domingo, diciembre 20

Sobre Zapatero y otros

En la anterior entrada donde sugería la posibilidad de un adelanto electoral se han hecho interesantes comentarios. Me he puesto a responder y me ha salido una cosa un poco larga. De modo que en vez de dejarla en los comentarios la pongo aquí y que el personal siga opinando.

Vereis, mi idea es que cada vez más, los líderes políticos mundiales no son más que instrumentos de márketing en manos de, en el mejor de los casos, el aparato de los partidos.

Para decir esto me baso en la cada vez más comprobable insulsez de la gran mayoría de ellos (Obama, Sarkozy, Gordon Brown, Chirac, Zapatero - se salva Berlusconi, el cual si que creo que es dueño de sus destinos), y sus cada vez mayores dosis de teatralidad forzada. Es cada vez más frecuente encontrarse con jefes de gobierno cuyo primer trabajo serio ha sido precisamente el de jefe de gobierno y la cosa va a peor, no a mejor.

Por eso pienso que no son nada más que "caras bonitas" hábilmente dirigidas al gran público.

Esto no es conspiranoia de ningún tipo. Ocurre muy frecuentemente en muchos sectores de actividad económica. Tengo en la cabeza casos concretísimos en, por ejemplo, el sector de los fondos de inversión internacionales donde se "fabrican" supuestos grandes gestores con nombres y apellidos que resultan la mar de carismáticos y efectivos a la hora de atraer clientes, pero que en realidad ni pinchan ni cortan a la hora de tomar decisiones. Se les crea, a base de expandir rumores, un aura de excentricidad, se les pasea por el mundo en aviones privados, "toman" decisiones sorprendentes con una pavorosa frialdad y se consigue que se hable de ellos con reverencia. Pero, insisto, ni pinchan ni cortan.

Pues en política observo que pasa lo mismo. Sinceramente yo no veo a Zapatero, Pepiño y Caldera negociando con Maragall, Bono y Rubalcaba y encima convenciéndoles. No lo veo por ningún lado. Son sujetos maleables, intelectualmente ineptos y más bien faltos de escrúpulos que aceptan lo que sea con tal de sentarse en la poltrona correspondiente.

Son otros los que deciden ponerles cuando conviene y quitarles cuando no sirven. Y estas decisiones se toman en base a las encuestas de popularidad. No lo olvidemos:
Los partidos políticos son empresas de márketing electoral cuya principal materia prima son las encuestas y su forma de maximizar beneficios es alcanzar el poder para disfrutar del presupuesto público.

Ignacio lo clavó en su momento.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pienso que tienes razón, al principio personajes pintorescos sólo se daban en hispanoamérica, ahora incluso en EEUU.

Lo que sucede es que me parece que nos será indiferente que las elecciones se adelante, pues ya ganen unos u otros, todo seguirá igual. El PP es más de lo mismo. El problema es que no se ve una alternativa al actual sistema.

El problema es que si los moros o los chinos decidieran invadirnos, no encontrarían resistencia.

Juvenal

Embajador en el Infierno dijo...

Eso desde luego, pero no quita para que uno esté atento a lo que sucede.

AMDG dijo...

> ... estas decisiones se toman en base a ...

“Sobre la base de”, por favor. Es cada vez más difícil distinguir un caballero cristiano de un sindicalista “liberado” :)

Estoy de acuerdo sobre Berlusconi, y sobre Aznar. No son politicos del sistema, y el sistema los odia y busca la ocasión de despellejarlos, y lo hace cuando por culaquier motivo abren la veda. Otro caso, Sara Palin.

Embajador en el Infierno dijo...

Vale por ser tu, pase.

No sabes cuanto hecho de menos las clases de lengua de COU. Teníamos un profesor (un cura) que era la leche. En fin, como penitencia volveré a echar un vistazo a "El dardo en la palabra".