miércoles, abril 1

Para S.E.R. Cardenal Rouco Varela, con todo mi filial respeto y consideración (III)

Los habituales ya saben de la serie de entradas que vengo poniendo de vez en cuando a cuenta del problema que parece tener nuestro Cardenal Arzobispo con el o los responsables de mantenerle informado de lo que ocurre por el mundo. El asunto surgió aquí, y siguió aquí y aquí.

Vuelvo a la carga. Demostrando una vez más ( y ya van....) el efecto real que tiene la denominada "revolución desde abajo" Rajoy se lanza al ruedo con lo siguiente:

El gran argumento de este abanderado de la vida fue que durante 8 años de Aznarismo ellos no habían tocado la ley porque el Tribunal Constitucional había concluido que la ley de aborto, sí, han entendido bien, la que han producido 112.000 homicidios anuales, “defendía el derecho a la vida” (sic).


Esto es lo que comúnmente se llama "sacar un dedo" o "hacer una pedorreta".

Pero ya sabeis, "¡Hay que echar a Zapatero!".

13 comentarios:

Fernando dijo...

Querido Embajador:

Entiendo que el inico de tu post es irónico: ya sabes que el Cardenal, nuestro Cardenal, está perfectamente informado de lo que ocurre en la sociedad, y que su visión no tiene nada de angélico o de místico.

Te hablo desde la ignorancia, así que si meto la pata, me disculpas: pero es obvio que la Iglesia, en esto como en todo, ha de aplicar la doctrina del mal menor. El gobierno del PP no fue, ni de lejos, el gobierno ideal para un católico. Pero, viendo lo que hemos visto en 2004-08 y lo que nos va a tocar ver en 2008-12, no creo que, en conciencia, se pueda decir que da igual que gobierne uno u otro. ¿O es que para ti fue igual de malo el gobierno de Aznar que lo actual (hablo en temas de vida y familia)? El Cardenal es posible que prefiriera otro tipo de políticos en vez de los del PP, pero sería una locura que saliera diciendo: "no voteís, todos son igual de malos".

Lo dicho: disculpa si mi juicio es poco fino en esta materia.

Anónimo dijo...

Fernando, en temas de vida o familia el gobierno del PP fue igual o peor: el PP introdujo la píldora del día después (abortiva), autorizó la investigación con embriones y no hizo nada ni siquiera por que se cumpliese la ley del aborto (que no es lo ideal pero que hubiese reducido el número de abortos).

La Iglesia no tiene que aplicar la doctrina del mal menor. La Iglesia dice que no se puede votar a ningún partido que no defienda con claridad y sin ambigüedades el derecho a la vida. Y el PP no cumple eso. Por tanto, un católico consecuente no debería votar al PP.

Está muy bien la reacción que está habiendo últimamente contra el aborto pero se echó de menos la misma actitud cuando no gobernó el PSOE...

Según tu teoría del mal menor, si sólo se presentasen a las elecciones el PSOE e IU, ¿a cuál de los dos votarías?

Saludos cordiales.

Juan

Embajador en el Infierno dijo...

Fernando- Gracias por tu comentario. Bueno, si ves de donde procede la entrada comprobarás que todo vino de unas declaraciones de Mons. Rouco diciendo que desconocía la postura del PP sobre el asunto de la vida. De manera que no estoy seguro de estar hablando de forma irónica. Pero como ya dije en otras ocasiones el título de la entrada quiere decir exactamente lo que pone, ahí no hay ironía de ningún tipo.

Creo que Juan ha contestado bastante bien el asunto que planteas sobre si el PP fue mejor o peor que el PSOE.

Yo, sin embargo, añadiría la idea de que aquí no hay mal menor que valga. En estos asuntos de calado social o se va para delante o se va para atrás. En ese sentido el ir para atrás "más despacio" no es "mal menor" sino mal a secas (incidentalmente, eso es una de las ideas que quería transmitir en la entrada esa de los diques y los guetos).

Mal menor sería que el PP, por ejemplo, hubiera sacado una ley ligeramente restrictiva respecto al asesinato de niños en el seno de sus madres. La doctrina de la Iglesia es clara en este aspecto: en ese caso un político católico puede apoyar esa ley aunque no se lleve por delante toda la aberración. Eso es el mal menor.

En otros países la jerarquía ha salido valientemente a la palestra recordando de manera clara y palpable lo que dice la Iglesia respecto a los políticos que apoyan el aborto. No veo porque en ese sentido España tendría que ser diferente. De hecho opino que un plano de responsabilidad no menor de los obispos españolas es el liderazgo que puedan ejercer en estas cuestiones respecto al resto de Hispanoamérica. Otro plano que han soslayado en virtud de consideraciones derrotistas, que no "malminoristas".

