jueves, marzo 4

De comadrejas y paranoicos

La mejor fuente para comprender la mecánica interna y psicología de las relaciones interpersonales en organizaciones empresariales no son los libros de los grandes gurús del management, o de profesores de famosas escuelas de negocios, sino las obras de Scott Adams. Scott Adams es el famoso autor de la tira cómica "Dilbert". Pero además ha escrito varios libros fundamentales y el mejor (y posiblemente el más divertido) de ellos es "The way of the weasel".

La palabra "weasel" en inglés quiere decir "comadreja", pero en el lenguaje coloquial se suele aplicar al "listillo", "escaqueador", "encantador de serpientes", etc... . La tesis central del libro mencionado es que la mayor parte de las acciones de los seres humanos no son ni honestas ni criminales, son simplemente "weasel". Quiere esto decir que habitualmente nos movemos en una especie de punto medio entre el santo de altar y el criminal merecedor de la horca. No somos ni muy buenos, ni muy malos. Simplemente pretendemos escaquearnos.

Una de las más reveladoras frases del libro y que resultó esencial para entender mi papel en el mundo es esa que dice que el peor enemigo de un "weasel" (listillo, escaqueador, etc...) es un paranoico. Yo soy un paranoico y la vida ha reforzado mi identidad. Las tres o cuatro ocasiones en que pensé: "ya me estoy pasando", me la colaron irremisiblemente, y me viene en particular a la cabeza cierto pagaré sin fondos entregado por un señor de mediana edad, exquisita facha e intachables modales.

Cuando digo: "Ese tío nos la va a hacer" y se me responde: "Hombre no puedes juzgar intenciones", yo contesto: "No juzgo intenciones, pero ni para mal, ni para BIEN. Simplemente me atengo a las evidencias".

Dado que los partidos políticos son, de hecho, empresas las apreciaciones del libro son perfectamente aplicables a la vida política (y social) actual.

Todo este rollo viene a cuento de las últimas declaraciones de Ignacio Arsuaga. Esta mañana andaba con las defensas bajas y la primera reacción ha sido de alegría al ver que el sujeto ponía juntas las siglas "PP" con la palabra maldita "abolición".

Al paranoico que hay en mi se le han pegado las sábanas, pero finalmente ha reaccionado: un pedazo de "weaselada" o "comadrejada" como la copa de un pino. Con los políticos, las "comadrejas" por excelencia, no se negocia ni se anda con paños calientes, se les atiza. No me cansaré de repetirlo: el político solo entiende un lenguaje que es el del voto, y más concretamente la falta de él. Todo lo demás es un vano intento por intentar ganar al escondite a una comadreja.

El problema en esta ocasión es todavía más terrible porque la evidencia es escandalosa por cercana y por enorme. ¿Ya no nos acordamos de la interior que le hizo Feijoo a los de Galicia Bilingüe?.¿Ya han pasado a mejor vida las declaraciones de Cospedal diciendo que el PP no es antiabortista?. Y luego ¿que?¿nos rasgaremos las vestiduras y gritaremos "traición"?.

Dice:

Arsuaga hizo un llamamiento a los ciudadanos para que salgan "masivamente" a la calle este domingo en contra de la nueva norma, ya que si no existe "presión social" el PP "no se comprometerá en la campaña electoral a derogar esta ley y entonces no lo hará".


Otra "weaselada". Lo que hace aquí, estupendamente por cierto, es poner la "presión" en los ciudadanos, en plan: "Si no salís a la calle todo lo que ocurra será por vuestra culpa". ¿Y si probamos a cambiar el objeto de la presión y dices: "El PP se ha declarado abortista, los españoles provida no pueden votar a ese partido"?.

¿Porqué dejas que sea el partido el que meta miedo a los ciudadanos y no empujas a los ciudadanos a que metan miedo al partido?.¿No es esto más "democrático"?.

15 comentarios:

Laus Deo! dijo...

Meter miedo al partido... me gusta! Cómo cambiarían entonces la tornas, de servidos a servidores.

-Lo que diga su soberanía, como quiera su soberanía, a sus órdenes, señor Pueblo...

Uf, pero... ¿quién es el pueblo?

Seneka dijo...

Es evidente, querido güason.

La mala noticia es que la peña no quiere enterarse. Pero, como dice el páter ¿quien es la peña? Así que, a seguir.

¡Duro y a la chaveta!

Anónimo dijo...

Ahora hablan de derogación. Si, si. Pero de la nueva ley. