lunes, septiembre 7

El asunto de los crucifijos

No se os escapen las enormes implicaciones políticas de este estupendo párrafo de Enrique García-Maíquez:

El crucifijo en un aula (y en cualquier otro sitio) simboliza la verdadera fuente de la autoridad, la que sostiene en última instancia a todas las demás; y, a la vez, representa la obediencia hasta la muerte del mismo Dios. No sé si los que están empeñados en descolgar crucifijos a toda costa habrán calculado los efectos que la medida tendrá a largo plazo sobre la ya maltrecha autoridad del profesor. Pero los tendrá porque, igual que las físicas, las leyes metafísicas son ineludibles. Otra cosa es que les importe.

5 comentarios:

Museros dijo...

A lo mejor los que quieren retirar los crucifijos saben todo esto de sobra, y precisamente por eso lo hacen.

E. G-Máiquez dijo...

Gracias por la cita, y por la compañía.

Embajador en el Infierno dijo...

GranK- Cuando quieras hablar de Nuestro Señor Crucificado lo haces con respeto y mesura. Hasta entonces tus comentarios irán a la basura.

Embajador en el Infierno dijo...

GranK- Por una vez acertaste: el último comentario tuyo también va a la basura. Si no sabes donde está la falta de respeto, ese nos es mi problema, sino el tuyo. Reclámale a tus educadores que no supieron enseñarte modales, no a mi.

Anónimo dijo...

El crucifijo en un aula (y en cualquier otro sitio) simboliza la verdadera ...

...simboliza... a quien lo quiera entender así...