lunes, abril 27

¿Rebelión en el PSOE?

Primero fue el ataque de cuernos de Carlos Carnicero, seguidamente el ex-ministro Jordi Sevilla decía en su blog a cuenta de las declaraciones de Aznar y del Gobernador del Banco de España duramente criticadas por el gobierno:

Estamos asistiendo a intentos de reprimir debates públicos sobre asuntos importantes como la reforma de las pensiones o la del mercado laboral. Llamadme anticuado. Pero asi como defiendo excluir el insulto de la vida pública (y solo censuro comentarios que insultan), defiendo también que una ciudadanía responsable debe conocer, debatir y decidir sobre los grandes temas que le afectan. El resto, es un paternalismo contrario al republicanismo cívico en el que algunos se quieren instalar.


Ahora tenemos a Javier Pradera, ideólogo socialista de toda la vida, largar lo siguiente desde las páginas de El País:

La airada repulsa del ministro de Trabajo (bajo los focos) y el rechazo más contenido de la vicepresidenta Fernández de la Vega (en declaraciones a la prensa) y del presidente del Gobierno (a puerta cerrada) tras la comparecencia parlamentaria del gobernador del Banco de España revela soterradas pulsiones autoritarias, ajenas al modelo político -sobrecargado de instituciones contramayoritarias y basado en la libertad como no dominación- propuesto por Pettit y abrazado por Zapatero con devoción.


Obviando por un momento el problema general de celos y cosas peores que está sufriendo una importante parte de todo el entramado clientelar socialista, bien parece haber cierta angustia mal disimulada, cierta preocupación de que la era Zapatero pueda (insisto en el pueda, por eso las voces discrepantes son todavía pocas y tímidas) estar siendo percibida como acabada. Empieza renqueante el "reposicionamiento" de "lealtades".

Para que se confirmen estas sospechas queda ver a algún figurón del entorno socialista diciendo algo así como que Rajoy en el fondo no es tan malo y que ha mostrado dotes de estadista y responsabilidad al no haber hecho demasiada sangre con el asunto de la crisis económica y blablablá.

4 comentarios:

Terzio dijo...

Por mí como si se pican unos a otros con el aguijón, como los alacranes. A ver si con los que vayan cayendo se clarea la piara.

Pero lo peor es la intranquila sensación y la confirmación de la sospecha de que estamos en manos de los peores.

Y los mejores posibles no llegan, o no los dejan, o no pueden (y habrá hasta quien no quiera).

Y por el Sur, peor.

'

bitdrain dijo...

Lo de la Rebelión... acaso el proyecto de ZP alguna vez ha gustado a los socialistas o militantes del PSOE. La suerte y algunos lobbies lo impulsaron al poder y luego lo demás fue cosa de la marea...

Lo peor es que ni hay ni puede haber porque la alternativa dudo que supere lo existente.

Fernando dijo...

Querido Embajador:

Es curioso. Cuando hace unos días coincidieron las peleas del gobernador del Banco de España y el ministro de Trabajo, por un lado, y del Fiscal General y el ministro de Interior, por otro, tuve la misma sensación que tú desarrollas (muy bien) en tu post, y que a su vez refleja aquello que dijo Jesús, hablando de sus curaciones y de los diablos: que ningún Reino dividido contra si mismo podría subsistir.

Seneka dijo...

Es la naturaleza del mal. O, mejor dicho, la no-naturaleza del mal.

El non serviam empieza y acaba en si mismo. Es lo que tiene ...