martes, junio 9

El peligro de los resultados electorales

Una de las muchas cosas que me animó a unirme a la Comunión Tradicionalista Carlista es que dentro de esa organización se entiende que el electoralismo es solamente una parte de la actividad política. Lo cual es fundamental en si mismo, pero más cuando eres una formación marginal.

Por otra parte mi experiencia como pequeño (muy pequeño) empresario me ha enseñado que las ideas "geniales" o "innovadoras" solamente salen adelante (y no siempre) cuando tienes un montón de dinero y mucho tiempo detrás. En cualquier caso el trabajo no te lo quita nadie.

Cuando uno pone las dos cosas juntas llega a la inapelable conclusión que con los pocos medios a nuestra disposición la única manera de salir adelante es mediante el trabajo ingrato y la perseverancia.

Esto no es una cosa de 5 años sino de 10 o 20, o más. Se trata de quemarse para que los que vengan detrás puedan arar en la tierra fertilizada por nuestras cenizas. Me temo que no hay otra.

Para los curiosos: mis antecedentes azulones tiraron bastante pero finalmente voté a AES. No esperaba gran cosa pero reconozco que me decepcionó un poco que no llegaran a los 50.000 votos. Por otro lado me alegró que mojaran decididamente la oreja a los de Libertas (excelentes resultados de los promotores de esta opción en España, primero evitando que saliera una alternativa con opciones por los no negociables, y fumigándose a Ciudadanos en el camino). Y sobre todo hay que evitar dramatismos, AES ha quedado claramente por encima de cualquier formación del entorno.

En fin, no quiero hacer un largo análisis de las elecciones. Hay muchos por internet y algunos bastante buenos (recomiendo esta entrevista). Pero sobre todo no quiero darles demasiada importancia. La época de elecciones es un buen momento para tensar las cuerdas, pero las cuerdas tienen que estar tensadas todo el año.

40 comentarios:

Javier dijo...

Buenos días, en mi modesta opinión AES está realizando una labor correcta y muy esforzada. Desde luego que se pueden y se deben mejorar algunas cosas, pero creo que son el proyecto de la "derecha" mejor desarrollado de los que he conocido en los últmos años.

Considero que los frutos recibidos hasta ahora no se corresponden con el tesón y la capacidad demostrada. Discrepo de aquellos que consideran que se ha debido exclusivamente al ninguneo que han reciben por parte de los medios de comunicación/opinión (creo que no se debe SÓLO a eso)

Espero que sus responsables y militantes perseveren en su empeño y creo que,en breve, alcanzarán algún tipo de representación en las instituciones.

Un saludo

Orisson dijo...

Embajador, ya sabes que casi siempre estoy de acuerdo contigo, y si no, lo disimulo. Pero tengo que hacerte una matización, por devolverte aquel comentario tuyo, do you remember?

Vale. Dices que "Esto no es una cosa de 5 años sino de 10 o 20, o más" y luego hablas de fertilizar la tierra con cenizas y tal (también se puede fertilizar con abono, pero eso es otro tema). Y todo eso está muy bien.

Sin embargo, estando de acuerdo en el fondo (cualquier partido, por minúsculas que sean sus aspiraciones e inmorales que sean sus intenciones, tiene la intención de durar indefinidamente, 20 ó 30 años o más), veo alguna pega. Claro está que concibes la política como lluvia fina, txirimiri manso que imperceptiblemente calé hasta los huesos en la sociedad (madre, qué poético). Y por eso estás en la CTC, según me parece.

Pues bien, no debes olvidar que hay otra forma de hacer política igualmente válida, que es más contundente, más inmediata. Siguiendo con el símil de la lluvia, como el monzón, que también cala hasta los huesos en un minuto.

Para ambos, txirimiri y monzón, hace falta trabajo, y para los dos, txirimiri y monzón, hace falta dinero. Pero, ojo, es irrelevante que la intención o la paciencia sean así o asá. Lo que es imprescindible es que no nos salgamos de lo fundamental.

Ahora disponemos de los PNN de BXVI (me encantan las siglas, macho. Recuerdos del Ejército donde todo se llamaba con siglas). Que cada uno lo haga a su manera, pero que todos respetemos por un lado esos fundamentos y por otro la el modo de actuar del otro.

Y si ni aun así conseguimos calar, siempre queda quemar el solar...

Un saludo

Embajador en el Infierno dijo...

