miércoles, diciembre 30

Misa de las familias: No se muy bien que decir (ACTUALIZADO II)

Tendría que haber escrito algo el mismo Domingo, pero la verdad es que no sabía muy bien que decir, y sigo sin saberlo. Fui con tres de mis hijas y salí de allí con una sensación extraña, como de.... ¿y bien?.

Y es que me parece a mi que el acto en si es extraño. De alguna forma comparto el comentario de Ignacio pero me da la sensación que aquello no fue ni un acto litúrgico, ni un acto reivindicativo, ni un acto festivo. Fue más bien una extraña mezcla de las tres cosas, extraña y casi amorfa, rara. Una Misa es una Misa, y una manifa es una manifa, y cuando se intentan mezclar las dos cosas pero como sin querer del todo mucho, sino solo que parezca pero sin serlo, sale....no se que sale.

Confieso que a mi Kiko Argüello me cae bien. No comparto su estética happening, pero el tipo se me hace simpático y entiendo que pueda llevar a mucha gente a Dios. Lo cual ya es mucho más de lo que puedo decir de mi mismo.

Y desde luego lo que no cabe la menor duda es que el impulso y el "lleno" (hasta la bandera) es cosa de los neocatecumenales que además y como bonus se traen no solo a su gente de toda Europa sino que incluyen a sus obispos (por cierto, que extraordinario el castellano de Mons. Barbarin, arzobispo de Lyon. Debe ser hijo de emigrantes o algo así ¿no?).

Confirmé mi rara sensación leyendo el comentario de Pacopepe, quien aparte de hacer su habitual elogio del Cardenal Rouco, no añade mucho a la fiesta. Me parece a mi que a él (a Pacopepe) la cosa tampoco le pareció ni fu ni fa, porque no se suele quedar en medias tintas.

Y lo mismo ocurre con ese maestro en entresacar lo extraordinario de la cotidianidad que es Fernando, su comentario tiene un par de aspectos rápidamente identificables y muy significativos en este sentido, en el sentido del ni fu ni fa, me refiero.

Y para rizar el rizo resulta que Crispal protesta agria y justamente. Lo cual es extraño porque Crispal es un tío de lo más positivo. Añado a lo que el cuenta un hecho sintomático; cuando se distribuían los ministros de la Comunión mi hija mayor (12 años) me preguntó con cara ligeramente asombrada: "Papá, ¿estos señores son sacerdotes?". Yo le dije: "Supongo que si, ¿porqué me preguntas eso?". Y ella respondió: "Bueno, no se, es que no van vestidos como sacerdotes". Se refería a que debajo del alba iban con ropa de calle y no portaban una mísera estola. Ni menciono los recipientes donde llevaban las Formas Consagradas. Mezclando la intuición femenina con la sinceridad de los niños aquello me recordó poderosamente a lo del traje nuevo del emperador.

En fin, digamos algo positivo para no quedarnos con mal sabor de boca. Me parece bien que se organicen actos multitudinarios en la calle. Creo que no hace falta esperar a que venga el Papa para montarlo. La gente necesita saber que no está sola. Y desde luego se vuelve a demostrar una vez más que la Iglesia es la institución en España con mayor poder de convocatoria, de muy lejos. La pregunta que queda en el aire es ¿para qué se va a utilizar este poder de convocatoria?.


ACTUALIZACION: No perderse la entrada de Seneka sobre el tema .Cito: "Solidarnosc, pero el discurrir de los acontecimientos fue ese. Pretender que en una España aburguesada y descristianizada, se produzca un vuelco espiritual (porque de éso es de lo que hablamos) en la sociedad que llegue a dar un resultado equiparable, como consecuencia de un encadenamiento temporal de demostraciones masivas callejeras, me parece que es más propio de un sociólogo del pesebre que de un católico de a pié.".

ACTUALIZACION II: Terzio tiene también un par de cosas que decir.

26 comentarios:

Gonzalo dijo...

Muy interesantes reflexiones.

Seneka dijo...

Si te interesa, en mi último post resumo mis reflexiones en torno al asunto, añadiendo algo de perspectiva temporal. A lo que no soy capaz de contestar es a tu última pregunta. Inquietante pregunta.

Un abrazo.

ugl1820 dijo...

Lástima que, desde mi punto de vista, el macrometting de la plaza de Lima se quede en nada. Para darnos cuenta de la escasa repercusión, no hay más que ver que no ha habido guerra de cifras en cuanto a la asistencia ,hecho sintomático de la poca preocupación por el evento.

La pena que me queda es que el acto, una vez más, se convirtió en una demostración de fuerza del Camino, contra el que en principio no tengo nada, pero que pese ser la Iglesia, la Iglesia no son sólo ellos .

