miércoles, enero 14

Iñigo Montoya




Cualquier día de estos me cambio el pseudónimo para Internet.

Gracias Alvaro (para variar).


Lea lo que otros dicen sobre:

10 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajaja ... ¡hasta en inglés! El pseudónimo que usa es bueno pero es que el de "Íñigo Montoya" ... Y por cierto, gracias a usted Embajador por ese sentido del humor -tan necesario en estos tiempos- que se gasta.

Álvaro

Dhavar dijo...

Es bárbaro!Además es una magnífica película, una de las favoritas de mis hijos.

o s a k a dijo...

gran película, sí señor. Yo me lo iría pensando...

n a c o
prepárateamorir

rojobilbao dijo...

Una película maravillosa, con una rubia que bien merece el grito de ¡Como desees!

Embajador en el Infierno dijo...

Alvaro- Si, creo que de vez en cuando conviene relajar paquete un poco ¿no?.

Dhavar- Sip

Osaka- Ditto

Rojobilbao- Rubia ¿que rubia? (disimula que nos están mirando).

cambiaelmundo dijo...

Película, película... ¿Nadie ha leído la novela? Pues no sabéis lo que os perdéis...

Embajador en el Infierno dijo...

No tenía ni idea que había una novela. ¿Apta para pre-adolescentes?

cambiaelmundo dijo...

A veeer... No la tengo tan reciente como para afinar tanto; yo la disfruté aún más que la película -que también, se parecen bastante-; pero quizá mejor esperar a que les llegue la adolescencia. El autor es William Goldman, la leí en una edición de Martínez Roca.

Álvaro dijo...

Yo también tengo la novela de Goldman en la Ed. Martínez Roca. Me la regalaron unos años después de haber visto la película y la disfrute muchísimo. Imagino que si hubiera hecho el proceso inverso (primero libro y luego película) la película hubiera sido decepcionante, como suele ocurrir en estos casos.

Creo que la novela es apta para preadolescentes, aunque me pareció más compleja que la película por lo que yo también esperaría a la adolescencia, eso sí, ni idea del demoledor efecto que en una chica adolescente puede hacer esta magnífica historia sobre el "amor verdadero" ...

Embajador en el Infierno dijo...

Gracias a los dos por los comentarios. El tema del "amor verdadero" lo tocamos muy a menudo en casa con la idea de adelantarnos a posibles "malentendidos".