Orisson (y creo que también respondo a Javier)- Es posible que me haya explicado mal. Mi entrada de hoy no es una crítica a AES ni a su forma de hacer política. Es una crítica a los que se construyen expectativas absurdas y se vienen animicamente abajo en cuanto la realidad llama a su puerta.

Muy parecido a lo que yo he escrito lo ha dicho en un comunicado ayer Rafael Lopez Dieguez, indicando que siendo una formación pequeña y con recursos limitados se debe tener paciencia y constancia.

Creo que hay que insistir mucho en este punto.

Anónimo dijo...

Javier:

Coincido contigo en que quizás no sea sólo al ninguneo que reciben en los medios la causa del escaso éxito (por lo menos, en comparación con nuestros deseos y, probablemente, con nuestras expectativas) de los partidos que defienden los PNN de BXVI.

Me gustaría, de todas formas, que puntualizases a qué más se debe, según tu opinión, ese escaso éxito.

Porque me estoy empezando a acordar de los que se tiraron 40 años dando vueltas por la península del Sinaí en busca de una tierra prometida que estaba detrás del cerro de al lado, como aquél que dice.

Hace falta esa misma fe (o Fe) para continuar caminando en busca de esa tierra prometida ("representación en las instituciones como medio para cambiar las leyes injustas") sin saber dónde está exactamente, pero quizás la tengamos tras ese cerro que se ve enfrente y no nos hemos dado cuenta (vamos, que cambios relativamente pequeños en la forma de llevar el mensaje - por ejemplo- puedan dar esos réditos que parece que todavía se resisten).

Anónimo dijo...

Lo digo porque los que tardaron 40 años en llegar desde Egipto hasta Canaán (una distancia que, si los cálculos no me fallan, puede cubrirse a pie en dos semanas como mucho) tuvieron que esperar tanto por su mezcla de empecinamiento, soberbia y tozudez a la hora de cambiar su forma de pensar y de hacer respecto a ciertas cosas.

Así que no puedo evitar preguntarme si a los que consideramos innegociables (y no sólo "importantes") los PNN (y a los partidos a los que votamos) no nos puede estar pasando algo parecido, y nos podamos pasar décadas dando vueltas en el desierto cuando la meta, si se hacen las cosas bien, está a la vuelta de la esquina, como quien dice.

Embajador en el Infierno dijo...

Anonimo- El mariscal Montgomery tenía una interesante teoría sobre los 40 años en el desierto de Moises y los suyos, muy resumidamente decía que lo que Dios quiso fue que los judios formaran y prepararan un ejército verdaderamente invencible. En 40 años pasa una generación. La primera generación salió de Egipto y ahí termina su contribución. Es la segunda generación la que conquista la Tierra Prometida.

Anónimo dijo...

Pues no era mala la teoría de Montgomery.

Estos ingleses siempre han tenido unas mentes muy lúcidas para entender ciertas cosas.

Siempre he dicho que esos grandes maestros de la sociología y la antropología conocidos como "The Monty Python" no podían haber nacido en ningún otro país.

San Isidoro dijo...

Embajador, desafortunadamente creo que tus cenizas fermentarán poco, o más bien nada, mientras que en España no haya Democracia, esto es, división de poderes y elección de los gobernantes por parte del pueblo.

Por desgracia, en España ni hay división de poderes, ni la Ley d'Hont es democrática.

Si nuestro sistema electoral fuese personal, otro gallo nos cantaría. Ahí los católicos elegiríamos a personas, que no tendrían que sufrir la disciplina de partido, sino la disciplina de sus votantes.

Luchar en este sistema oligárquico y corrupto es imposible, porque los partidos políticos se reparten el pastel y es muy difícil entrar en el juego.

Hay que reformar las instituciones (ahora bien, me preguntarás, ¿cómo van a reformar las instituciones los mismos que se aprovechan de ellas. ¡Buena pregunta!)

De todas formas, ánimo.

Embajador en el Infierno dijo...

San Isidoro- Torres mucho, mucho más altas han caído. Y lo que quieren los dueños de estas torres es que nos desanimemos al ver y comprobar su tiránico poderío. Yo no me desanimo.

Javier dijo...

Buenos días de nuevo.
Anónimo, espero no defraudarte con mi relación de los motivos por los que AES no obtiene los resultados que, a mi juicio, debería obtener.