No nos engañemos por la relativa asistencia a estos eventos. Las iglesias cada vez están más vacias y, según la última encuesta del CIS, pese a que el 72% de los españoles se declaran católicos, tan sólo el 12% asisten a misa todos los domingos.

Fernando dijo...

Querido Embajador:

Eres muy amable, muy buena persona y muy buen blogamigo.

Reitero lo que dije en mi post. Seguro que hay gente que lo habría organizado mejor, seguro que hay Obispos que habrían dicho una homilía mejor, pero como ellos (los neocatecumenales y el Arzobispo Rouco) lo montaron, cosa que no han hecho otros, había que estar allí, apoyando, participando, haciendo Iglesia, dando testimonio.

"¿Para qué se va a utilizar este poder de convocatoria?", preguntas al final: pues para lo mismo que se utiliza el poder de convocatoria de las Misas de los domingos, supongo: para seguir por el camino de la vida, para hacer lo que uno cree que Dios quiere, para intentar mejorar un poco en la vida personal y social. Intentar sacar conclusiones políticas del acto del domingo no lleva a ningún sitio, creo: ni fue una manifestación ni fue un acto reivindicativo, fue una Misa.

...

En fin, hablando de cosas más ligeras: ¡¡feliz 2010, para ti, tu familia y tus lectores!!

Terzio dijo...

Tururú-rurú y otro tururú con palillos a los entusiastas de esas "concentraciones". Con todo respeto, pero con tururú.

Por no pisar callos - que todos tenemos - no he comentado. Pero, ya que has abierto la veda, comentaré en mis mentideros habituales.

Salutem!

'

Museros dijo...

Me parece, Embajador, que estás describiendo muy bien la decepción que se siente cuando uno prueba la sal y descubre que está sosa.

mjack dijo...

Sí, vale, las familias, dabuti, vehículo principal de transmisión de la fe y todo ese rollo. Pero observemos un poco la realidad de la Iglesia. O, al menos, de las dos parroquias que frecuento casi a diario. ¿Familias? Contadas con los dedos de una mano. Quiero decir: familia entendida como los padres con sus hijos. A diario, ni una. Los domingos, alguna. En las misas “de los niños” que son las especialmente señaladas para que vayan familias con sus hijos menores de edad, abrumadora minoría de tal segmento. Excepción que confirma la regla: la bulliciosa colonia caboverdiana, esos sí, encabezados por las abuelas, en compacta formación y vestidos de día de fiesta en una estampa que parece sacada de la España de hace cincuenta años pero con apuestos y bien alimentados africanos en lugar de escuchumizados autóctonos.

Dejémonos de coñas, ¿quién va a misa? Pues mayormente gente que vive sola, gente sin familia, o que la tiene en lugar lejano. Viudas, solteras entradas en edad, algún viudo que se deja caer después de echar la partida con los jubiletas, personas medio incapacitadas acompañadas de sus cuidadores –que no siempre son familiares, cada vez más son inmigrantes sudamericanas-. En fin: gente cuyo único consuelo y compañía es Dios, porque no tiene a nadie más en este mundo, y que se aferran a la comunidad parroquial como a clavo ardiendo para no consumirse de desesperación y que su vida se vaya por el desagüe. Mujeres que viven solas porque han enviudado o porque su exmarido se pegó el piro con una veinteañera que tenía los pechos más prominentes que la esposa que había sacrificado media vida lavándole los calzoncillos y criando a la prole. Prole que ahora vive en Estados Unidos y sólo se acuerda de su madre para una llamada por Navidad. U hombres que tras toda una vida laborando duramente para sacar adelante a su familia se ven de la noche a la mañana con una demanda de separación y divorcio porque en la peluquería le han lavado el cerebro además de la cabeza a la harpía de su esposa convenciéndola de que lo que tiene que hacer es ir a Cuba y traerse un maromo como el de Marujita Díaz, Sara Montiel o Isabel Gemio, que ésas sí que se lo saben montar bien, y no seguir con el muermo de su marido que sólo sabe currar para pagar la hipoteca, y mira lo divina que tú estás chata, de la muerte, para ir por ahí comiéndote el mundo en plan Mayte Zaldívar. Y ahí queda el fulano, con la vivienda familiar adjudicada a la pécora de su ex y teniendo que pasarle manutención para un par de guajes que todavía son menores de edad y a los que sólo se los dejan ver los findes alternos, y pagando como un cabrón su mitad de hipoteca porque al banco se la pelan sus circunstancias matrimoniales. Y teniendo que irse a vivir a una pensión o, en el mejor de los casos, a casa de su hermana, y asfixiado de pelas para llegar a fin de mes. Alguno de éstos, al borde de la desesperación sí que se los ve frecuentar la iglesia. Porque ya no les queda otra cosa. (sigue)

mjack dijo...

