viernes, febrero 20

Ahora Información No. 95



Editorial

Anomia. Muerte. Disolución.

1978. España, sin ley. Si por definición la ley es una ordenación de la razón, la razón de la ley estriba en su bondad. De ahí que su dínamis sea la buena vida. No puede esperarse que, negando la razón de bien, se obtenga, pues, una vida humana. Esto es, digna de la persona humana.

Al postergar, dejándolo fuera de la ley, a Dios manifestado plenamente en Jesucristo, se abolió para España, junto con la razón del bien, toda su historia, resultando un pueblo sin Constitución, la suya, y sin norma, que es lo mismo que sin bien: De ahí el resultado de la anomia, pues si la vida política se concreta en la existencia de Ley que la informa y anima, su negación es la muerte de la vida política. Como gangrena que vicia el conjunto del cuerpo. Roto el lazo del cuerpo con toda su historia: 589 y la confesión de la verdad en Cristo.

Perdida el alma es ilusoria la vida del cuerpo, y así queda abierta la veda: La caza del hombre. Que tiene sus desenlaces primeros en aniquilar todas sus relaciones naturales; “sin ley, ni pueblo, ni hogar” que diría el de Estagira. Para más allá de esto lanzar los sujetos unos contra otros: Declara disuelto todo vínculo contra la fidelidad dada (negación de la institución divino-natural del matrimonio); declara el cese de la conciencia personal, sujetando el ser personal al diktak de un partido mediante la okupazión de la educación; normaliza la muerte del ser humano a la par que resuelve el conjunto social en un prostíbulo (póntelo-pónselo); hace de la mujer un mero objeto de desecho conforme el usar y tirar, elevando lo ¿varonil? a pura libido insaciable; declara mutilables los deficientes, dado el craso error de haberlos dado a parir, lo que generando dependencia resultaría la mayor de las deficiencias. ¿Es de locos? Luchan contra Dios; por ello matan al hombre.

5 comentarios:

bitdrain dijo...

¿Se puede ser progresista y luchar contra la vida misma?

Se crea o no en Dios, quien más allá de la vida...

Cuanta contradicción...

Laus Deo! dijo...

¿Quién dijo eso de "defender los derechos del hombre es defender los derechos de Dios"?

Y luego y que hay crisis... ¡más gordas habría que pasarlas a ver si despertamos!

Anónimo dijo...

Sea honesto de una buena vez y pida a gritos que vuelva el generalisimo.

Como les cuesta entender a algunos lo que es un estado LAICO!!!!!!!

the great K

Anónimo dijo...

Como les cuesta a muchos entender lo que es una estado confesional.

Laus Deo! dijo...

El mejor látigo es el de la indiferencia, mi padre dixit.