domingo, septiembre 20

¿Es Benigno Blanco pelagiano?

Isaac García Expósito ha escrito una buena entrada acerca de unas declaraciones recientes de Benigno Blanco en las que dijo:

“en todo aborto hay dos víctimas: la mujer que aborta y el niño que no nace”


Me ha llamado mucho la atención este comentario en el blog de Isaac donde habla de la deriva pelagiana de los grupos pro-vida. Le he estado dando vueltas hasta que una conversación con la Sra. Embajadora me lo ha aclarado todo (Nota mental: tener más conversaciones matrimoniales sobre temas político-sociales y morales, el sentido común de mi dueña es insuperable).

Resulta particularmente perverso, para empezar, poner al mismo nivel a una víctima del todo inocente (el hijo) con la madre que decide darle matarile. Llamo la atención sobre el hecho que la primera víctima en las declaraciones del Sr. Blanco es la madre, no el hijo. Dejando ese asuntillo de lado por un momento entremos de lleno en el problema de la madre "víctima".

El argumento del Sr. Blanco se puede reducir a la afirmación de Rousseau: "El hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad la que lo corrompe". Negación del pecado original, pelagianismo puro.

Dicho de otro modo, la madre es víctima porque existen presiones sociales (..es la sociedad la que lo corrompe) que la empujan al aborto. De ahí se puede seguir lógicamente y sin ningún esfuerzo que no existe culpa ninguna por parte de la madre, ya hemos dicho que es una víctima.

Es este un camino tremendamente peligroso. Negando la culpa se niega el pecado o el delito. En realidad el aborto no existe porque la madre no sabe lo que hace. Progresismo lacrimógeno del bueno.

El siguiente paso se ve venir con nitidez: dejemos por un momento de lado cualquier reforma legislativa tendente a la abolición del aborto y concentremonos en ayudar a las "víctimas", en sacarlas de su ignorancia, en conseguir fondos públicos en redes de ayuda para madres "víctimas", pongamos empeño delante de los políticos en conseguir estos fondos y dejemos que la ley del aborto deje de tener validez por su inutilidad.

Mariano, el abortista confeso, debe estar dando palmas con las orejas: el potencial y desagradable problema que se le podría plantear lo va a resolver soltando unos eurillos del tesoro público. Apuesto doble contra sencillo a que si el PP vuelve a tocar poder Benigno Blanco llegará a Ministro de la Familia (o similar), después de haber sido Secretario de Estado con Aznar.

Y , ¡ojo!, lo que más me desazona de todo el asunto es que seguramente el Sr. Blanco estará haciendo estas cosas con la mejor de las intenciones. Prefiero pensar que sea tonto a que sea malo, tonto en el sentido de ignorante, de falto de formación. Y esto, la falta de formación, es lo que me mata. Porque medios no le han faltado.

38 comentarios:

Orisson dijo...

Bravo

Anónimo dijo...

Luis dijo,

sí, Embajador, es así.Este tipo de actitudes revela la deriva pelagiana de estos movimientos pro vida, que parece que quieren confluir en una gran e ímproba "etica universal" como la que desvelaba los afanes de Küng. Por ello, la búsqueda de puntos de contacto con los aspectos "humanistas" de la opinión pública, que incluyen el imaginario de la pobre madre forzada a abortar, al igual que la temática decimonónica de la prostituta o la mujer de mala vida en el fondo bondadosa, al estilo de la "pobre Mimí",la "Traviata" y la "Dama de las Camelias".

Anónimo dijo...

Luis dijo,

Al respecto, magistral artículo en el Wanderer:

http://caminante-wanderer.blogspot.com/2009/06/provida.html

Museros dijo...

Hay una historia judía sobre un hombre que mata a sus padres a sangre fría y luego pide al tribunal que lo absuelva porque sólo es un pobre huerfanito que sufre mucho porque se ha quedado solo en la vida.

Si realmente creyésemos que el aborto es un asesinato, hablaríamos del aborto con la misma claridad con la que hablamos de cualquier otro asesinato.

Lo de hablar del asesino como si fuese un pobre diablo que se ha visto arrastrado a hacer lo que ha hecho porque no ha tenido más remedio es también la forma en que hablan los batasunos de los etarras.