Considero, en primer lugar y creo ha sido dicho ya en este mismo blog, que Rafael López Diéguez debe mejorar su oratoria y preparar a fondo las entrevistas. Reconozco que habla español mejor que muchos políticos profesionales, pero, desgraciadamente, al presentar un programa has de vender un producto (suena mal, pero creo sinceramenrte que es así).

Lamento decirlo, pero la entrevista en la cadena COPE me dejó la sensación de una oportunidad perdida en la que convenció a los ya convencidos.

En segundo lugar, creo que AES debe ser quien lidere y promueva una posible coalición de partidos que compartan la defensa de principios no negociables y en esa meta se deben esforzar con el mismo denuedo conque lo hacen en el resto de objetivos y con los mínimos prejuicios posibles. Imagino que los votantes de esa coalición no pedirán encaje de bolillos a la hora de confeccionar un programa común. Los mínimos ya están definidos, ¿verdad?

Todo esto lo digo desde la comodidad que da la barrera, con la más sincera de las modestias y anteponiendo lo ya dicho en mi primer comentario en el que reconocía su meritoria y buena labor

Por lo demás y muy a mi pesar, entiendo que el mayor problema no es lo que hagan o no hagan AES, CTC y otros, sino lo que ha hecho el resto durante los últimos años. El terreno perdido es mucho.

Embajador, en ningún momento he entendido tu escrito como una crítica a AES (al final, la he hecho yo, que me considero quizá el menos capacitado para hacerla dada mi escasa formación política)

Insisto, de nuevo, en transmitir mi aliento a los miembros de AES (y al resto de partidos que comparten gran parte de su ideario)para que no se rindan ni cejen en su empeño.

Un saludo

Seneka dijo...

Un par de cosillas:

El tema de los 40 años en el desierto ya lo plantearon en un sentido muy similar al de Montgomery los padres de la Iglesia hace siglos, enlazándolo con la voluntad de Dios. El desierto es un estadio de purificación inevitable para cualquiera que ha caido y debe redimirse (ya sea un hombre, ya sea una comunidad social). Es un lugar inevitable en cualquier proceso de conversión.

Pues bien, lo que nos toca ahora es desierto. Y hay muchas razones para pensar que se trata de un desierto largo y doloroso (aunque esto compete únicamente a la Providencia de Dios, y no nos toca a nosotros determinar cuales son Sus tiempos).

En segundo lugar, creo que la sociedad española está podrida hasta extremos difíciles de describir. En las circunstancias actuales, es imposible convencer a una masa mínimamente "represenattiva" (en términos puramente electorales) para pensar en tener el peso específico necesario para hacer algo desde las instituciones. Eso no quiere decir que no se deban utilizar todas las armas que haya a nuestro alcance, incluidas convocatorias electorales.

Yo lo siento mucho por quien no lo quiera ver, pero el problema no es de representatividad política ni de capacidad de llegada o de convicción de "masas". Es un problema de conversión de almas. Simple y llanamente. Y tenemos que empezar por nosotros mismos, que en no pocas ocasiones somos un estupendo antitestimonio. La coherencia y unidad de vida son bienes que se contagian con facilidad ... siempre que están bien encarnados.

Un saludo

Anónimo dijo...

Si sólo fuese España la que está podrida...es toda Europa, aún más, todo Occidente...cuando las civilizaciones, según enseñaba Spengler, están para morir se revuelven contra la religión que las parió (sí, porque todas las civilizaciones han sido engendradas por una religión).

La persecución contra la Iglesia Católica -que está lejos siquiera de haber comenzado- es, como la propia democracia, el más evidente síntoma de la extrema decadencia de nuestro tiempo.

La persecución sella el fin de la civilización, del mismo modo que la democracia es la forma política que toma coherentemente Europa en su decadencia.

Para un creyente, asentadas estas premisas, es fácil colegir lo que sigue. Si la religión única y verdadera es la Católica, de su práctica extinción se sigue el fin de algo más que de la civilización.

Dicho lo cual, no pidamos sobre la gracia del combate la gracia de la victoria. AES debe seguir trabajando, porque no lo está haciendo nada mal, pese a que haya un montón de cosas que mejorar. Para lo que mal pintan si comenzamos a echarle la culpa al empedrado.

PD: yo también les he votado y yo también tengo antecedentes -y hasta presentes- azulones.

CASUARIO.

San Isidoro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
San Isidoro dijo...

