miércoles, marzo 3

Conversaciones en la embajada (XXII): Medición de distancias estilo católico

Pues nada que el otro día la #1 (12 años) le pidió a mi padre permiso para utilizar su casa de vacaciones y poder ir con un grupo de amigas de su club juvenil, acompañadas por un par de monitoras, a pasar unos días después de los exámenes. Conseguida la venia lo anunció al grupo.

Para situar al personal: la casa está en el interior de una zona costera, a cierta distancia del mar.

A los pocos días una de las monitoras le contó la historia a mi mujer:

Monitora: De modo que le pregunté a tu hija que a que distancia estaba la casa de la playa. ¿Sabes que me contestó?
Embajadora: Ni idea.
Monitora: Se quedó pensativa, murmurando: "Distancia....". Y con toda seguridad dijo: "¡Está a un Rosario de la playa!".

Parece que de momento las cosas van por su cauce.



Pinchar aquí para leer más conversaciones en la embajada.

15 comentarios:

Terzio dijo...

Ita, ita!

Bien, muy bien.

Ahora lo suyo sería un pasito más y que la monitora les proponga hábito, toca, reja y torno.

A ver.

'

Javier Sanchez Martínez dijo...

¡Ha conseguido vd. que me riera por fin!

Gracias.

Mi madre a veces para animarme a ir a algún sitio andando en lugar de coger el autobús, o cosa por el estilo, suele animarme diciendo que "eso es un rosario; cuando lo acabas de rezar ya estás allí". Debe ser una nueva medición.

P.D. ¡Qué maravilla de embajada, amigo!

Interruptor dijo...

Es sabido que en cuestiones culinarias esa es una manera habitual de medir el tiempo de cocción entre la generación anterior a la nuestra, ahora se está perdiendo pero seguro que casi todos hemos oído alguna vez aquello de que un credo es el tiempo de cocción de un huevo “pasado por agua”.

Por otro lado, me alegra saber que coincido con tu hija en la manera de medir distancias. Desde mi casa al trabajo hay un rosario (sin letanía) incluyendo el trayecto a la parada, la espera y el tiempo de autobús. Después hay una letanía desde la parada hasta la oficina. Como ves, tengo por costumbre empezar bien el día, otra cosa es cómo lo termino :P

Museros dijo...

Mi más sincera enhorabuena.

Kike dijo...

¡Oiga, yo también uso esa misma unidad de medida! (en serio). Por ejemplo, mi casa está a un rosario de donde trabajo: en las mañanas llamo por el celular (móvil) a mi novia, y mientras voy de camino, rezo el rosario con ella (y, bueno, lo hacemos solo cuando no nos da para rezarlo antes: lo rezamos siempre a las 7:00 por teléfono, pero cuando me levanto tarde, no queda otra que hacerlo de camino). Mi antigua casa, en mi antigua ciudad, quedaba también a un rosario de donde oía misa los domingos.

Perlimplín dijo...

Oye, ¿y dónde hay novias de ésas con las que se puede rezar el Rosario?

Anónimo dijo...

Señor embajador, no se olvide de retirar las babas que ha dejado en el teclado

Laus Deo! dijo...

Felicidades.

Y gracias.

Aún queda esperanza!!

Embajador en el Infierno dijo...

D. Terzio- A la monitora la tendré que atar en corto para evitar desfases. Y no le digo más que no hace falta.

D. Javier- Bueno, pues me alegro una barbaridad. Pero le advierto que hay una enorme cantidad de "conversaciones en la embajada" que estoy seguro le harán carcajearse. Lo conseguí con una superiora carmelita. Ahí queda eso.

Interruptor- Solo digo que me alegra mucho verte por aquí.

Museros- Ya sabes: la victoria solo es de Dios.

Kike- Nada chico, bienvenido a "rosarieros anónimos".

Perlimplín- Pues no se. En mi caso era practicamente mi vecina.

Anónimo- Es el tercero de este mes. Si es que uno no da.

Laus Deo!- De nada. ¿No ve como no soy tan negativo?

Anónimo dijo...

El Ned Flanders Católico

gk

Maite C dijo...

Menuda hija tienes Embajador. Totalmente atípico en esta sociedad en la que vivimos.

La victoria sólo es de Dios, como muy bien le dices a Museros, no obstante, tu le has sabido transmitir los principios y valores cristianos que tanto tendrán que ver con su formación.
Y esto es para estar satisfecho.

AMDG dijo...

Voy a poner un toque critico.

Andar y rezar > TROPEZAR.

Para andar hay que estar concentrados en el asunto (no así para pasear) por lo que la oración va a ser solo mecánica...

Si me dices que la chica hace reposteria contando padrenuestros, avemarias y dieces, bien; pero ir a la playa rezando el rosario es una imprudencia.

Por cierto, tengo un hijo de 16 necesitará una beata de esas en su día que lo ponga firme :)

Embajador en el Infierno dijo...

AMDG- No se si estás de coña o que. El asunto, en cualquier caso, es mucho peor: se tarda un cuarto de hora a la playa si vas en coche. Y eso es lo que hacemos en el coche de camino a la playa: rezar el rosario.

Y, mira, no me importaría nada tenerte de consuegro pero la verdad es que prefiero no tener ningún consuegro. No se si me explico, je, je..

AMDG dijo...

No estaba de coña, estaba "de sorna", como tantas veces.

Hombre, todas monjas, me parece una barbaridad, aunque desde luego con ese consuegro yo no compito, ni se me pasa por la cabeza.

Embajador en el Infierno dijo...

¿Y lo bien que nos lo íbamos a pasar arreglando España en las reuniones familiares?