Y esta forma de hablar, cuando la emplean los batasunos, les parece repugnante también a los que hablan de la mujer que aborta como si fuese una víctima.

Museros dijo...

De hecho, los buenistas pelagianos hablan de la mujer que aborta como si, en vez de haber matado a su hijo, hubiese aplastado a su gato al sentarse encima.

Seneka dijo...

No se si el Sr. Blanco actúa "de buena fe" (expresión que cada día me repugna más, por cierto). Eso, en cualquier caso, no le exonera de ser un grandísimo capullo.

Siento mucho decir eso, pero es que yo también soy una víctima de esta sociedad ...

Ángel Ruiz dijo...

Creo que te pasas/os pasáis -con todos mis respetos- veinte pueblos. En el aborto la mujer es víctima, como en cada crimen que comete una persona; y también es culpable, claro, pero también es víctima de su pecado. Yo, si mato a alguien soy víctima de mi crimen (si quieres la segunda, después del que he matado, pero también víctima).
Y una cosa es que no estés (o estéis) de acuerdo con la posición política (y ahí os puedo entender muchísimo más) de Benigno blanco y otra eso de decir que es pelagiano (¿no sería mejor decir 'roussoniano' y ya está?; el pelagianismo va por otro lado).
Con un saludo cordial.

Seneka dijo...

Buenos días Angel.

Lo que dices es muy cierto, pero:

1.- El Sr. Blanco no dice que la mujer que aborta sea víctima de su pecado (¡Dios nos libre de ser tan explícitos y confesionales!), y por lo tanto víctima de si misma. El victimismo que el Sr. Blanco "defiende" va por otro lado, clarísimamente.

2.- Me parece evidente que la invocación del supuesto pelagianismo del interfecto no es más que un recurso "literario" para provocar al lector y empujarle más allá de la lectura superficial de unas declaraciones a las que estamos más que acostumbrados.

3.- Sobre la cuestión de la posición política de D. Benigno, el problema no es la tal posición, sino el hecho de que D. Benigno demuestra fehaciente y sistemáticamente que es coherente con ella. Y esto es un problema gordo, porque esa coherencia es demasiado dificil de encajar en la vida pública de un cristiano (particularmente cuando se supone que la unidad de vida es el eje de su actuación pública). Este señor no puede seguir siendo un referente moral para nadie, así de claro.

Finalmente, lamento haberme expresado en términos tan poco amistosos hacia el Sr. Blanco, pero el daño que está haciendo a la sociedad española y a la Iglesia me parece que da para mucho más (mucho más que 20 pueblos, desde luego).

Un saludo.

Museros dijo...

Ángel Ruiz:

Los asesinos de Marta del Castillo (supongamos que estos macarrillas sevillanos lo son) también han sido víctimas del crimen que han cometido, en el sentido en que tú dices (receptores del daño moral causado por el hecho, pero no "receptores" del hecho en sí).

¿También debemos tratarlos como pobres chavales confundidos (probablemente la mataron por la presión de los amigos, que se animaban entre sí a hacerlo, quien sabe; probablemente su entorno familiar y social no les ha ayudado precisamente a la hora de distinguir el bien del mal...) y echarle la culpa al estado (o sea, a los demás contribuyentes que no han hecho nada) por no haberles ayudado económicamente antes para que no "se vieran abocados a hacerlo debido a su entorno de marginalidad"?.

Al igual que en otros tipos de crímenes, el resultado de la estrategia buenista será que el crimen seguirá aumentando, pero algunos recibirán dinero del contribuyente bajo el noble propósito de ayudar a los criminales.

San Isidoro dijo...

Yo no entiendo lo de la "víctima". Es un sujeto el que comete el pecado. ¿Cómo va a ser víctima de sí mismo? ¿De dónde viene este desdoblamiento de la personalidad? Pura retórica.

Yo creo que habría que empezar por explicar qué es el consentimiento y qué es la advertencia.

Uno puede tener consentimiento y advertencia imperfectas, pero no podemos convertir a los hombres en niños.

San Isidoro dijo...

Museros: me has quitado el ejemplo de la boca. No lo he querido sacar antes (y en otros lugares) porque hay ejemplos que los carga el diablo.