Seneka: Creo que una cosa no va en contra de la otra. ¿Es un problema de conversión de las almas? Sí. Pero también de representatividad. Estamos jugando contra el equipo contrario, el árbitro y los líneas.

Y así es imposible.

Hay que cambiar las reglas de juego para, a continuación, decir como Arquímedes: dame un punto de apoyo y moveré la Tierra.

Seneka dijo...

Yo lo diría de otra manera: porque el problema es la conversión de las almas, no es ni planteable dejar de dar testimonio. Ni siquiera en eso que por ahí llaman "la política", como si hablasen de algo ajeno a nuestras vidas.

By the way: ¡qué cosas tiene el liberalismo!. Primero convencieron al mundo de que las cosas de Dios y las de la res publica pertenecen a ambitos disjuntos. Cuando ya está inoculado el veneno, llegan a convencer al mundo de que la vida y la política son dos esferas también disjuntas. De hecho, parece que hemos llegado al extremo de que parece que la vida y lo humano tampoco tiene mucho que ver.

Sanctus Deus, sanctus fortis, sanctus immortalis, miserere nobis.

Seneka dijo...

Casuario, pues si.

Embajador en el Infierno dijo...

Seneka- Creo que el primer párrafo de tu último comentario es donde le has pegado en el centro de la diana.

Catalina dijo...

Mi voto fue el único de AES en mi ciudad de 12.000 votantes, ¡¡lo han contado!! En fin... me he puesto a sumar todos los votos de los que los mindundis llamarían extrema derecha y es que no me extraña de que estemos como estamos si la táctica de "los otros" de toda la vida es el divide y vencerás:

AES: 19.678
DN: 10.071
FE de las Jons: 10.032
PF y V: 9.802
FN: 9.431
FA: 5.122
TOTAL: 64.136

En estas, al contrario que en las de 2004, el Partido Carlista no aparece en el listado del ministerio de interior. En fin que con la suma total de los anteriores nos hubieramos quedado a un paso de los verdecillos que se han llevado un diputado y hubiera servido al menos de seria advertencia a la calle Geénova.

rojobilbao dijo...

Los puros, castos y catolicísimos no han mojado oreja alguna. Han hecho un rídiculo clamoroso. Eso sí lo de Libertas (y no sólo en españa) ha resultado patético.

rojobilbao dijo...

Me refería a AES, perdón por obviarlos.

Anónimo dijo...

Catalina, los votos de FA puedes restarlos tranquilamente. Lo único que tienen de falangistas es el nombre. Y de catolicismo, cero, al menos a nivel político-ideológico. Si a algo se pueden parecer, es al partidito de Rosa Díez; cosa así.

Yo hace tiempo que he desechado la tentación de considerar que la impericia de los partidos nacionales se debe a conspiración alguna o a infiltración del sistema. La verdad es mucho más sencilla.

Simple inoperancia, a todos los niveles.

CASUARIO.

Embajador en el Infierno dijo...

Catalina- Hace tiempo que Génova ha recibido el aviso, de otra forma ni habrían puesto a Mayor Oreja de cabeza de lista, ni habrían tocado a rebato en los medios de su cuerda.

Una precisión: el Partido Carlista es una formación de extrema izquierda que de carlista solo tiene el nombre. A lo mejor te referías a la Comunión Tradicionalista Carlista cuyas razones para no presentarse las puedes leer aqui.

Rojobilbao- Estos últimos días estoy leyendo demasiados comentarios tan pretendidamente sardónicos como el tuyo, como para pensar que AES haya fracasado. Ni mucho menos, están en boca de todos. Ya sabes, que hablen de uno aunque sea mal.

San Isidoro dijo...

Seneka: El sistema oligárquico obliga a que se saque un número de votos determinados para tener representatividad. Pero esto no es suficiente. Se necesita un número de escaños que obligue a los grandes partidos a formar coalición.

Yo le pregunto, ¿sabe cómo funciona la ley electoral en España?

La voluntad popular está raptada por los partidos políticos.

La conversión de las almas es necesaria, pero no hay contradicción con la búsqueda de la reforma del sistema.

Seneka dijo...

Jpder, que empeño. ¿Alguien ha dicho lo contrario?

Orisson dijo...

Rojobilbao, ¿qué tal va tu urticaria en Libertas? ¡Ah, no, que Libertas ya no te mola!...

En fin...

brigante dijo...