(concluye)

Pero ¿familias? Las familias se lo pasan pipa en el centro comercial, dale que te pego a la tarjeta de crédito que los hará esclavos del banco para los restos. O esquiando en Baqueira. O los chavales de idiomas en Nueva Zelanda y los viejos de crucero por los fiordos, porque las familias de hoy en día son así de enrolladas y de chachis: cada cual a su puta bola en lugar de tener que hacer cosas en común y soportarse. Mejor lejos que mal avenidos. Y ya te mandaré, mamá, las fotos por el facebook para que veas lo cambiada que estoy desde que me mandaste a estudiar al extranjero, todos esos chicos que ves alrededor son de una fraternidad cuyas fiestuquis no me pierdo.

Igual la Iglesia tendría que ir dejando de prestar tanta atención a las familias, causa perdida, y pescar entre los desheredados, entre los faltos de atención espiritual, entre los solitarios, entre los dejados de la mano de Dios que no hacen más que buscar Su mano sin saber a menudo dónde encontrarla, entre los desgraciados por las adversidades que la vida les ha enviado. La “transmisión de la fe” a muy corto plazo se hará más en internet o por el boca a boca que por transmisión familiar: los padres ya no mandan a los hijos a catequesis, los mandan a inglés, tenis o taekwondo.

Que sí, que sí, lo sé: que generalizo injustamente, que las cosas no son en blanco y negro. Ya me sé lo de la gama de grises. Era solamente un desahogo.

aukeran dijo...

Al clero se les ha muerto (o han dejado morir, o han matado, lo mismo me da) la Weltanschauung católica, pero nos monta estos festivales buenrollistas, san Manuel Bueno y Martir, de globos, pantallas gigantes en directo desde Roma, sms y la guitarrica de esos extraños profetas. Lo hacen para bioestimular al poco rebaño de clase media que les queda. Para hacerse moderadamente visibles con discursos suficientemente moldeables para conseguir la x en la declaración de la renta pero sin molestar a los que mandan. Reuniones sociales para que los papas que llevan a las niñas a concertados con uniforme con falditas a cuadros se sientan serenamente reconfortados con esa sensación de deber cumplido al leer al día siguiente la noticia en el periodico liberal-conservador de turno. Festuquis para que los chavales nenuco, porque ellos lo valen, den saltitos y coman pipas en mitad de la Misa. Abuelas Radio Maria henchidas de gozo pisando fuerte el asfalto de Madrid. Y El Pais y el Gran Waiomin con esos mensajes anticlericales que nos dan esa sensación de resistencia tan gratificante.

Tu desazón se debe a que sabes que todo esto no lleva a ningún sitio y que todos esos miles convocados no harán nunca nada.

Eduardo Cabrera dijo...

Estimados: Creo que disiento mucho de esta profunda mirada crítica al sentimiento y forma de la celebración de la Eucarístía por parte de los demás. Que lo juzgue Dios, nosotros los fieles, a extender su Evangelio desde el testimonio de las buenas acciones (una de las cuales es el seguimiento correcto de la liturgia), que ya cosechará quien tenga que hacerlo.

La espiritualidad de las personas es como su educación: algunas personas son adultas y otras son niños. A los niños hay que aceptarlos, reconvenirles y ,desde el amor, acogerlos aunque no tengan aún un comportamiento de adultos. Y aprender de ellos, si me apuráis.

No juzgaría así a mis hijos en su educación, como no lo hago con mis adultos más cercanos y espiritualmente menos "trabajados". Que a saber además qué hay en el corazón de cada persona.

Soy una persona que me emociono casi con cada comunión hasta el punto de humedecer los ojos, que el rito (ordinario o tradicional) exhaustivamente practicado me ayuda a percibir con mayor sobrecogimiento la presencia de Dios Vivo en la Hostia y entregado por mí y mis pecados, tengo muy claro el sacrificio de la Eucaristía y más clara la indignidad del hombre para recibirla, me ofende igualmente quien no muestra el debido respeto y temor de Dios, y todo lo que queráis; pero no puedo aceptar (en mí) que la falta de formación/espiritualidad/etc de los demás hermanos provoque en mí un juicio inmisericorde.

En fin, disculpadme la posible malinterpretación que haya podido hacer.

Un cordial saludo, y Felices Pascuas

San Isidoro dijo...

Pues estoy de acuerdo con el comentario de Seneka.