Ángel Ruiz dijo...

Aclarado que también son víctimas, habría que preguntarse qué se hace con las mujeres que abortan.
Yo defiendo que el aborto es un delito y por lo tanto que los que -si se dan las circunstancias adecuadas- forman parte de ello sean castigados por la ley.
Luego podéis retorcer lo que queráis las palabras de Benigno blanco y llamarle nestoriano o docetista, a mí me importa poco. El hecho es que tendréis que reconocer también que una chica en situación difícil, ante la posibilidad del aborto recibe ahora muchas presiones para abortar, empezando por sus 'novios' (que nadie condena) y que no les quita la responsabilidad, pero que habrá que tener en cuenta, digo yo.
En un contexto en el que lo que se defiende es que el aborto es un derecho, decir que la mujer no es una beneficiada de eso, sino también víctima, es decir algo: y no hace falta subirse por las paredes y llenarse la boca de maximalismos.
Y espero a saber qué proponéis vosotros contra el aborto: soluciones que se puedan conseguir en la práctica, quiero decir, no deseos de grupúsculos en los márgenes del sistema.

Roncal dijo...

Magnífica y certera entrada.
El problema es que en su día, importando las artes marketinianas de los provida de EEUU, se incorporó a la mujer que abortaba como vícitima del mismo aborto, de modo que la defensa de la mujer no quedara en manos de los abortistas.
Por una parte, es cierto que a estas alturas muchas mujeres que no han tenido una formación adecuada se dejan influir fácilmente por la idea de que el aborto es normal, idea que impregna ya muchos ámbitos privados, familiares, públicos... y por su puesto, escolares. Hay chicas miy jóvenes que van a abortar de la mano de su propia madre, que les dice que de tener un hijo a esas edades, nada de nada. Es cierto que no pocas chicas jóvenes se meten en la boca del lobo y se dan cuenta cuando ya es demasiado tarde, lo que, lógicamente, conlleva un sufrimiento que no se borrará jamás en esta vida.
Ahora bien, también hay mcuhas que abortan siendo perfectamente conscientes de lo que hacen, incluso estando bien aconsejadas por su entorno. Las hay, y no pocas, que incluso tiene varios abortos a sus espaldas. Estas no existen para Benigno Blanco. Este "señor" se ha empeñado, como buen socialista que no sabe que lo es, en convertir un problema moral en uno social, cuando precisamente si el aborto se ha convertido en un problema social es porque se quebró moralmente la legislación y, consiguientemente, la conciencia de gran parte de los españoles. Lo que hace este tipo es prolongar el discurso abortista llevándolo a donde las feministas y abortistas quieren: al terreno del victimismo social, de modo que la repsonsabilidad personal desaparece de la discusión.
¿La solución para el jerifalte del lobby "conservador"?: más subvenciones, a ser posible, claro, gestionadas por la red de asociaciones que él mismo está montando al amparo de su dichoso Foro de la Familia.
Al final, el mejor modo de evitar un crimen, es que la persona se sepa y sienta culpable por el solo hecho de pretender hacerlo. Con el discurso de Blanco, eso no existe. Como en el discurso de las abortistas. No sé si es una paradoja o hay una coherencia interna en sus modos de discurrir.

rojobilbao dijo...

Sirva al menos para reflexionar.

Cuenta el obispo Munilla una anécdota no se si personal, pero que entiendo que veraz. La historia trata de una mujer muy entrada en años que se quiere confesar por a haber abortado. El cura le dice que se marche tranquila, que ya ha confesado dicho pecado nosecuantas veces y que Dios ya le ha perdonado. A lo que ella angustiada le contesta que el problema es que ella NO se ha perdonado todavía.

Yo creo que en grado descendente tenemos varias víctimas. Primero y SOBRE TODO el niño asesinado. Después ni se en que orden ni en que proporción están el Señor cuyos mandamientos nos pasamos por el forro, la madre (¿qué hay del síndrome postaborto? SPA) la sociedad, que se va directo al vertedero...

Javier Ventas dijo...