CASUARIO: con todo lo mal que podamos considerar a FA, el voto de FA es falangista. La mayoría de gente que los vota lo hace porque ve el yugo y las flechas en la papeleta o por el nombre de "falange". Ignoran por completo las salidas de tono de esa formación. Es algo parecido a lo que ocurre con el Partido Carlista. Como bien dice el Embajador, se podría considerar de extrema izquierda, pero probablemente les vote mucha gente que se fija en lo de "carlista".

No veo mucha solución a estos resultados desastrosos de los partidos nacionales. Mi opinión poco meditada es que en las próximas convocatorias se debería intentar articular una candidatura unitaria, que no tratase sólo el tema del aborto. Pienso que se debería incluir también la crítica a la inmigración masiva y otras cuestiones de corte más "populista". No sólo porque la comparta en buena parte sino porque me parece un caladero de votos importante (y los resultados apuntan a eso).

Me parece que lo de los principios negociables, con ser muy respetable, no va a producir un aumento de votos significativo, que es que lo se necesita para empezar a cambiar las cosas. El sector al que podría interesar lo de los PNN me da la impresión de que ya está copado por el PP, aunque resulte triste y contradictorio. Obviamente sería absurdo pretender juntar a extremos como MSR o FA con AES, el agua con el aceite. Pero, ¿y los intermedios? ¿Tan imposible sería que se pusieran de acuerdo en torno a unas pocas ideas-fuerza mínimamente aceptables? Sí, ya sé que es muy difícil hacer algo en este sentido y que lo que digo suena a cantinela. Son muchos los cantos a la "unidad" con aviesas intenciones. Pero no se me ocurre otra cosa en estos momentos.

brigante dijo...

Por cierto, Embajador, ¿leíste el análisis de Milá? Conste que no me cae nada bien y tampoco lo considero ningún "gurú".

Anónimo dijo...

Brigante:

El sector de los PNN no está copado por el PP. Lo que pasa es que para muchos millones de españoles esos principios no negociables no son innegociables, sino simplemente "importantes".

Benedicto XVI ha dicho qué principios deben ser innegociables y unas decenas de miles de españoles nos lo hemos creído. Debemos seguir trabajando para que se lo crean cientos de miles o millones.

Anónimo dijo...

Brigante:

¿Dónde se puede leer ese análisis de Milá que mencionas? (por cierto: ¿Lorenzo o Mercedes? Que todo es posible...)

brigante dijo...

El análisis de Ernesto Milá al que me refería es éste:

http://infokrisis.blogia.com/2009/060801-un-pequeno-analisis-de-resultados-y-algunas-propuestas.php

(Ver apartado "RESULTADOS DEL AMBIENTE")

rojobilbao dijo...

Orisson, Libertas me sigue gustando, pero eso no quita que haya resultado bochornos el resultado obtenido y que se pueda calificar como fracaso su campaña electoral.

Orisson dijo...

Bien, bien, es bueno que te siga gustando lo que se ha demostrado no era más que una operación de Ariza por deshacer el partido Ciudadanos. Pero, oye, que a todos nos cuesta reconocer que nos hemos colao aunque nos hayamos caído con todo el equipo...

Embajador en el Infierno dijo...

Brigante- Te confieso que Milá me aburre, pero he leído de cabo a rabo su análisis. Algunas cosas son interesantes (su mención a ciertas mono-obsesiones que se ha demostrado no llevan muy lejos, p.ej.) y en otras estoy francamente en desacuerdo (su teoría del error técnico, p.ej.). Milá viene repitiendo la misma historia con pocos cambios desde hace por lo menos 15 años, y sospecho que más. En este caso no ha sido muy diferente. Su propuesta final es a todas luces inviable. No veo yo a, por ejemplo, la CTC compartiendo mesa y mantel con el MSR o con España2000.

Museros dijo...

El análisis de Ernesto Milá, al igual que otros que se están haciendo, parte de un error a la hora de enjuiciar las estrategias de los partidos que defienden los PNN y poner remedios para ello.

El error consiste en concebir a los partidos que defienden los PNN como si fueran iguales al resto; es decir, las soluciones se proponen buscando qué mensaje deben lanzar estos partidos (y cómo) para gustar a cuanta más gente, mejor, y cuanto más rápido, mejor.

