sábado, diciembre 26

Virutas de blogosfera (XXX)

"Y es que, contra lo que nos digan unos y otros, el prestigio de España no es susceptible de ser secuestrado en un desierto por Al-Qaeda ni navega en aguas territoriales somalíes al alcance de los compinches de mi querido Abdu Willy. Los beduinos y piratas que esperen emboscados y al acecho una oportunidad para apoderarse de un fragmento del prestigio del Reino se quedarán con un palmo de narices, porque el prestigio del país se encuentra desde hace más de tres décadas secuestrado por una partitocracia desvergonzada e inútil, que lo mismo planta los pies encima de una mesa de la Casa Blanca y nos embarca en dos imbéciles guerras imperiales en Irak y Afganistán... solo para decidir, meses después, que lo ideal es presentarse en esa misma Casa Blanca disfrazado como para jugar una partida de rol en vivo de Vampiro: La Mascarada mientras se pregunta qué es lo que nosotros podemos hacer por Obama."


(Fray Fanatic en Contra los gigantes)


Ley de Libertad Religiosa. Llevo semanas queriendo hacer un post sobre las cosas que hemos de temer de esta reforma, pero no soy capaz de ponerme, el tema me produce un agobio que, curiosamente, la Ley del Aborto no, hay algo muy incoherente en esto. Es como si alguien que no es de tu familia te dice que va a hacer una Ley sobre tu madre.
(Fernando en En Madrid)



Hoy toca jolgorio constitucional. Ese texto que sirve para un roto y para un descosido, cumple 31 años, aunque sus achaques son propios de la vejez. Nació la pobre fuera del matrimonio, cuando ello todavía era considerado ilegítimo, y con un gran defecto genético de efectos neurodegenerativos llamado relativismo, aunque ya se sabe, a estas enfermedades se les suele otorgar nombres más "amables", así que lo llamaron consenso.
(Jorge P. en Ser Libre Hoy)



Amamos nuestro Dios y Señor.
Amamos nuestra Patria y sangre españolas.
Amamos nuestras leyes de cristianos y hombres libres.
Amamos nuestra Monarquía, templada y fuerte, prudente y justa. A la española.
Por Santa María Inmaculada, en pie caballeros; se nos ha concedido un tiempo. Y este es nuestro tiempo. Para alcanzar la gloria que es Dios. Tiempo del gran testimonio, del Testigo Veraz, hijo de tan Gran Señora. ¿Tembláis? Que tiemblen los demonios. Yo y mi familia estamos por Dios. Que más vale morir en el combate, que ver el exterminio del santuario y de la nación.
En Santa María Inmaculada
(Comentarista anónimo en Embajador en el Infierno)



Al igual que en el ajedrez, los peones suelen desaparecer, ya cumplida su función de abrir camino, del tablero cuando la partida está avanzada. Y, al igual que de nada hubiese servido avisar a un kamikaze japonés de que su avión se iba a destrozar si lo estrellaba contra un portaaviones enemigo, de nada sirve "amenazar" con "calvarios electorales" a los que no les importa no ser reelegidos.
(Museros en Asando la Manteca)



Era el momento en que el intelectual de la izquierda, Althusser, se reunía con el Ayatolá Jomeini en Paris porque era el símbolo de la lucha contra la opresión: el Sha de Persia fue derrotado, en nombre de esa evolución, ahora se ahorca a los maricones en Persia, y Althusser, verdadero héroe de la izquierda, por alguna razón que desconozco, en nombre del materialismo histórico le materializó un hachazo en la cabeza a su mujer que la mandó directamente a la historia: noticia que fue inmediatamente silenciada, y se pasó a hablar de otras cosas.



Más virutas de blogosfera.

3 comentarios:

Jorge P. dijo...

Un honor, embajador.

Saludos

pcbcarp dijo...

Embajador, palabra que me fastidia mucho esa idea de que España es el bufón del mundo. Sobre todo, porque no es verdad. Una cosa es meterse con ZP, que me parece un ejercicio de lo más saludable y otra cosa es regodearse en ese supuesto desprestigio internacional de España que sólo existe entre nosotros.

Embajador en el Infierno dijo...

Jorge P.- El gusto es mío.

pcbcarp- Siento no estar de acuerdo contigo en lo de que el desprestigio internacional de España solo existe entre nosotros. Tanto me jode el asunto que procuro evitar a los que efectivamente se regodean. He citado lo que dice el Fray porque me pareció sensato, en el sentido que esas cosas que están sucediendo recientemente no son tanto causas como consecuencias de dicho desprestigio.