viernes, marzo 6

EpC: Conciencia social y mentalidad de gueto

Ante EpC existe una posición bastante perversa adoptada por muchas de esas empresas educativas que empezaron, en su día, siendo iniciativas de apostolado (y no hablo de la FERE). Según esta posición no es deseable plantar cara corporativamente al Estado, sino que más bien a lo que se debe de aspirar es a impartir la asignatura según el "ideario" del propio centro.

Esta posición es perversa principalmente porque demuestra una extraordinaria falta de conciencia social desdiciendo de la intención primera con la que se crearon aquellos colegios (iniciativa de apostolado repito) y reforzando una conciencia de gueto (mientras a mi no me toquen lo mio, yo tranquilo) que además de estéril es peligrosísima.

Lo peor es que dicha posición se ha filtrado ya a la clase política, que ha visto el Cielo abierto, y así la Comunidad de Madrid se ha apuntado al asunto:

PPE denunció que la Consejería de Educación de Madrid está enviando una carta a los directores de los centros para que los alumnos de 2º y 4º de ESO cursen las asignaturas de EpC y los Derechos humanos "sin adoctrinamiento de ningún tipo, conforme a las sentencias del Tribunal Supremo y al Decreto 23/2007 de 10 de mayo de la Comunidad de Madrid y de acuerdo con el proyecto educativo de su centro".


Profesionales por la Etica dice con bastante sentido común:

Sin embargo, advirtió que se está propiciando "una real segregación de alumnos en función del centro educativo al que acudan y, en buena medida, de su nivel de renta".


Obviamente, sobre todo en el caso del PP, si la "sociedad" no exige más, ellos no se van a inmolar en el altar de las conquistas morales por amor al arte.

Aventuro (porque lo he visto) que los responsables de las empresas educativas mencionadas no ven esto como mentalidad de gueto, sino como una dulce y sutil forma de elitismo que sospecho les produce cierta oculta delectación. Elitismo hortera de burguesito con aspiraciones, me permito añadir.

Hace algún tiempo que por razón profesional acudí al colegio que las madres de la Compañía de María tienen en Valdemoro, en pleno cinturón rojo de Madrid. En la puerta del colegio había un cartel que decía: "Somos ya 250 objetoras". La actitud de oposición a la interferencia del Estado fue fomentada con éxito por las propias monjas. Solo se necesita un poco de valentía, pelín de audacia y sobre todo, sobre todo, confianza en la Providencia.

12 comentarios:

Mendrugo dijo...

Quizá esas personas que dices, querido Embajador, están de vuelta de las batallas porque ya dieron en su momento la de la clase de Religión, y consiguieron que se reconociera como asignatura, pero comprueban que eso no ha servido para que en la escuela se enseñe a los chicos Religión Católica. De hecho, toda la monserga progre de EpC se viene inculcando hace años... ¡en clase de Religión! Esta triste experiencia les habrá desanimado de pelear si no es para defender sus propios colegios.

Embajador en el Infierno dijo...

Mendrugo- Si eso que dices es verdad, entonces me reafirmo en mi opinión sobre la mentalidad de gueto. No creo que eso sea excusa.

Pero fíjate que, de cualquier manera, me cuesta ver la relación entre una cosa y otra.

Embajador en el Infierno dijo...

Después de pensarlo un poco más veo lo que dices. Algo así como (corrígeme si me equivoco): Nuestros colegios son el último bastión, y si nos ponemos muy farrucos acabaran quitándonoslos.

Bien, lo comprendo. Pero me cuesta compartirlo. Porque aunque parezca del todo lógico, de hecho lo único que están haciendo es frenar su inevitable final. La mejor defensa siempre ha sido un buen ataque. Y este caso es clarísimo en ese sentido.

El grito de Juan Pablo II: "¡No tengais miedo!" no era una frase bonita, era una llamada a la confianza en la Providencia. El Papa sabía muy bien porque lo decía. Y yo personalmente eso lo vinculo a la parábola de los talentos. Me da la sensación que algunos están escondiendo el talento, desasiéndose de la responsabilidad social que tienen.

Anónimo dijo...

La Jerarquia y clero han vuelto a traicionar a los fieles.
Los pocos padres objetores nos hemos quedado "tirados".

En Madrid, Rouco no ha querido objetar en sus 20 Colegios. (Colegios Arzobispales que depende jerarquicamente del Arzobispado, quien es su dueño).

Y las monjitas de talavera, madrid etc que habian objetado estan a punto de sumarse al carro de sus obispos.

Se ha perdido la batalla POR LA TRAICIÖN DE OBISPOS, Y CLERO.

Que Dios se lo demande y cuide de nuestros hijos.

Anónimo dijo...

A lo dicho arriba he de sumar la traición de FOMENTO (a quien alude indirectamente el post), que se suma -una vez más- a las tesis constitucionales y liberales del PP.
Alguien debería recordarles que:

"No podemos cruzarnos de brazos, cuando una sutil persecución condena a la Iglesia a morir de inedia, relegándola fuera de la vida pública y, sobre todo, impidiéndole intervenir en la educación, en la cultura, en la vida familiar.