Está en la misma línea "light" o meliflua de la objeción a Educación para la ciudadanía: acetar "de hecho" el principio de que el Estado se alce con el derecho de formar las conciencias. Que los alumnos entren a clase porque esto es simplemente una cuestión jurídica, no de conciencia, y para eso ya está el protagosnismo del Foro.

Seneka dijo...

Angel, no se si te das cuenta de que te estás pisando la cola de tu propio argumento.

No se trata de si Blanco es un hereje o no. La cuestión es que el espíritu de sus palabras (y actuaciones) sitúa a la mujer potencialmente abortista en el plano psicológico más favorable para cometer el crimen.

Por lo tanto, el rollo del maximalismo está fuera de lugar. ¿Qué hacer? Pues es bien fácil:

1.- Apoyar los programas de ayuda que llevan a cabo tantas asociaciones pro-vida para sacar adelante a las madres y a sus hijos.
2.- derogar la ley actual
3.- Cortar el chorreo económico de subvención pública a los abortorios.

Se me ocurren algunas más. Y esto no es una postura maximalista, sino SINCERAMENTE a favor de la VIDA.

Un saludo.

rufuks dijo...

Si hacemos un calculo social de todas las mujeres que han abortado desde que la ley entró en vigor me imagino que se sobrepasaría el millon de ellas, más de un millón (con entorno familar) que en definitiva significan votos, que es el único lenguaje que entiende la casta politica, recordales a esas mujeres que es lo que en realidad han hecho, significaría "cabrearlas" con las consecuente pérdida de votos.

Reginald Pole dijo...

Buen artículo, me ha hecho pensar, pero noto cierto resquemor contra Benigno, que tildaría de injustificado, y una actitud, como siempre, bastante destructiva, en el sentido de pretender entorpecer cualquier iniciativa que tenga un fin bueno dentro de esta sociedad leviatánica: ¿a alguien se le ocurre algo mejor que hacer? A su vez, ¿alguien de los que opina estuvo en la rueda de prensa que dio el Foro con otras tropecientas asociaciones? ¿No estáreis siendo engañados con lo que quieren los medios que escuchéis? ¿No seréis vosotros, los que siguiendo la actualidad al detalle, se os haya pasado el elemental principio de que los medios de comunicación, controlados por los políticos, eligen las palabras que les vienen bien? Os lo pregunto porque yo estuve y Benigno dejó más que claro a todos los medios de comunicación allí presentes que la manifestación era en contra no sólo de la ley Bibiana, sino en contra del aborto. No olvidéis el "divide y vencerás", pues parece que esta vez os ha engañado el Rey de la división. No obstante, quería dar mi opinión de otra manera. En el campo espiritual, el más importante de todos, la primera víctima es la que aborta, que es condenada y pierde su alma. En el campo de este mundo, también es la madre que aborta, pues ella se queda jodida toda la vida mientras que la persona que es asesinada por su madre desaparece de este mundo al instante, pasando a mejor vida. Si no entendemos que los primeros afectados por nuestros pecados somos nosotros mismos ignoramos completamente el mensaje que Jesucristo. Luego ocurre lo que ocurre, que el cristianismo es visto como pura tiranía y como puro prohibicionsimo moralista victoriano incapaz de convencer a nadie porque así es vivido. Un saludo y buen artículo

Museros dijo...

Rufuks:

Acabas de mentar la bicha que nadie se atreve a mentar.

Al hilo de esta magnífica entrada de este blog, la siguiente pregunta parece lógica:

¿Por qué se intenta arrastrar a cuanta más gente mejor a una "lucha por la vida" que consiste, esencialmente, no en cerrar abortorios, sino en que (bajo la excusa de las buenas intenciones) algunos grupos "provida" reciban más financiación con dinero público?

¿No es esto lo que hacen los progres siempre? ¿Pedir más dinero para mitigar las consecuencias mientras se aseguran que las causas siguen intactas? (si tu negocio consiste en INTENTAR resolver un problema, el resolverlo supone el fin del negocio).

Ángel Ruiz dijo...

Oye. Museros, si el dinero público se gasta en evitar abortos, ¿me puedes explicar qué problema hay? Porque parece que lo importante para ti es la cuestión 'público' frente a 'privado'. Si los Provida pudieran cerrar las clínicas de abortos, las cerrarían. Y yo no conozco todavía ningún provida que gane dinero: dime tú alguno, que parece que estás en el ajo.

