa Navidad con tu familia, que tengas días de tranquilidad lejos de los problemas y de los disgustos cotidianos, con mucha paz espiritual.

Felicidades.

Anónimo dijo...

No he leído el libro, pero recuerdo que su autor ha sufrido algún atentado de ETA, bastante tiempo después.

Embajador en el Infierno dijo...

Carlota- Lo que quiero decir es que el libro llega a la justificación implícita del terrorismo por la vía de la comprensión, dentro de una especie de relativismo donde todo es según el modo de ver de cada uno.

Fernando- Te agradezco mucho que hayas tenido el detalle de pasar por aqui. Muy felices y santas navidades para todos vosotros también.

Anónimo- No sabía yo eso. De ser cierto resulta todavía más triste lo explicado a Carlota más arriba

Carlota dijo...

Muchas gracias.
La explicación era necesaria.
No leeré ese libro.
-0-0-0-
Cuando asesinaron al empresario Sr. Uría, a principios de este mes, acudí a una concentración convocada por la asociación gallega de víctimas del terrorismo, como suelo hacer. Éramos muy pocos. Los habituales, y tal vez alguno más. Esta asociación acostumbra terminar estas tristísimas ceremonias con dos grabaciones, primero, "la muerte no es el final". Reparte una octavilla con la letra a los asistentes. Yo la necesito, porque tengo una memoria claudicante. Luego, el himno nacional.
Yo no pude evitar pensar -un pensamiento monstruosamente impío, según como se mire- que la persona cuyo asesinato nos convocaba para condolernos de él y manifestar que no nos era indiferente el crimen ni el dolor de su familia, no estaría de acuerdo con nuestro 'homenaje estándar'.
La familia ha hecho público un comunicado que no deja lugar a dudas sobre la distinta naturaleza y 'merecimientos' de las víctimas desde su punto de vista.

Anónimo dijo...

Querido Embajador:

De Raúl Guerra Garido he leído 'La carta', que cuenta el efecto que le produce a un empresario maketo de San Sebastián la recepción de un carta etara en la que le exigen el 'impuesto revolucionario'. No he leído la que novela que tú mencionas. Entre ambas hay unos 15 años, pues 'La carta' creo que se editó a principios de los años 90. Ésta es muy recomendable. Las comprensiones, disculpas y justificaciones han desaparecido.

Saludos y feliz Navidad

Pedro F. Barbadillo

gonzalo dijo...

...en relación con "el capital".. he leído que debido a la "crisis financiera" en Alemania se ha detectado una demanda de un libro q considero muy anticuado. El catalán Joaquim Bochaca y un francés emigrado a Argentina, Jacques de Mahieu, creo que han desarrollado un certero estudio de
dónde reside la "clave" de la usura, lo cual, creo q K.Marx no
contempla o desvia los tiros hacia soluciones fasas, tal como es la lucha de clases, que rompe artificialmente la convivencia social...
---
Post Data: No recuerdo bien si en
www.tresmontes.wordpress.com hay algo al respecto.
Lo q sí hay es un enlace que me conduce a embajador en el infiero...
SALUDOS al dueño de este blog!

Embajador en el Infierno dijo...

Carlota- Te debe quedar el consuelo de haber hecho lo que tenías que hacer.

El otro día me contaban de un viejo carlista que vivía en un pueblo de Guipuzcoa. Cuando asesinaban a algún guardia civil por los alrededores el iba a la capilla ardiente o similar. A sus correligionarios les decía: "No os engañéis, llegado el momento estos (los guardias civiles) nos perseguirán, pero hoy tenemos que estar aquí porque no podemos consentir ni por omisión el terrorismo". Su palabras están empezando a ser proféticas.

Pedro- A pesar de que este libro me ha dejado un regustillo amargo estaba dispuesto a leer algún otro del mismo autor. A lo mejor tomo tu recomendación. Veremos.

Gonzalo- Si, yo también lo he visto. Supongo que hay gente pa tó.