No son derechos nuestros: son de Dios, y a nosotros, los católicos, El los ha confiado..., ¡para que los ejercitemos!"


S. Josemaría Escrivá Surco, 310

Jesús Sanz Rioja dijo...

Me permito recordar al embajador y sus comentaristas que la objeción es sólo una de las posibles maneras de reaccionar al envite del gobierno. Y aunque yo soy partidario de solidarizarse con los que no me cabe duda son héroes, no acabo de tener muy claro que la objeción sea lo mejor.

También me permito recordar que el insulto no sólo quita fuerza a los argumentos, sino que revela resentimientos personales que acaban redundando a favor de los enemigos de la Iglesia.

Embajador en el Infierno dijo...

Anónimo- Lo que dices de los colegios del Arzobispado es grave y yo lo desconocía, ¿podrías ampliar la información?. Lo mismo con las monjas en las que yo he visto una actitud muy distinta a la que tú describes.

Jesus- Ayudaría mucho que también en tu caso expandieras el comentario y explicaras cuales crees que son las otras vías que, según creo entender son en tu opinión mejores que la objeción.

La segunda parte de tu comentario no logro entender a que viene, la verdad.

Interruptor dijo...

Una aclaración a lo de los colegios arzobispales que dice el anónimo en su primer comentario: Rouco no ha querido objetar en sus 20 Colegios

Vamos a ver si entendemos las cosas: pueden objetar los padres, pueden objetar los alumnos y podrían, aunque creo que legalmente no pueden, objetar los profesores, pero UN COLEGIO NO PUEDE OBJETAR porque una objeción es “de conciencia” y un colegio no tiene conciencia, la tienen las personas. Así que esa frase no tiene el más mínimo sentido, por tanto no entiendo lo que con ella se quiere decir.

Por otro lado, según leo en el segundo comentario del anónimo, parece que el post puede referirse a los colegios de Fomento, además Embajador no lo desmiente. Quiero aclarar que yo soy padre de alumnos de Fomento, soy objetor y han sido precisamente los colegios quienes ha animado e informado a los padres sobre la objeción. En algún sitio que ahora mismo no recuerdo he visto publicadas listas de colegios que apoyaban la objeción de los padres, colegios que la dificultaban y colegios que no se metían en el tema, y entre los primeros había varios colegios de Fomento. Aparte de esto, los colegios de mis hijos están buscando la manera de impartir la asignatura de una manera más aceptable para que los hijos de padres no objetores puedan recibir las clases, pero siempre aconsejando la objeción. Así pues, puede haber colegios de Fomento que no estén facilitando la objeción, pero no es línea “oficial” de Fomento que, según creo, ha dejado libertad a los directores de los centros para gestionar el tema como crean que deben hacerlo y por eso, si hay que hacer críticas, creo que se deben hacer a los colegios concretos y más concretamente a sus directores, y no al conjunto.

Embajador en el Infierno dijo...

Interruptor- Yo no he hecho mención concreta en la crítica (si en la alabanza) porque la crítica es desgraciadamente aplicable a muchos.

Creo que el comentario que has hecho es ponderado y equilibrado, aunque, por lo que yo se, no del todo exacto. Y precisamente en el mismo comentario tuyo se puede ver ejemplos palpables de lo que digo.

Es posible que una institución o empresa no pueda objetar, y sin embargo si que tiene muchas maneras de oponerse a leyes inicuas. De la misma forma que hay muchas maneras de ponerse de perfil ante las mismas.

Interruptor dijo...

Si yo estoy convencido de que la crítica que haces es correcta en muchos casos, sólo quiero decir que este tipo de críticas hay hacerlas con un poco de cuidado y no generalizar. Efectivamente hay muchas maneras de actuar desde la dirección de un centro educativo, pero mejor que criticar en general es particularizar, mejor incluso con nombres y apellidos, en quienes “pecan” de pasividad o indolencia hacia algo que es un ataque a la libertad. De lo contrario, puede llevar a pensar, a quien no conozca las instituciones relacionadas, que es una actitud generalizada, y eso me parece injusto hacia quienes mantienen otras actitudes que son dignas de aplauso.

Un saludo.

Embajador en el Infierno dijo...

Interruptor- No puedo estar más de acuerdo en lo que dices pero, por desgracia, eso no funciona así. Las instituciones están formadas de muchas personas involucradas en la toma de decisiones. Se da frecuentemente el caso del "hoy por ti mañana por mi" donde algunos solapan a otros. No, no es posible señalar con el dedo. Incluso creo que es mucho más injusto en estos casos señalar con el dedo que hacer la crítica genérica, por aqui, ni para bien ni para mal toma nadie una decisión por su cuenta y riesgo.

Álvaro dijo...

Interesantísimo debate, por favor no lo dejeis aquí. Y a pesar de que no coincido con la conclusión de Anónimo, me parece muy bien traido ese punto de Surco. Saludos.