sábado, diciembre 5

Virutas de blogosfera (XXVIII)

But, as our culture is demonstrating, when consumer capitalism attains quasi-religious status, we can gradually find ourselves facing a culture every bit as filled with enmity toward the gospel as the Soviet Union. To be sure, we haven't (yet) started murdering people who can fight back. Such is our cowardice that we only target the old, weak, and sick to the tune of a million and a half a year. But we are already a well-established system of murder for the innocent and, if things keep going as they are, we will eventually embrace a more vigorous ethos of killing as a solution to our religious differences as well. Odds are good we'll even find a way to turn a profit on it with gladiatorial combat and human sacrifice on pay per view. Christianos ad leones!



Ya he escrito en alguna ocasión que un liberal/conservador (táchese lo que no proceda) es alguien que presenta como novedosa (y de propia autoría) una obviedad a la que se opuso furibundamente cuando fue señalada por otros (tachando, de paso, a los que la enunciaban, de "ultras", "fanáticos" y demás).
(Museros en Asando la manteca)



Casi todas las situaciones injustas tienen dos soportes principales: Los malos que la causan y los tontos que la justifican. Hay otros, como el silencio de los tibios, la avaricia de los que se benefician del mal ajeno… Pero todo parte de la maldad del que comete la injusticia y de la justificación que recibe de voces supuestamente autorizadas que por ignorancia, estupidez, cursilería o simple corrección política encuentran razones para ello.
(Gonzalo en Vamos Tirando)



Bono lo que nos dice es esto:

1.Pinochet era un asesino (porque lo dice la propaganda de los partidos de izquierdas...que jamás lo dirán del camarada Castro, pero supongamos que fuese verdad)
2.Pinochet comulgó públicamente
3.Yo no quiero ser menos que Pinochet,tengo derecho al mismo trato
4.Quiero ser un asesino que comulga.

2+2 son 4.
(Maris en los comentarios a Cor ad cor loquitur)



Liberal, traducido, quiere decir omnívoro, quiere decir ubícuo, quiere decir polícromo. Y por eso opina y dice semejantes contradicciones, sin contradecirse, porque en un liberal-liberal no caben contradicciones, son un círculo circunferente que circula, que está aquí estando allí y sin dejar de estar ni en un sitio ni en otro. Siempre ganan a la ruleta porque apuestan a todos los números, passe, manque, le rouge et le noir, par e impar. Y si papá perdiera, el nene ganaría. Tienen asegurado el traspaso y amortizados los gastos del desgaste, si lo hubiera.
(Terzio en Ex Orbe)


Más virutas de blogosfera

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Supongo que un liberalconsevador es álguien que siempre ha sabido eso que los otros, los puros, proclaman pero no cree que la tarea de convencer a los demás se pueda encarar como un sermón de viernes santo.

Embajador en el Infierno dijo...

Anónimo- No se dice "los puros", se dice "los profetas de desgracias".

Por lo demás sospecho que el problema no es que no crean "que la tarea etc...." sino que simplemente no se atreven. Es lo que se llama acomplejamiento o más finamente "respetos humanos".

Museros dijo...

O sea, que un liberal/conservador es alguien que sabe muchas cosas y se da cuenta de todo, pero, haciendo un ejercicio de humildad, sólo habla a toro pasado.

Pues que avisen antes, que despistan mucho.

Anónimo dijo...

Pongamos que un liberalconservador difícilmente criticaría a Dalmacio Negro por tibio o extraviador. Un liberalblabla es más de derechas que Dios.

Seneka dijo...

Menuda jilipollez, por no decir algo peor.

Gonzalo dijo...

¡Muy honrado!

Gracias.

Embajador en el Infierno dijo...

Confieso que al último Anónimo no acabo de captarle, como no acabo de captar el rapto justiciero de Seneka.

Gonzalo- De nada.

rojobilbao dijo...

Dice Terzio:
porque en un liberal-liberal no caben contradicciones, son un círculo circunferente que circula,

1ª Garrigues muestra en su entrevista no ser liberal (aunque pretenda serlo)
2º Ese chiste es más acertado en alguien que se ponga una boina (roja, por ejemplo) con roscachapa del que no salen.

Jorge P. dijo...

Ya, Rojobilbao, Garrigues lleva décadas hablando y escribiendo de liberalismo y por ello es conocido. Cuando él ya era liberal muchos de los que hoy conocemos por liberales defendían la hoz y el martillo. Ahora, estos liberales se atribuyen un liberalismo "auténtico" que, en principio, está opuesto al de Garrigues. Pero sólo en apariencia. Es inútil atribuirse la autenticidad del liberalismo, porque es elástico, Garrigues tiene razón en ser paladín del liberalismo, igual que Losantos. Tienen muchas más cosas en común de lo que creen. Ya León XIII dio en el clavo al distinguir prefectamente tres tipos de liberalismo que aparecen como opuestos pero que, al fin y a la postre, son iguales, a efectos prácticos.

rojobilbao dijo...

