viernes, febrero 5

¿De que se extrañan?

Anda el gallinero revoloteando a cuenta de las opiniones que nuestro presidente de gobierno tiene sobre la relación entre verdad y libertad. Repite su conocido y satánico mantra, ese de que la libertad nos hará verdaderos. Mantra tan viejo como el Génesis y remozado a partir de 1789. En este blog hace tiempo que se habló del tema (aquí por ejemplo). Liberalismo en estado puro. No se de que es lo que hay que extrañarse.

Nada que añadir, solamente que como viene siendo habitual Museros le da una original vuelta de tuerca al asunto y lo clava:.

Quizás por eso, la Verdad, al igual que hizo Atenea para acabar de fastidiar a Medusa, no duda en fabricar espejos (como Zapatero y este discurso suyo en Washington) para que el liberalismo quede petrificado de horror contemplándose (aunque no reconociéndose, por desgracia) a sí mismo.

2 comentarios:

rojobilbao dijo...

Como liberal nunca he creído que la libertad me haga verdadero, he creído más bine que la falta de libertad me hacía infeliz.Pero si el liberalismo ciertamente fuera la sandez zapaterina, habría que abandonarlo y hacerse nosequé.

Natalio Ruiz dijo...

Querido amigo Zapatero:

No creo que la frase o axioma esté mal en sí. Creo que el problema, como siempre, está en qué entendamos por Libertad.

Si la libertad, como la entiende la Tradición Clásica es la posibilidad de elegir el Bien (conocido por la inteligencia como verdadero), pues entonces está muy bien dicho que nos hace "verdaderos" en el sentido de que nos identifica e incorpora en la Verdad.

Ahora, si entendemos la libertad como facultad para hacer lo que uno quiera (libertinaje)como lo hace el zapato la libertad nos hace libertinos.... o, para ser consecuentes con el discurzo, verdaderos libertinos.

Respetos.

Natalio