Y estos partidos no pueden lanzar cualquier mensaje (todos sabemos qué tipo de mensajes tienen éxito fácil ahora mismo en España, y a la vista está), sino que son partidos cuya vocación y forma de trabajar es pedagógica: no buscan gustar a todo el mundo a cualquier precio, sino dar a conocer un mensaje muy concreto (e irrenunciable) y formar conciencias (y abrir consciencias) para que dicho mensaje sea conocido y aceptado por cada vez más gente (en el fondo, es como nos imaginamos que debe actuar un buen partido político).

Pero proponer variar o aguar el mensaje para pescar más votos más rápido es totalmente contraproducente, pues eso haría que la existencia de estos partidos dejase de tener sentido.

Lo que hemos constatado (creo que me repito, pero da igual) es que este mensaje (que hay principios no negociables) sigue sin calar tanto como quisiéramos. Pero no sólo por posible torpeza de estos partidos a la hora de transmitir el mensaje (todo es mejorable y seguramente las formas de buscar la transmisión más efectiva del mensaje, también), sino porque para la inmensa mayoría de los españoles estos principios no son innegociables (aunque digan lo contrario y ello nos lleve a expectativas electorales superiores a las reales).

Pero el mensaje seguirá calando y aporreando conciencias y consciencias.

Una puntualización sobre la "obsesión monotema":

No sé si Embajador se refiere a otras cosas, o también se refiere a otras cosas, pero voy a dar mi opinión sobre AES y el aborto, como ejemplo:

Algunos "acusan" a AES de dedicarse demasiado tiempo a hablar del aborto (¿de verdad se puede hablar demasiado sobre el aborto?), porque las urnas han demostrado que es un tema que a la gente se la reflanflinfla a la hora de votar (por mucho que se pongan camisetas rojas con corazoncitos blancos).

En primer lugar, habría que volver a lo antes mencionado: Es que AES (y otros partidos) hablan del aborto, no porque piensen que le va a dar votos por ser importante (o innegociable), sino porque es parte del mensaje que quieren transmitir y con el que quieren convencer a los que les voten.

El voto, para estos partidos (y por eso parece que cuesta tanto "arrancar" nuevos votantes) no es tanto un fin buscado independientemente de las ideas transmitidas ("cualquier cosa vale si sirve para que me voten") como la consecuencia de la aceptación y la toma de conciencia de un mensaje escuchado.

Por otra parte, AES ha alcanzado una cierta fama por sus actuaciones judiciales, manifestaciones y demás en torno al aborto, pero no porque sea lo único que hace AES, sino porque AES es prácticamente el único partido que lo hace. Pero eso no significa que AES y otros partidos no tengan programa político acerca de cuestiones territoriales, lingüísticas o de otro tipo (hay gente que da por sentado que si no conocen algo es porque no existe).

Algunos sí hemos llegado a pensar que el brillante (y, por desgracia, casi exclusivo) currículum de AES en el tema del aborto podía llevar a bastante más gente a votarlos. Pero hemos descubierto que a la inmensa (casi total) mayoría de los que se indignan por el aborto, éste tema tiene una importancia muy secundaria al lado de otros (las siglas PP, por ejemplo).

Museros dijo...

Postdata:

Y en eso estamos: En convencer a a todos los que podamos de que ciertas cosas son más importantes que formar parte de un grupo muy grande de gente o la sensación (vana) de triunfo que da ver que gana las elecciones el partido al que votaste (muchos son adictos a esta sensación y no se dan cuenta. Como me dijo alguien de mi pueblo cuando le pregunté por qué era del Madrid: "Porque es el equipo que gana más veces").

Embajador en el Infierno dijo...

Museros- Un placer y un honor tenerte por aquí. Bastante de acuerdo con lo que dices, con matizaciones en el tema del aborto.

Tengo muy claro el carácter antiabortista de AES, y de la misma forma tengo claro que ofrece propuestas en muchos otros frentes. Lo que no tengo tan claro es que desde un punto de vista táctico la insistencia con el asunto del aborto no sea excesivamente machacona. Y si, se muy bien que no se puede llegar a insistir demasiado con este tema, pero los PNN son 4 no 1. Siendo sincero no tengo un criterio claro sobre si la machaconería es contraproducente o no.

Nos enfrentamos además con una estrategia muy potente dedicada a banalizar este asunto (los globitos rojos, como expliqué aquí)y que se circunscribe en la tendencia contemporánea a banalizarlo absolutamente todo. De modo que resulta imperativo el estrujarse las meninges para encontrar maneras de des-banalización. La simple machaconería no es suficiente.

