jueves, diciembre 3

Benigno Blanco nos calumnia

Yo ya le había escuchado alguna vez decir auténticas sandeces acerca de la libertad y la verdad. Como por ejemplo en esta entrevista donde suelta la incalificable perlita:

"...el pensamiento católico está hoy mejor armado que hace unos años en la medida que la Iglesia ha cohonestado la libertad y la verdad."


Lo que sigue a la cita referida solamente muestra que el Sr. Blanco no se ha enterado (a estas alturas) que donde la Iglesia siempre ha defendido aquello que dijo Uno de "La Verdad os hará libres" otros defienden que "La libertad os hará verdaderos", proposición que por cierto ya la defendía otro en el Genésis (pista: tenía pinta de serpiente).

En fin, que no contento con esto el Sr. Blanco se ha dedicado a calumniar recientemente a los tradicionalistas. Carlos Ibañez, Secretario de Acción Política de la CTC, le ha contestado y pongo entera la respuesta porque merece mucho la pena leerla:

Carlos Ibáñez Quintana, Secretario de Acción Política de la CTC contesta en una carta abierta a unas declaraciones de D. Benigno Blanco en el semanario "Alfa y Omega" de 19 de noviembre de 2009.

Hojeando el semanario “Alfa y Omega”, número correspondiente al día 19 de noviembre, me encuentro con párrafo suyo, pronunciado en el curso de una entrevista, que dice: “Hay todavía algún católico fundamentalista de cabeza que no ama la libertad, como ama la verdad y un buen católico defiende ambas, no se queda en el tradicionalismo”.

Los tradicionalistas amamos en primer lugar, y sin reservas, la Verdad. Porque hubo Uno que nos dijo que “la Verdad os hará libres”. Se podrán hacer frases muy bonitas distinguiendo la libertad de la Verdad, como si fuese factible separarlas. Y no es eso. Como nos ha recordado recientemente S. S. Benedicto XVI, la Verdad es lo primero. Sin ella la Caridad se convierte en sentimentalismo. También aquí; sin Verdad no puede haber libertad, sino las opiniones de cada uno, que cada uno impone a los demás sin respetar ninguna libertad. Esto es lo que estamos viendo, viviendo y padeciendo.

Es muy bonito eso de presentarse en la palestra pretendiendo que los enemigos de la Verdad y de la libertad les acepten. Para ello no se limitan a resaltar que son defensores de la libertad, sino que les conceden que, entre los amantes de la Verdad los hay quienes no aman la libertad y nos cargan el “mochuelo” a los tradicionalistas. Me recuerda Vd. a un tipo de mi pueblo quien, cuando le llamaban “hijop..”, contestaba “yo no soy; el hijop. es mi hermano”. Su hermano había nacido antes del matrimonio de su madre.

Del mismo modo, ante los que han osado decir que “la libertad os hará verdaderos” Vd. se presenta con cara amable y les dice: “yo también amo la libertad, los que no la aman son los tradicionalistas fundamentalistas”. Se cree, inocentemente, que así le admitirán a un diálogo democrático. Así no hace Vd. más que perder el tiempo.

Los tradicionalistas amamos la libertad como el que más. Y no separamos la Verdad de la libertad. Porque ¿puede Vd. mencionar un caso en que, mandando los que niegan la existencia de la Verdad, se haya respetado algún tipo de libertad? Me refiero a las libertades auténticas, las que elevan al hombre y no las que le hacen esclavo de sus pasiones.

La lucha que los tradicionalistas llevamos desde hace ciento setenta y cinco años es una lucha por la libertad. Cuando hemos sido vencidos, las libertades concretas, las que de verdad interesan al pueblo, han perdido fuerza. Cuando hemos triunfado, la libertad no fue respetada porque con el poder se hicieron los mismos que separaban la Verdad de la libertad. Esa es la historia. Y los tradicionalistas de hoy seguimos proclamando que sin Verdad no hay libertad. Y se lo decimos, sin complejos, a los que hoy mandan. Y no nos importa que por dar a la Verdad toda la importancia que se merece, que nunca será suficiente, nos traten de enemigos de la libertad. Lo harán de todas formas porque su arma, su única arma, es la mentira. Además, estamos seguros que esos mismos se ríen de los que, “defienden ambas”, al modo que Vd. lo ha manifestado.

14 comentarios:

Enneas dijo...

A mí esta replica a la forma en que Benigno cita el tradicionalismo se me antoja, no se me ofendan uds, un "¡Me han hecho caso!".