Museros dijo...

Se equivoca, Angel Ruiz:

Si los provida QUISIERAN cerrar los abortorios, los cerrarían.

Más rápido y más barato que mantenerlos abiertos mientras se intenta evitar que la gente entre en ellos.

Claro que, entonces, ciertos chiringuitos se volverían innecesarios.

Ángel Ruiz dijo...

Señor Museros, yo discuto con datos, no con juicios de intenciones posibles. Y lo que dice de lo que podrían o no hacer los providas es simplemente insultante. Supongo que usted tendrá la fórmula mágica para cerrar los abortorios, así que le agradecería que nos haga partícipes de ella, para general regocijo (y acabamos de paso con el negociazo de los providas, que parece -según usted- que se están forrando).

Museros dijo...

Bueno, añado:

...más rápido, más barato y menos letal para los que allí mueren.

Somos los que hemos nacido los que nos podemos permitir el lujo de pasar décadas "transformando la sociedad" mientras apoyamos a los que mantienen los abortorios abiertos.

Eso sí, si yo fuera uno de los casi 400 infortunados que cada día son llevados allí por sus madres para ser descuartizados, quemados o decapitados, no le quiero decir lo que pensaría de las "buenas intenciones" de la gente que llama "transformar la sociedad" a lo que toda la vida se ha llamado "marear la perdiz".

Museros dijo...

Ángel Ruiz:

Si se siente insultado por las obviedades que estoy señalando, pregúntese por qué.

Si se siente insultado por un texto en el que no hay ningún insulto, pregúntese por qué.

Si quiere saber la "fórmula mágica" para cerrar los abortorios, yo se la digo: piense cuál fue la "fórmula mágica" para abrirlos hace ahora 24 años y vuélvala del revés.

Eso sí, mucha gente tendría que dejar de hacer una cosa muy sencilla que no quiere dejar de hacer. Piense que hay problemas que parecen irresolubles porque hay soluciones sencillas que no se quieren aplicar.

Roncal dijo...

Museros, estoy de aceurdo con su opinión en esta discusión, pero ahora está siendo injusto. ¿Cómo cerraría usted los abortorios, ya que le debe parecer tan fácil?
En cuanto al dinero público, hay de todo. Personalmente no me fío un pelo de Benigno Blanco y de su redmadre. Pero hay otras asociaciones que sí han evitado muchos abortos en los últimos años empleando bien ese dinero.
El problema es que el Foro de la Familia y Hazte Oir sólo quieren abrir un frente en la causa por la vida, que es el del activismo. No es que sobre, es que por sí solo nunca resolverá el problema. Hay que atacar también -y principalmente- desde la política y emplear todos los resortes legales, cosa que no hacen ni Arsuaga ni Blanco.

Fernando dijo...

Hola, Embajador, qué post tan duro.

Las mujeres que abortan son víctimas porque incluso a las que lo hacen convencidas (y, sin duda, algunas lo hacen con gran sufrimiento), incluso a las que lo hacen convencidas habrá un momento en su vida, 5 minutos, 10 minutos, en que Dios les haga ser conscientes de lo que han hecho, o al menos tener dudas: "¿realmente el ser que maté, de 15 semanas, no era aún un ser humano?". Esta luz podrá pasar pronto, pero ya quedará para siempre el impacto de haber matado al niño: y esto no creo que sea nada agradable.

Si esto es así en general, más aún con la reforma que pretende el gobierno, cuando una chiquilla tome esta decisión. ¿Alguien está orgulloso de todo lo que hizo de los 16 a los 18 años? Yo no, desde luego, pero casi todos los errores de esos años se han podido rectificar luego; pero si más tarde comprendes que mataste a tu hijo, eso ya no tiene vuelta atrás, con el sufrimiento lógico de la madre-víctima.

Anónimo dijo...

Para cerrar los abortorios se debe pasar a la lucha armada. Pero a todos nos faltan pelotas y preferimos pasear por la Castellana con un globito.

nidixinipixi dijo...