Yo que antes estas cosas me parecían bien, he cambiado mi pensamiento al respecto.

Es curioso lo que se desgastan ad extra, olvidando que el enemigo que rompe la Iglesia está dentro. Además me acuerdo de las reformas que no hacen, tal como las del Misal. O el acortamiento de manos en temas de fe.

Tremendo.

San Isidoro dijo...

Además, en cuanto número, que es en los parámetros en los que el mundo se mueve, Carlinhos Brown es capaz de meter más gente (y esto siempre nos lo echarán a la cara)

¿Entonces qué?

Seneka dijo...

Mjack: ¡vaya repaso!. En tu alegato hay material para reflexionar largamente. Me quedo con la copla ...

Aukeran: eres un radical libre, tío: o sea, tienes un poder altamente REACTIVO. O sea ... Por cierto, feliz Navidad, que ya no se si a estas alturas te he felicitado ya o no.

Eduardo Cabrera: usted me perdone pero ... ¿dónde está el juicio inmiseridorde?. Por lo demás, hay un abismo entre intentar juzgar las cnciencias e intentar juzgar los actos. Para lo segundo se nos dió la capacidad de discernir, y no creo que debamos dejarla abandonada en el cajón en aras de un pietismo mal entendido. Y perdón también si yo he malinterpretado algo.

Embajador: perdona que entre hasta la cocina como elefante en cacharrería y me ponga hasta las trancas de tu güiski, pero no me he podido contener.

Crispal dijo...

Embajador, gracias por la mención, y sobre todo por esta frase: "Crispal es un tío de lo más positivo", que me ha cogido desprevenido. No me tenía yo por una persona especialmente positiva, pero me halaga que tú lo pienses. La verdad es que yo sólo soy positivo en una cosa (que quizás abarque todo): que nada ocurre si Dios no quiere. Y como repetía mi padre "Dios aprieta pero no suelta" ;-)

Embajador en el Infierno dijo...

Gonzalo- Pues yo me sigo
quedando bastante desazonado.

Seneka- Pues expresas
magnificamente lo que yo tenía en la cabeza y no sabía como decir. Y por supuesto entra y sírvete, el DYC lo tienes encima de la tele, el Glenfiddich se lo bebió la mucama, lo siento.

ugl1820- Personalmente no
tengo problemas con la "demostración de fuerza del Camino" en tanto en cuanto son los únicos con capacidad y ganas de hacer convocatorias de este estilo. No me sentí a disgusto en la Plaza de Lima, por más que como he dicho, no comparta su
estética.

Fernando- Lo mío no es tanto una crítica sobre la organización (digo y repito que no me sentí a disgusto excepto
en el par de asuntos mencionados en la entrada que creo van más allá de una buena o mala organización) sino sobre el
espíritu del acto.

Y siento estar en desacuerdo contigo pero lo del Domingo no fue solo una Misa. Tuvimos un par de horas de resentaciones, canciones, discursos y demás antes de la Misa.

Que tengas feliz y virtuoso 2010, tú también.

Terzio- Espero sus comentarios.

Museros- Creo que has dado en el clavo y a mi me ha costado darme cuenta.

mjack- Encantado de tenerte por aquí. Yo tus generalizaciones, exageraciones y demás las tomo como recursos literarios para agitar conciencias. Hay que tener en cuenta que los de Madrid tenemos poca idea de lo que pasa en el resto de España y casi nos limitamos a lo que sucede en nuestra parroquia. Por eso a algunos lo que tu cuentas les puede sonar exagerado y posiblemente no lo sea.

Aukeran- Si, una especie de gran placebo. A lo mejor un dia vemos a un obispo dirigir un rosario enfrente de un abortorio, como hacen en USA. Eso no sería un placebo.

Eduardo Confieso que no acabo de entender tu comentario. El mío no es una "profunda mirada crítica al sentimiento y forma de la celebración de la Eucaristía". Creo que no he mencionado nada sobre ese particular, aparte de los dos detalles ya señalados a
Fernando. Mi comentario es sobre el acto completo en el cual la Misa fue solo una parte y no la más larga.

San Isidoro- A veces me pregunto si tanta mirada ad extra como dice no resulta útil para evitar husmeos ad intra.

Crispal- Bueno, es que eres un tío positivo hasta cuando criticas, por eso me ha sorprendido (no negativamente) tu entrada. Mal iríamos si Dios nos soltara.

DasGretchen dijo...

