viernes, febrero 26

Un cardenal de AES

En tiempos (O tempora, o mores!) hubo cardenales carlistas. En mi familia tenemos a uno que aunque no llegó a cardenal, si que fue Arzobispo de archidiócesis histórica, además de inquisidor. Se conservan en la familia algunas cartas suyas (y sus respuestas) a Dª Isabel, la llamada segunda, donde este (que debía ser un cachondo mental) le recriminaba a la susodicha sus faltas de ortografía como respuesta a las demandas de aquella a que volviera del exilio. Mi abuelo, que no era carlista, insistía en que tito A. lo era.

En fin, a la espera de que el caldo de cultivo fermente y vuelvan a poder darse las circunstancias apropiadas para revivir de nuevo tan felices acontecimientos, se ve que los de AES se nos han adelantado y han fichado nada menos que al Cardenal Lozano Barragan. No se puede entender de otra manera las declaraciones de este:

la moralidad está más allá del consenso social, se basa en valores objetivos, tal y como es el del derecho a la vida, que no es un valor negociable y, por lo tanto, no puede ser sometido a votación”.

Los manejos de los cuatro fachas de turno resultan ya abracadabrantes, a ver si el Papa se aclara.

18 comentarios:

nidixinipixi dijo...

Cómo... ¿pero no es boina lo que luce en la cabeza?.

Embajador en el Infierno dijo...

¡Ya está el metepatas de siempre!. A la mierda se nos ha ido, por tu culpa, el originalísimo "product placement" que habíamos negociado bajo cuerda con el Vaticano. Publicidad subliminal, le dicen.

Seneka dijo...

Si, creo que tienen preparada una campaña con el siguiente slogan:

"¡TomAEStacazo antiabortista!"

Seneka dijo...

Por cierto, en tu familia hay de todo, macho. La tuya es una familia divertida, y no la de los Monster. Con perdón.

Al Neri dijo...

Un sacerdote y más un obispo debe servir con amor a todos sus feligreses por igual y por eso, para evitar distanciamientos con una parte de sus feligreses por motivos ideológicos, debería mantener por encima de todo su neutralidad política. Una cosa es defender valores y otra defender partidos. Tanto rechazo me produce el teólogo de la liberación, como el cura carlista, como el capellán entusiasta del Frente de Juventudes.

Seneka dijo...

Si, es verdad.

A mi me saca las muelas que mi capellán sea del Valladolid.

Enneas dijo...

Tío, te veo en plan Arzalluz.

Embajador en el Infierno dijo...

Seneka- Pues si, la verdad, en mi familia hay de todo. Desde delegados sindicales paleo-estalinistas (que ejercieron en tu pueblo, por cierto) y cristianos por el socialismo, pasando por diputados nacionales del PP, ex-divisionarios azules, hasta clerigalla carlista e inquisidora.

Al Neri- Obviamente no puedo estar en absoluto en desacuerdo con lo que dices. Pero ante la fiebre de democristianismo pepero en el episcopado patrio actual, ¿qué quieres que te diga? a veces anima recordar viejos tiempos. Fíjate que uno de esos cardenales carlistas es ahora beato y está en vías de ser santo, de modo que tan malo no debió ser. Por lo demás eso de cardenal "carlista" era más un asunto de preferencias personales que de tomas activas de partido. Pablo VI era personalmente favorable como teólogo particular a los métodos anticonceptivos, y fue el Papa de la Humanae Vitae .

Enneas- Bueno es que siempre fue una fuente inagotable de humor, aquel hombre.

Seneka dijo...

Joder, lo de Pablo VI ... ¿te importaría desarrollarlo o indicar algún vínculo?

Astigarraga dijo...

Al final vas a ser verdad lo de AES-CTC ???

Embajador en el Infierno dijo...

¿Que es lo de AES-CTC?

Seneka- A ver si encuentro algo para pasarte.

Orisson dijo...

¿AES y CTC se han metido en la cama? ¡Y yo sin enterarme! Pues nada, me tendré que pasar a algún otro grupo que siga siendo minoritario... como Hazteorín (si no fuese porque va a desaparecer).

Pues eso, contadme más cosas que desde mi ermita apenas me entero de nada.

Un saludo

Embajador en el Infierno dijo...

Alguien sabe algo y yo no me he enterado, y eso me jodería mucho. De modo que el que sepa desembuche.

Orisson dijo...

Cotilla, que eres un cotilla. ¡Pero que el que sepa algo hable ya!

Un saludo

Pablo dijo...

El que sí era Cardenal, aunque no sé si del todo carlista, fue don Pedro de Inguanzo, Arzobispo de Toledo y Primado de España, quien se negó a jurar a la Reina Isabel si no era con reserva en cuanto a su derecho al trono «cual le tenga delante de Dios y de los hombres, segun las leyes del Reino». Siguió en sus trece a pesar de que la Reina Gobernadora le mandó desterrar, pero al final, para evitar el escánalo del destierro de un Cardenal se le admitió que jurase según su fórmula.

Embajador en el Infierno dijo...

Oye, Pablo, interesantísimo eso que cuentas.

Perlimplín dijo...

Y el Cardenal de Bello, tío del insobornable Manuel Marco, "Marco de Bello", a quien la Cristina quiso sobornar nombrándole miembro del Consejo de Gobierno que debía regir los destinos de la España liberal.

De Bello se negó a aceptar semejante vergüenza, pero a éste sí se le desterró de España, confiscándosele todos sus bienes, y teniendo que irse a vivir a Roma.

Era la libertad, que amanecía en España.

Perlimplín dijo...

Seguro que si a Martínez Camino le dan el capelo cardenalicio, se vuelve igual que estos dos. No seais malos.