Fernando dijo...

Yo afirmo que no se puede decir que dé igual el PP que el PSOE, que el PP ni aprobó la Ley del Matrimonio Gay ni la de los Transexuales que se cambian de sexo en el DNI sin operarse ni creó la Educación para la Ciudadanía ni permitió la clonación "terapeútica", y que por eso nadie puede decir que el PP sea igual de malo que el PSOE, y que si alguien lo dice merece que Zapatero siga siendo su Presidente 20 años más.

Y, contestando al reto de Anónimo: por supuesto que si de mi voto dependiera algo, yo votaría antes al PSOE que a IU y antes a IU que a Aralar y antes a Aralar que a Batasuna, claro que sí, porque la Iglesia no sé, pero yo sí que creo en la doctrina del mal menor,así de ignorante soy.

Saludos cordiales.

Embajador en el Infierno dijo...

Fernando- Sin ánimo de insultarte ni nada por el estilo, pero me parece que la postura que sostienes se parece mucho al relativismo.

En cualquier caso Juan ha dado ejemplo de leyes que el PP SI aprobó.

Obviamente el PP y el PSOE no son la misma cosa. Pero las diferencias son de grado y tiempo. O sea, que lo que uno hace hoy a lo bestia, el otro tarda más en hacerlo y lo hace de forma más taimada. Pero lo hace.

O la "teoría de la apisonadora": unos abren la zanja y echan el asfalto, los otros pasan la apisonadora para que quede nivelado y ordenado. ¿Son lo mismo?. No en tanto que cada uno tiene funciones distintas. ¿El resultado es el mismo?. Sin duda ninguna.

O como dijo el gran
Ignacio
:

"La impresión que se asienta sobre mí es que el PSOE lo ha hecho; la intención del PP es pasarlo a limpio para que quede más presentable."

brigante dijo...

Aquí se parte de una gran mentira. El PP no puede ser nunca "mal menor" puesto que existen otros partidos que incorporan en su programa la abolición del aborto.

Es muy discutible que el PP tenga una postura diferente al PSOE con respecto al aborto, como ya han señalado algunos foristas. Pero aunque así fuera, aunque cualitativamente la postura del PP fuese más benigna que la del PSOE, sólo podría considerarse al PP "mal menor" si no existieran otros partidos que esos dos. Como resulta que sí que existen esos partidos, entonces el PP no sólo no es "mal menor" sino que es "mal mayor".

nidixinipixi dijo...

Bueno aunque veo que se me ha colado brigante, cuelo mi respuesta en cualquier caso.

Hola Fernando,

La doctrina del "mal menor" no es aplicable al voto en unas elecciones porque falta su presupuesto esencial: la imposibilidad de bien. Para que podamos aplicar la doctrina del "mal menor" (que es una excepción a la norma de nunca colaborar con el mal, ver por ejemplo Evagelium Vitae de Juan Pablo II), no puede existir ninguna posibilidad de bien. Existiendo posibilidades de elegir el bien, lo que en el momento de votar debe significar al menos que el programa no vaya en contra de la ley natural, la opción del mal no está justificada desde esta doctrina. Incluso aunque no existiera alternativa al voto, sería preferible la abstención, el voto en blanco o el voto nulo antes que apoyar el mal.

El problema es que lo que tu dices (y muchos más) no es "mal menor" sino "voto útil". El "voto útil" es la doctrina por la cual uno descarta el bien por ponderar las escasas posibilidades de triunfo que tiene. Sin embargo, la doctrina del "voto útil" no es doctrina católica si más bien doctrina calvinista pues tiene por mal el fracaso y por bien el éxito. Así tirar el voto es malo aunque se dé a algo bueno, y darlo al ganador es bueno aunque sea moralmente inaceptable.

En todo caso y aun asumiendo hipotéticamente que verdaderamente fuera aplicable al juego electoral la doctrinal del mal menor, ningún católico puede acostumbrarse a la práctica del "mal menor" reiteradamente sin incurrir en culpa. En este sentido, votar reiteradamente al mal, es, contrario a la propia doctrina del "mal menor" que exigiría crear las condiciones en las que no sea necesario optar por un mal.