Extractos del Manifiesto del 17-O:

"Dicha iniciativa supondría la desprotección total de las dos víctimas del aborto: el niño no nacido, que carecerá de toda protección jurídica, y la mujer, abocada al aborto sin alternativas posibles."

Que yo sepa nadie está obligado a abortar en este país. Excepto en los casos de menores tutelados por AAPP pero estos representan un número muy bajo como para decir que el problema es que la mujer se ve "abocada" a abortar.

"Con la nueva Ley anunciada se privará a la mujer de su derecho a la maternidad, no se hará nada por evitar abortos y crecerá cuantitativamente el inmenso fracaso que es siempre un aborto provocado."

Fracaso son las campañas pro-vida, el aborto es un crimen.

"para evitar que se degrade aún más el ya precario e insuficiente compromiso de la legislación española con el derecho básico a la vida".

Así que las leyes nazis para el exterminio de judíos, eran precarias en la defensa de la vida del judío.

Ángel Ruiz dijo...

Al menos al anónimo se le entiende claramente lo que quiere. Yo, por si alguien tuviera dudas -que no creo-, declaro que no comparto su opinión enmascarada (el terrorismo es lo que tiene, que no da la cara).
Y con esto me despido: hasta otra.

Museros dijo...

Don Angel Ruiz, Anónimo:

Me gustaría aclarar que no me refiero precisamente a eso (la "lucha armada"). Vuelvo a pedirles que hagan memoria y recuerden cómo se despenalizó el aborto en tres supuestos (los tres supuestos, al final, han sido: por la mañana, por la tarde y por la noche).

Como veo que tiran monte arriba, les daré una pista para que busquen por aquí abajo:

BOE.

Museros dijo...

Y ya que han citado el "terrorismo oculto", no puedo resistirme a señalar (si se da por sentado que aborto = asesinato, claro) que hay partidos que se sientan en los ayuntamientos, parlamentos autonómicos, etc. y que financian asesinatos con nuestros impuestos (y, para colmo, los vota la gente y todo...)

Y no me refiero a ANV ni al PCTV.

Fernando:

Yo lo que creo es que quizás también estamos siendo injustos y crueles con los etarras-víctimas y, en general, con todos los asesinos-víctimas de España.

Anónimo dijo...

Tiene razón Blanco, la madre es víctima. Víctima del demonio.
Salud.

Embajador en el Infierno dijo...

Gracias a todos por vuestras intervenciones y por el interesante debate. No me voy a detener a contestar uno a uno porque creo que ya os habeis ido contestando. Hago solo un par de comentarios por alusiones directas:

Angel- Respecto a tu primera intervención. No entiendo bien tu sugerencia de dejar el asunto en

que Benigno Blanco es "roussoniano" en vez de

pelagiano. Al fin y al cabo Rousseau lo único que

hizo fue actualizar a Pelagio.¿Es más aceptable el

discípulo que el maestro?¿Es menos grave lo que

dijo el uno que lo que dijo el otro?.

Sobre lo que opino que se debe hacer con las

mujeres que abortan, ya lo dije en esta entrada hace

tiempo.


No creo haber retorcido las palabras de Benigno

Blanco. Si el Sr. Blanco ha decidido apuntarse al

progresismo lacrimógeno me tendrás que perdonar

si no decido seguirle por ese camino. Pero el

problema es suyo, no mío. No creo en la obediencia

ciega al líder, por muy bueno que sea ese líder, que sigue siendo tan humano y tan propenso a cargarla como todos los demás. Y si hubiese retorcido las palabras serán porque son palabras retorcibles, o sea débiles y faltas de rigor.

Por lo demás te confirmo que me seguiré manteniendo muy felizmente en los márgenes del sistema mientras que la alternativa sea dar oxígeno a un sistema que tiene por una de sus más altas conquistas el asesinato de niños.

Y para finalizar, me permito sugerirte que eches un vistazo 30 años atrás y veas lo que los profetas de desgracias de los grupúsculos en los márgenes del sistema preveían que iba a ocurrir en España. Es un ejercicio interesante, yo lo hice hace poco, porque uno se da cuenta de una triste realidad: se quedaron cortos.

Javier Ventas- Gracias, tu reflexión me ha dado para otra entrada.