Sentido práctico tiene poco. Se puede hacer mil combinaciones y circunloquios usando la libertad y la Verdad (cada uno se arroga lo que le interesa).

Robert Redford dijo...

Ut omnes unum sint

Anónimo dijo...

No sé, todo esto me recuerda a Luis Lucia Lucia en sus años de juventud (carlista), que al final acabó en la Derecha Valenciana y amigo de Gil Robles. No obstante, ¿cómo se toma el Embajador el comunicado de Reig? No parece muy valiente tampoco. No sé, creo que no vale dar un paso y luego retroceder

Seneka dijo...

Quizá a Enneas no le falte razón en su primer apunte (el segundo da a entender que el no ha hecho lo propio con el artículo de Ibañez).

Lo digo porque el articulito de marras en AyO tiene muchísima más miga que ésa. Yo estaba preparando una entrada al respecto, pero este tío me produce una pereza mental tal que me veo incapacitado para darle cerrojazo.

Acudo a la bonhomía y paciencia del amo de la casa y depongo aquí sin más mis notas, por si son del interés de alguien (el artículo se puede encontrar aquí: http://www.alfayomega.es/revista/2009/664/01_enportada1.html). Allá va.

DIEZ TONTERIAS Y UNA DE PROPINA

El orate interviene en diez ocasiones, y no desaprovecha ni una sóla para soltar alguna perla digna de ser situada entre las infinitas cuentas del collar de la estupidez de un demagogo semiprofesional. Con una perla final a modo de propina de la que me siento destinatario autorizado.

Primera intervención: "el político medio en este país es una persona que intenta hacer bien su trabajo"
Esto tan demagógico (ergo, falso e interesado) sólo lo puede decir un político profesional.

Segunda intervención: "Los cristianos somos una minoría, pero una minoría con tendencia y vocación mayoritaria".
Creía que se trataba de vocación en la santidad. A este hermano le va haciendo falta un curso de retiro.

Tercera intervención:"Cuando una minoría cree que está en posesión de la verdad, y los cristianos creemos que conocemos la verdad, por necesidad intenta convencer a los demás"
Mire usted: Dios y yo no somos minoría, sino mayoría. ¿No conoce la cita de San Josemaría? Por lo demás, yo no estoy en posesión de la verdad ... muy al contrario, yo pertenezco a la Verdad. ¡Sectario!

Cuarta intervención:"Y al derecho que tienen los demás a la verdad."
Esto es casi lo más pasable de todo; pero, como buen demagogo, tiene que vender la verdad como un derecho, no como una necesidad, como algo sustantivo y esencial.

Quinta intervención: "¿Dónde se da la mayor corrupción política? En el sector urbanístico, donde hay más intervencionismo".
Discrepo, querido: la corrupción alcanza niveles estratosféricos en el sector financiero, y la financiación de los partidos políticos (como ése al que usted pertenece) parece ser un buen tapón para cerrar el desagüe de su porquería.

Sexta intervención: "Las estructuras del régimen político español están envejecidas. Ya no responden al espíritu constitucional. Un señor que llega a ser Secretario General de su partido y es elegido Presidente del Gobierno, manda en todo, aunque sea un zoquete. Pero también hay mucho halago al poder. ¡A cuántos empresarios y periodistas se les ve rendidos ante el que manda! La sociedad es débil ante un poder fuerte (en el sentido de fuerza bruta)".
Se nota que habla usted por experiencia propia. ¿Qué podría yo añadir?

Seneka dijo...

(CONTINUA)

Séptima intervención: "...pero nuestra estructura política es muy endeble, porque es de antes de ayer. Los grandes partidos tampoco han ayudado a la sociedad española a madurar; de alguna manera, la han secuestrado."
Supongo que por esa razón es usted un militante convencido del PP.

Octava intervención:

Novena intervención: "¡Pero en la vida social uno acaba rodeado de fango! Hay que mancharse de fango. Lo que uno no debe hacer es comerlo"
Pues usted se está poniendo hasta las trancas.

Décima intervención: "Lo que me parece escandaloso es la falta de compromiso con lo esencial de mucho teórico católico, que, en el fondo, es lo que lastra a este país. Si esas mayorías sociológicas de católicos lo fuésemos de verdad, este país sería una gozada"
Si, sería chupi. ¿Qué tal la viga en el propio ojo?

La de propina: "Hay todavía algún católico fundamentalista de cabeza, que no ama la libertad como ama la verdad, y un buen católico defiende ambas; no se queda en el tradicionalismo."
Usted ni sabe lo que es la libertad, ni defiende la verdad, ni ná. Lo que dice es una contradicción en los términos, y usted un cantamañanas desde los comienzos.