Álvaro dijo...

Museros - ¡Por fin apareció! Y espero que se quede por aquí, of course ... Por cierto, coincido plenamente con su comentario: muy lúcido.

Anónimo dijo...

Brigante, coincido contigo en lo que dices sobre FA, pero lo cierto es que, independientemente -y a eso es a lo que vamos- de que a FA lo voten por el emblema de las flechas yugadas, lo cierto es que cualquier gestión que hagan de su formación jamás irá en el sentido de defender los principios católicos y/o nacionales. ¿Que son votos nacionales? En su mayoría, sí.

Comparto el resto y lo mismo con respecto a "Museros".

Hay que dejarse de entelequias. Llevamos 30 años sin sumar el voto nacional. Esas mismas formaciones en su mayoría sostienen la tesis de que no tiene sentido unirse; lo mejor es que se presenten todos y quien se lleve el gato al agua será seguido por los demás. Y lo cierto es que algo así puede acabar pasando con AES.

Pero todo resulta igualmente inoperante. Sin espacio social, sin frescura política, sin caras ni nombres de relieve, y con el convencimiento de que más vale ser cabeza de ratón que cola de león, el futuro pinta aún peor que el pasado. Añadiéndole a esto el deterior moral de la sociedad española...

CASUARIO.

brigante dijo...

Embajador.- Obviamente sería impensable que los del MSR compartieran mesa y mantel, no ya sólo con la CTC, sino tampoco con AES. Por eso decía que ciertos extremos es imposible unirlos y que si se quiere hacer algo en ese terreno tendría que ser con los intermedios.

Museros.- Llevas razón en que cualquier atención que se le preste al aborto debería ser poca, si tenemos en cuenta la gravedad del problema. Sin embargo, si se constata que es un asunto que no mueve apenas conciencias ni votos, quizá sería conveniente centrar la campaña en otras cuestiones, aunque por supuesto en el programa siguiese figurando la abolición del aborto (otra cosa es inadmisible). No es que no se pueda tocar el tema sino que no constituya el eje central de la campaña. En este sentido, Milá lleva razón en que hay varios partidos europeos que se oponen claramente al aborto y obtienen buenos resultados. Sin embargo no es el principal eje de sus campañas. Va en el programa y tocan el tema en algunas momentos, pero no hacen de éste el principal argumento de su campaña. Quizá sea injusto dedicar más tiempo a otras cosas antes que al aborto, pero a lo mejor es la única manera de alcanzar algo de influencia para poder cambiar las cosas.

CASUARIO.- En teoría esos es lo que ha ocurrido en otros países: existen varios partidos y uno de ellos despunta. Los demás se aglutinan en torno a ese que despunta. Sin embargo, veo dos problemas de difícil solución:
1) al ritmo que va la cosa, no parece que vaya a despuntar nadie a medio plazo -9.000 votos de ventaja de AES sobre el resto de partidos no constituyen una ventaja significativa- y la sociedad está cada vez más degradada;
2) por mucho que se quiera edulcorar, tampoco es normal que se presenten 7 u 8 candidaturas compitiendo por el mismo nicho de mercado, más otros tantos partidos que no se presentan ni piden el voto. Eso desmoviliza al más pintado.

Anónimo dijo...

Brigante:

Estoy completamente de acuerdo contigo (tanto en la respuesta que me das a mí como en las que anteceden).

Por eso, y en referencia al último párrafo, la cuestión sería presentar una sola candidatura, en la que sumen todos los que estén por labor. Pero la cosa es ¿quién lo está, de entre quienes pueden atraer por su mensaje, por su pasado, por su actividad, por su programa (detesto lo de "programa")?

Es bien cierto que no sientas al MSR, FE-JONS y AES en la misma mesa ni en broma. Porque el neofascismo europeísta que recluta entre skin-heads nada tiene que ver con una visión católica, española y tradicional. Y la marginalidad político-social (de la que algunos no quieren salir, al menos no si han de renunciar a sus señas externas de identidad) no se compagina con el deseo de abrirse al electorado.

¿Alguien cree que un señor de 60 años -y cada vez hay más- votaría al MSR o a DN, hoy por hoy?

Yo creo que AES lo ha hecho razonablemente bien; debe seguir en el empeño y mejorar. Hay espacio para hacerse con hueco; y luego ya veremos.

La perseverancia es una virtud muy estimable.

CASUARIO.