viernes, febrero 5

Ahora Información, número 101



(Pinchar en las imágenes para hacer más grandes)



Editorial

Desplegad las banderas

El enemigo trabaja a velas desplegadas. Lo que quiere decir que le dedica tiempo y esfuerzo. Es verdad que miente; pero urde la mentira. La fabrica. La expande. La sigue y remacha. En ello le va su propia miseria. Y señala, cada vez más en el centro de la misma diana, el blanco. Lo que niega, lo que le duele: lo que destruye es la conciencia humana. Y es por nuestra conciencia por la que echa lodo una y otra vez sobre todo el conjunto de nuestra realidad. Comenzando por la personal. Pretende suplantar el gran don recibido de nuestra dignidad personal por la fobia a nuestro propio ser. Y esto en gran escala. Los no nacidos, los niños en su inocencia, los jóvenes en su tiempo de ensoñación, los años felices de la incorporación social, la madurez aislada por las rupturas… Todo ha sido reducido a conflicto. Mi hermano es mi enemigo: mi padre, mi enemigo; mi marido, mi enemigo; mi hijo, mi enemigo; mi vecino, mi enemigo.

Matando el cuerpo en dimensión natural matan lo natural de la conciencia personal. Y por la falta del mínimo respeto al otro, perdemos nuestro mismo respeto a nuestro propio ser en lo más sagrado e íntimo que es el bien de la conciencia.

Apuntan al corazón del hombre. Contra el corazón de la Patria. Contra el corazón de la Iglesia. Contra el mismo amor humano. Contra el Hombre: Contra Jesucristo.

Desplegad las banderas; las nuestras. A Corazón partido, plenos de confianza. Sabemos de quién nos hemos fiado y en quien descansamos. Una sola palabra nos ha sido dada: Jesucristo. Es nuestro Rey. Desplegad las banderas del Rey: Amor a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo.



El anónimo que dejó el poema en mi blog, utilizado en la contraportada de la revista, que no dude en ponerse en contacto conmigo si desea se le de el crédito debido por su excelente trabajo.

1 comentario:

Seneka dijo...

¡¡¡VIVA CRISTO REY!!!