Claro que, con la autoridad intelectual que desprende Don Blanco, no sé si debo darme por aludido con la propina. ¿Que será eso de tradicionalista para él?

Museros dijo...

Otro miembro más de la que Fray Fanatic llama "generación coñazo de la transición",que se creen que rompieron el molde cuando los hicieron a ellos, y que se cree que la Iglesia no dio pie con bola hasta mediados los años 60.

Se les identifica fácilmente por su obsesión con la palabra "libertad" (como si fuese un requisito previo a todo, en lugar de una consecuencia de otras condiciones sine qua non) y su afición a poner el carro delante de los caballos cuando intentan razonar.

Más o menos, se podría decir que creen que todo lo que pensaban, decían y hacían las generaciones anteriores estaba equivocado y que la cosa no empezó a enderezarse hasta que ellos empezaron a nacer y a cumplir años.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Este tío va de guay.

Embajador en el Infierno dijo...

Enneas- Si es muy posible que sea verdad lo que tu dices. De hecho a mi me parece que si el Sr. Blanco ha dedicado parte de su precioso tiempo a darnos caña, a dar estopa a grupos marginales e irrelevantes es por algo. Y desde luego debemos felicitarnos por ello. Algo bueno estaremos haciendo.

Lo que me ha molestado más es la segunda parte de tu comentario. No me hace ilusión ver como te pasas al lado oscuro.

Robert Redford- Muy de acuerdo, pero dígaselo usted a los que reparten carnets de católicos, v. gr. el Sr. Blanco.

Anonimo- A mi monseñor Reig me parece un auténtico regalo del Cielo. Lo conozco personalmente y me ha impresionado mucho. Creo que el comunicado es muy medido. Yo hubiera preferido que ignorase a los agitadores, pero el obispo es él y considero que sabe mejor que yo lo que hacer. Pienso, y creo que con cierto conocimiento de causa, que el jaleo ya lo esperaba y que por eso no se va a echar atrás en el camino emprendido.

Seneka- Muchas gracias por el largo comentario, que entiendo Museros resume y El subdirector sintetiza en una sola frase.

Yo estoy contigo y cada día más convencido de la escandalosa falta de una mínima formación en doctrina social de la Iglesia que tiene este señor. Resulta interesante que le hayan hecho una entrevista tan política y dando estopa precisamente a esos.

Museros- A mi me parece que a esta gente se les aplica además muy bien aquello que le dijo a Boabdil su madre. Andan llorando como plañideras lo que no supieron o quisieron defender virilmente en su momento. Y además les jode profundamente que algunos sigan defendiéndolo porque les recuerda su pusilanimidad. La voz de la conciencia es muy puñetera.

Subdirector. Pues si, al final no creo que pase de ahí.

Persio dijo...

Vale, pero ¿cuáles son las libertades "auténticas", las que de verdad "interesan al pueblo"? ¿Y quién decide por el pueblo lo que le interesa al pueblo?

Seneka dijo...

Persio: no es tan difícil. Piensa en tu bien y actúa para el de los demás.

Nadie tiene que decidir eso de lo que hablas. La libertad escrita en un papel no vale para nada (y es, además, un fraude).

¡Ah! También importante: las recetas sólo sirven para el que las vende (mientras sea capaz de colocarlas, claro).

Terzio dijo...

B.Blanco es un caso lamentablemente típico: El tímido venido a más que va desnudándose y dejando ver lo que iba tapado (por la timidez). Dénle a B.Blanco un sillón de verdad con buen sueldo y mando, y termina jurando la ley del aborto (con restricciones de conciencia católica, eso sí).

Ese es el pájaro.

post data: Y el nene Arsuaga, lo mismo pero en look guapy-pijo.

-

pcbcarp dijo...

Empieza a inquietarme seriamente el auge de las ideologías poseedoras de La Verdad, con boina o con turbante.

Con perdón, como siempre.

Embajador en el Infierno dijo...

Pcbcarp Aquí nadie ha levantado la bandera de una ideología, y desde luego no he visto poseedores de la verdad, no más, en cualquier caso, que los que declaran que nadie es poseedor de la verdad.

Enneas dijo...

¿Pasándome al lado oscuro?

Venga, dentro de poco te demostraré que no. Y con material del bueno.

Pero eso sí, recuerda que antes de la arena te prometí otra cosa.