Sin embargo, mi experiencia es que todos los que acuden al "mal menor" se muestran entusiastas con la victoria del "mal menor" y se sienten parte de eso a lo que llaman mal. Algunos incluso van a celebrarlo a las calles. No parece por tanto que realmente se tengan la conciencia de que se trata de un "mal" porque si no suscitarían y apoyarían a las alternativas que surgieran a ese mal. En la práctica, estas personas rechazan esas otras iniciativas a las que acusan de "marginales" y apelan a la dispersión del voto y a cálculos políticos que nada tienen que ver con la moral. En otros casos, anteponen cuestione fiscales, económicas, política exterior sobre cuestiones morales básicas como la vida.

Por último, aunque no soy muy partidario de reduccionismos, la Iglesia ha dejado claro que cuales son los valores no negociables en política (Sacramentum Caritatis). Entre estos la indisolubilidad del matrimonio y el respeto a la vida desde le fecundación hasta la muerte natural. Esto es aplicable a los católicos cuando votamos, pues en ese momento participamos en la política.

Para terminar, algo que romperá tus esquemas. El primero en admitir el aborto como derecho y a menores de edad fue el PP con la pildora abortiva.

Un abrazo

todoerabueno dijo...

No hay que relativizar la importancia del mal que provoca el PP: ellos legitiman el mal que hace el PSOE. Por eso, tras una legislatura en la que ellos no cambian nada de lo recibido, ya se puede hablar de consenso. EL PSOE necesita un partido como el PP que permita avanzar en la agenda con apariencia democrática.
EL PP no es el mal menor, sino la otra cara(necesaria) del mal.

Kabeltz dijo...

El aborto, para los políticos profesionales y la partitocracia en general, es un simple ejercicio de cálculo electoral. Targets, posicionamiento estratégico, etc.

Vease un ejemplo este tipo de análisis aquí:

http://lamoqueta.blogspot.com/2009/03/por-que-interesa-radicalizar-el-debate.html

También, para estos tiempos de crisis, el aborto es un ejercicio perfecto de distracción, perfecto para ocultar sus tejemanejes y el saqueo de las arcas públicas y privadas, perfecto por ello tanto para el PP como para el PSOE. Es una util herramienta "para controlar la agenda informativa" o de como rellenar el telediario por cuatro duros.

Pressing catch con fetos.

(Fernando, bajate del guindo)

Kabeltz dijo...

http://lamoqueta.blogspot.com/2009/03/

por-que-interesa-radicalizar-el-debate.html

Embajador en el Infierno dijo...

Muy interesantes todas las respuestas que habéis dado. No os respondo uno a uno porque creo que se comentan solas.

Si que recomiendo echar un vistazo al vinculo que nos pone Kabeltz. Es para abrir ojos.

Nipixi- Creo que tu respuesta es excelente y merecería entrada en tu blog.

brigante dijo...

Kabeltz: estoy radicalmente en desacuerdo con eso que el aborto es un ejercicio de distracción:-

1) Veo muy improbable que una cuestión fundamental como es la del aborto (definición de la vida, etcétera) sirva para distraer de cuestiones accesorias como las que habitualmente tratan los políticos. Es al revés: lo accesorio son precisamente esas chorradas macroeconómicas en las que se centra siempre el debate electoral y que son perfectamente intercambiables entre uno y otro partido. Pocos votantes entienden de esas cuestiones o están en condiciones de discernir cuál se acerca más a su ideología o cual le resultará más beneficiosa a su bolsillo. En cambio, lo del aborto es una cuestión primaria en la que todo el mundo tiene una opinión formada. A nadie le oirás decir que sobre eso mejor no opina porque no tiene formada su opinión y que, por tanto, prefiere que decidan los "expertos".

2) Considero un error el manejar siquiera la idea de que el aborto pueda ser un tema de distracción. Si el aborto es un tema de distracción será porque es poco importante, luego da igual lo que se haga en esta materia. Ese es el mensaje que queda al final.

3) Estoy harto de oír a los peperos como único argumento que "lo del aborto es una cortina de humo del PSOE". Falso de todas todas. El PSOE tiene muy claro que quiere introducir determinados cambios para destruir la familia y la sociedad. Todas sus actuaciones de gobierno son plenamente consecuentes con esos principios. Porque el PSOE -y la izquierda en general- sí que tiene principios. Principios malos, sí, pero principios. Por tanto, produce sonrojo oír ese argumento a los peperos. Claro, como ellos (los del PP) no tienen principios, se creen que todos son iguales.

Nota: aunque parto de un comentario tuyo no me refiero a ti mi contestación, pues seguramente no compartes estas cosas que critico. Hablo en general.

Álvaro dijo...

Personalmente, coincido punto por punto con la exposición de Brigante, así que poco más puedo decir. Un cordial saludo al empedrao.