viernes, marzo 26

Arte contrarrevolucionario (II)


El de arriba es un cuadro del pintor Ferrer Dalmau que actualmente expone en la Galería de Arte Saoba (C/Hermosilla 69, Madrid). Tengo que reconocer que el estilo de Ferrer Dalmau a mi no me gusta mucho, pero hay mucha gente a la que si que le gusta y seguro que alguno que no sabía de la actual exposición querrá ir.

Más detalles sobre la exposición en Espacio Cusachs.

9 comentarios:

Ignacio dijo...

es el truco del malo para hacerse bueno : cultura "popular" arte "proletario" de esa manera se ensalza algo que por si mismo no tiene ningun valor,estos cuadros si son buenos, no necesitan adjetivos.

Escríbelo cien veces y te pones cara a la pared, que ya me acercare yo y con Seneka y Pcb te pondremos al dia empezando de noche.

pcbcarp dijo...

Hombre, no es Cusachs, el pintor militar por excelencia, pero épico si queda. En especial los carlistas con barretina.

Embajador en el Infierno dijo...

Claro Ignacio, pero es que hay cierto arte que no me gusta porque sea bueno sino por la temática. El caso de Ferrer Dalmau es sintomático. No me parece que sea buen pintor (y lo digo) pero como es el único que se dedica a esta temática, pues lo sigo.

Embajador en el Infierno dijo...

Pcbcarp- no, desde luego no es Cusachs, ni Lady Butler (de quien toma "inspiración" para alguno de sus cuadros) y si, épico queda un rato. Y como a ti, a mi lo que me ha llamado la atención de este cuadro es, efectivamente, las barretinas (y el fraile).

No es bueno, es, como tú dices, épico. Yo le digo "contrarrevolucionario".

Angus Havelock dijo...

Aunque estoy muy de acuerdo en que en lo que el mundo llama hoy arte hay demasiada morralla, tampoco se puede caer en la visión pequeño burguesa de denostar todas las trayectorias de búsqueda de la Belleza. Hay movimientos artísticos contemporáneos que tienen un gran valor, y muchos espectadores que se plantan ante una obra a la que admiran porque "la entienden" o les resulta "épica" o "contrarrevolucionaria" se sorprenderían de lo moderna y avanzada que esta misma obra resultaría a los ojos de quien pudiera visionarlos hace un par de siglos.

Forzando un poco un ejemplo, la incomprensión que halló Mozart ante el emperador austríaco, o los primeros impresionistas, muestran que el talento creativo del artista verdadero no hace sino recoger una inspiración que viene de más Arriba, con cuya Creación coopera de forma delegada. Es evidente que la forma que se tiene hoy de "consumir" arte es tremendamente hedonista, y no se atiende a la "utilidad" que el arte tenía y sigue teniendo como vehículo más o menos hermético de expresión de la Verdad.

Lo que debe ser "contrarrevolucionario" (yo preferiría decir "sano") es el ojo del espectador. Si tu ojo está sano, tu visión de la realidad será la adecuada. Si está enfermo, sea de esnobismo culturipollas, sea de cateto conservadurismo, tu visión del arte estará afectada. Y no olvidemos que el arte, de por si, es abstracto siempre: ¿o no están abstraídos -pintados- esos caballos y esos fusiles del cuadro de arriba?

Angus Havelock dijo...

Item más: la frase de Embajador es muy justa: el cuadro no se si es bueno (no lo he visto al natural, y además tampoco entiendo mucho de técnica) pero sí es épico, y ese es el mayor valor que tiene como arte.

Un escritor, aparte de su cuidado con el lenguaje, tiene que saber "dónde colocar la cámara". Eso es lo que hace únicos a muchos autores y a muchos libros que no se caracterizan necesariamente por su "estilo". Por citar dos ejemplos "contrarrevolucionarios", sólo Cervantes pudo escribir el Quijote, y sólo Lampedusa pudo escribir el Gatopardo, si se me entiende.

Yurremendi dijo...

Es un ilustrador competente, y elabora cromos para una clientela particular. Todo perfectamente digno, honrado, loable.

¿Estilo? Académico sin ambiciones. El mismo estilo adoptado oficialmente por el régimen soviético.

En suma: temática contrarrevolucionaria y pincel burgués.

El verdadero arte contrarrevolucionario es el arte sagrado tradicional. En España, el románico.

Embajador en el Infierno dijo...

Angus- Lo mío es todavía peor: yo me paro ante una obra porque me conmueve. A ver si un día vienes por casa y te enseño un estanque de Aranjuez pintado por mi pintora favorita que me hace volar (el cuadro, no la pintora).

Y entonces tengo que decir que Ferrer Dalmau si que me conmueve algo, pero como dice Yurremendi con lo de los cromos.

Anónimo dijo...

Barretina? Son txapelas xDD