Comparto tu ¿"percepción"?
Yo fui con los dos mayores. El resto en casa malitos. Y a la verdad tampoco sé muy bien a dónde ni a qué fui. No puedo decir que me pareciese mal, pero tampoco puedo decir que me pareciese "lo que el momento exige". Enfin, gracias por compartir tus ideas. Es enriquecedor. :)

Embajador en el Infierno dijo...

Das Gretchen- Esa es la idea: no me pareció mal, pero tampoco era como para tirar cohetes.

Urdax dijo...

En vez de tanta manifa ñoñochorra, tanta concentración Provida y pro mujeres que abortan a sus hijos, y tanta leche avinagrada, habría que montar una macromanifestación bajo un sólo lema POR CRISTO REY. Claro que entonces es posible que no se apuntaran ni el Cardenal, ni los Obispos españoles y europeos; los del Camino se quedarían preguntando qué significa éso; los Hazte Oir y Foro de la Familia sa lavarían las manos, como Pilatos, porque, ¿qué es la Verdad sino la Democracia? Y al final se vería cuán sólo está Jesucristo en este país, en esta porquería de nación, en este pobrísimo episicopado, en este régimen que fagocita las movilizaciones de los católicos, cuando este sistemea antropocéntrico es nuestro enemigo.
En fin, es lo que hay.

Eduardo Cabrera dijo...

Seneka:

El juicio inmisericorde me lo ha parecido a mí. El juicio sobre las conciencias y no sobre los actos me lo ha parecido a mí también. El pietismo como oposición a la interpretación del ejercicio de la liturgia que los demás hacen es una simplificación que no acepto; y su calificación (de ese supuesto pietismo) como mal entendido y asignándomelo a mí, evidentemente, es suya. Puedo estar equivocado. Y puedo no estarlo, claro. Parece que si entras en un foro con un "Paz y bien" ya estás etiquetado, mientras que si entras con un "Viva Cristo Rey", igual, pero en oposición. No me niego ni esas ni más opciones. Por desgracia para mí, soy más complicado.


Embajador:

Me consta que no iba en plena línea del post, simplemente al leerlo me tomé el gusto, que no la molestia, de visitar todos los enlaces que aportabas, y en mi opinión, o eso me saltó a la vista con más fuerza, había un hilo común en ellos que era la crítica a la forma de atender a la Misa, y me saltó un poco la pinza. Nada de importancia. Sólo que me dije: pero vamos a ver, no habiendo sido una celebración inapropiada a la dignidad del Sacramento ¿es esta crítica lo importante o el hecho de que las personas hayan (hayáis) ido a una misa multitudinaria en la calle para celebrar y manifestar la familia cristiana?

PD: Olvidé anteceder el anterior comentario diciendo que concuerdo prácticamente en todo el post y los comentarios, incluyendo las correcciones a quienes no atendieron a la Misa con la actitud adecuada y el malestar por ello.

Seneka dijo...

Usred se lo guisa y se lo come todo solito, don Eduardo. Me parece que se deja llevar por prejuicios poco saludables.

AMDG dijo...

Las misas multitudinarias son posibles. Al menos lo eran.

Urdax dijo...

El problema no es el número de asistentes, sino la cantidad de chorradas que se dicen ante tal número.

Anónimo dijo...

¡110.000 niños tomando la Primera Comunión!

Perlimplín

Museros dijo...

Pues sí, Urdax. Es tal y como dices.

A un acto presidido por el lema "Por Cristo Rey" irían más bien poquitos ("¡qué dirían de nosotros esos malvados rojos cuyas ideas decimos combatir, pero a los que hemos concedido sin rechistar la patente de dictarnos lo que es aceptable y lo que no!").

En cambio, todos los que no se atreverían a ir a un acto como el que tú dices acudirían entusiasmados y pegando voces, para que se les viese bien, a otro cuyo lema fuese, por ejemplo, "Por nuestra Constitución".

Anónimo dijo...

La asistencia a la Misa ya se ha dicho que es muy baja, y yo añado que de edad bastante avanzada en muchas Parroquias. Es bastante recorfortante y consolador ver a otros jovenes, a otras familias y además en multitud, que tambien siguen a Jesucristo en la Iglesia Católica. En definitiva no estamos sólos, merece la pena seguir adelante.Todavía estoy impresionado de la última visita de Juan Pablo II a Madrid.

Es necesario, según mi parecer, nuevas propuestas de Evangelización, y no criticar al que se mueve. No necesitaremos enemigos.

Seneka dijo...

Anónimo:

Estoy seguro de que cuando nuestra Madre fué a visitar a su prima Isabel se preocupó muy mucho de ver con quien hacía el viaje (no olvidemos que tenía que atravesar una zona "complicada" del territorio palestino), y no sólo de "moverse".

Un abrazo.