Reginald- Mi resquemor contra Benigno Blanco es público (ya he hablado de él en otras ocasiones en este blog) y totalmente justificado, basándome simplemente discursos suyos escuchados en vivo y en directo (y refutados en vivo, en directo y a la cara) que abogan clara y explicitamente por la desmovilización política de los católicos.

Sobre tus exageraciones respecto a mi actitud no tengo más que decir que son eso: exageraciones. Basadas por cierto en juicios de valor absolutamente gratuitos y totalmente ignorantes de lo que el que escribe hace o deja de hacer. Aplicate el cuento sobre eso que dices: "¿No estáreis siendo engañados con lo que quieren los medios que escuchéis?".

Fernando- El post no es duro, es claro. Pero como vivimos en un ambiente de emotivismo perpetuo parece una salida de tono que no es.

Anónimo- No creo que un mal se arregle con otro mal.

Mendrugo dijo...

Yo estoy intrigado por esa «fórmula mágica» de que habla Museros para acabar con los abortos. Desandar los pasos que se dieron hace 24 años para imponer la despenalización. Espero que lo explicitará un poco más (quizá en su nuevo blog, por el que le felicito). Haciendo memoria, recuerdo que entonces se preparó a la opinión pública con argumentos deleznables y contradictorios: regularizar algo que de hecho ya se hacía en la clandestinidad y «en Londres»; mejorar las condiciones en que se hacían, sin que aumentase el número de abortos; hacer asequible a todos lo que hasta entonces «sólo podían los ricos»... Pero sobre todo mucho buenismo sentimental, mucha falsa compasión por «las pobres chicas» (no se las llamaba madres). Se aireaban historias lacrimógenas, casi inverosímiles, proponiendo la despenalización como una solución para aquellos «casos extremos». Es tremendo ver cómo un perverso mecanismo de «emulación buenista» nos ha llevado a los provida —a muchos que deberíamos serlo— a tomar del enemigo toda esa retórica de la falsa compasión. Incluida la idea tan falsa y tan poco provida de que el embarazo y la maternidad sean una desgracia que arruinará la vida de una mujer joven. Lo digo con la ceniza en la frente porque me recuerdo a mí mismo, hace poco, diciendo sansiroladas así.

Embajador en el Infierno dijo...

Mendrugo- Al final el problema de toda esta discusión se resume perfectamente en tu párrafo. Es la historia del mundo desde 1789, como los "buenos" van imperceptiblemente aceptando los principios de los "malos" empezando por su retórica. El poder de la palabra del que en absoluto se percatan.

Pero, ¡oye!, esto son paranoias de extremistas y radicales a sueldo de Pepiño. Lo importante es hacer algo (y echar a Zapatero, of course).

Claudio dijo...

No te pases, hombre. la mujer que aborta, va contra sí misma. Es como ir para cantante, y quedarse mudo. .

Anónimo dijo...

Doy gracias a Dios porque la mujer que abortó y que el otro día hablaba conmigo sobre cómo hacerlo le había roto la vida, cómo después de hacerlo se quería morir por saber que había matado a su hijo, cómo fue incapaz de soportar la presión de su madre que la llevó a abortar, cómo no encontró ayuda en nadie de su entorno para seguir adelante con su embarazo; cómo perdió 8 kilos en 2 meses porque su embarazo era de riesgo; y cómo encontró la luz después de recibir el perdón de Dios y de volver a la Iglesia, no se topase en su camino con alguien como usted, que la tratase -desde un rigorismo sin alma- como una asesina pecadora (aunque fuese ambas cosas), sino con alguien del tipo de Benigno Blanco, que la ayudó desde la caridad y la misericordia.
Más allá del caso (pecado y delito, sí) del aborto, saber ver en el pecador a la primera víctima de su pecado no es pelagianismo. Es saberse pecador. Y es saber que sólo Cristo nos libera del pecado, no nuestras ganas de no pecar. J.A.Méndez

Embajador en el Infierno dijo...

JA Mendez- Y yo le disculpo a usted porque obviamente no sabe leer. Por lo demás hacer juicios temerarios sobre mi conciencia sin conocerme de nada es como para pensárselo.