domingo, agosto 23

La reforma que viene (ACTUALIZADO)

Corre por internet el artículo de Andrea Tornielli (conocido vaticanista) publicado en Il Giornale (traducción al inglés en Rorate Caeli) sugiriendo que la llamada "reforma de la reforma litúrgica" está bien viva y avanzando.

Según parece el pasado mes de abril el Cardenal Cañizares presentó al Papa un documento aprobado por la Congregación para la Sagrada Liturgia. El resumen de la jugada es el siguiente párrafo (traducción mía):

Los Cardenales y Obispos miembros de la Congregación votaron casi unánimemente en favor de una mayor sacralidad del rito, de la recuperación del sentido de adoración eucarística, de la recuperación del latín en la celebración, y de la reforma de las partes introductorias del Misal para poner freno a los abusos, experimentos desordenados y creatividad inapropiada. También se han declarado favorables a reafirmar que la forma normal de recibir la Comunión no es en la mano sino en la boca. Existe, es verdad, un indulto que, bajo petición de los obispados, permite la distribución de la Hostia en la palma de la mano, pero esto debe ser un hecho extraordinario. El "Ministro de Liturgia" del Papa Ratzinger, Cañizares, también está estudiando la posibilidad de recuperar la orientación hacia el Este del celebrante, al menos durante el momento de la Consagración, como sucedía en la práctica antes de la reforma cuando tanto los fieles como el sacerdote estaban vueltos hacia la Cruz y por tanto el sacerdote daba la espalda a la asamblea.


El artículo también sugiere echar un vistacico a la constitución apostólica Sacrosantum Concilium y comprobar in situ como de las proposiciones de entonces a lo que ha ocurrido después media un trecho considerable, por decirlo tolerantemente.

Por cierto, que ya hay al menos un obispo que ha decidido recuperar el ad orientem. Los detalles aquí.

ACTUALIZACION: Acabo de darme cuenta que en La Buhardilla de Jerónimo tienen todo el artículo traducido al castellano.

7 comentarios:

rojobilbao dijo...

La gente sigue erre que erre que el cura da la espalda al pueblo en vez de entender que TODOS miran a Oriente, hacia Jerusalén. ¿Qué interés puede tener un sacerdote en darnos la espalda? Nadie se molesta en aprender lo mínimo en liturgia y así nos va.

Orisson dijo...

Sí, Rojobilbao. Además, ya puestos, se podría decir que el cura deja de enfrentarse con el soberanísimo pueblo y ahora se une a él (ya sé que es una chorrada, pero igual que la de dar la espalda a la asamblea).

Un saludo

Terzio dijo...

Los 40 años post-conciliares han causado estragos. Y poner remedio va a ser ímproba tarea.

Dos claves: Obispos y Seminarios.

Y en España no tenemos (para eso) ni obispos ni seminarios (apenas).

Tal cual.

Y repito porque tengo fijo este monotema: El "aguerrido" Cañizares bien podría haber empezado a poner picas en Flandes...cuando estaba en Toledo, y no ahora desde su "blindaje" romano. Si hubiera empezado a hacer los deberes aquí, eso que llevaría adelantado.

'

Padre Carlos dijo...

¿los que viven del meridiano de Jerusalén a la derecha hacia dónde miran?

Es que hay cada tontería que se da por fundamental!!!

Embajador en el Infierno dijo...

Padre Carlos - No será tanta tontería cuando tanta gente (incluido usted) hace tantos esfuerzos para oponerse a estas cosas. Si verdaderamente no le importara nada, ni se molestaría en comentar.

Orisson dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
AMDG dijo...

Bien el latín, y el gregoriano, no me pronuncio sobre si en boca o en mano.

La orientación hacia el este tiene algo de resabios del culto mitraico, pagano. Aunque es cierto que la asociación del Cristo con el sol invicto es parte de la tradición: "Por la entrañable misericordia de nuestro Dios nos visitará el sol que nace de lo alto"

Lo rezan los padres todos los días en Laudes ¿no?