JorgeP. Enrique Castro es católico de la misma manera que Garrigues liberal. Si admites uno, yo admito el otro.

Museros dijo...

Anónimo:

Quizás un liberalblablabla difícilmente tachase de tibio a Dalmacio Negro, pero sí tacharía de "ultras", "catastrofistas" o "radicales" a muchos por decir, desde hace décadas, lo mismo que dijo Dalmacio Negro en una entrevista en albadigital.es el otro dia y por lo que tantos (y merecidos) elogios ha recibido.

Antonio dijo...

En el caso Bono a la Iglesia solo le cabe una salida: tomar la firme resolución de excomulgarle.
Y no me refiero a esa chuminada de negarle la comunión pero seguir pertenciendo a la Iglesia.
Ni a la excomunión vía latae sententiae.
O bien la excomunión se hace pública para dar ejemplo o bien la Iglesia también caerá en la hipocresía que tanto denuncia.

Jorge P. dijo...

Claro rojobilbao, puede que en tu concepción del liberalismo eso sea así. Comparar la ortodoxia católica y pretender para el liberalismo una ortodoxia equivalente supone elevar el liberalismo a una categoría que ninguna ideología posee. Enrique de Castro no puede ser católico porque, simplemente, se ha apartado de una obligación moral y religiosa, que es ser fiel al Depósito de la Fe inamovible, porque es de origen divino. En el caso del liberalismo, por pura lógica, no puede ser así, salvo bajo una concepción pseudo-religiosa del liberalismo. Garrigues es un liberal coherente con una "tradición" de, al menos, un par de siglos y que cabe perfectamente en uno de los grados que ya distinguía León XIII. Efectivamente, hay otros grados, más moderados, hasta prácticamente confundirse con la sana doctrina. En todo caso, ¿quién decide lo auténticamente liberal? ¿existe una sola definición? ¿quién lo decide? ¿bajo qué autoridad? ¿es disputable dicha autoridad?

rojobilbao dijo...

Jorge P. muchos liberales (d elos más ultras, por cierto)sostienen "armas en mano" una base ius naturalista.Por lo que sí se puede hablar de lo que no es y sí es propiamente liberal.

Pero hay otras pegas al señor Garrigues:
http://economiaaustriaca.blogspot.com/2009/11/walker-garrigues-walker.html

Jorge P. dijo...

Rojobilbao: perdona, pero no te sigo cuando dices: "Por lo que sí se puede hablar de lo que no es y sí es propiamente liberal." El hecho de que haya quien defienda un sustrato ius naturalista no necesariamente hace de ello el origen auténtico del liberalismo.

De hecho, en el enlace que pegas, el autor adscribe a Garrigues en la herencia liberal decimonónica. En todo caso, se trata de una crítica desde un austríaco, es decir, otro liberal más que pretende ser paladín del liberalismo. Pero yo sigo preguntándome, y ¿por qué ese y no otro es el auténtico? ¿bajo qué autoridad indiscutible?

rojobilbao dijo...

LA autoridad Jorge P. no la da nadie, al igual que en el protestantismo, judaísmo, islamismo... Sólo el catolicismo goza de tal prebenda, (esa suerte tenemos).Pero si alguien que se denomina liberal afirma estar en contra, por ejemplo, de la propiedad privada, nadie asume que es un liberal, sino un fantoche. Existe un consenso en ciertos temas, y en dicho consenso entra la idea de que quien asuma que algo es positivo porque así se hace en el resto de los países, no es un liberal, sólo un cretino.

Seneka dijo...

Rojobilbao: en mi experiencia personal (esto es, en el debate cara a cara) hay dos clases de liberales: los que abiertamente se muestran herederos del liberalismo "clásico" (habitualmente no católicos, más que como "herencia cultural") y los que reinventan el liberalismo en cada discusión para hacerlo cuadrar con la DSI a toda costa.

Los segundos no son liberales sensu stricto, sino más bien unos cachondos (con perdón) mentales de tomo y lomo.

Seneka dijo...

Por cierto, la comparación sobre la autoridad entre los distintos "ismos" la veo un poco forzada. No veo la firma de encajar a Cristo en un "ismo".

Jorge P. dijo...

Entonces, Rojobilbao, si no hay una fuente indiscutible de autenticidad "liberal" (lo he llamado "autoridad", aunque no sea propiamente eso), tampoco puede existir un liberalismo "auténtico", porque, en el fondo, todos son diversas "ramas" del liberalismo, aunque cada una pretenda para sí el ser paladín. Ortega, en Marañón, Madariaga, incluso en la propia saga Garrigues tenemos diferentes tipos liberales. Y también si leemos el Cato, o los del Juan de Mariana, los de Ilustración Liberal, etc, etc... cada uno defiende "su" liberalismo, que es diferente. Y a ver quién es el guapo que le niega a alguno de los mencionados el apelativo liberal. Una vez más, y ya me repito mucho, quien mejor supo definir qué era el liberalimo
y cuáles los grados fue León XIII en Libertas Praestissimum.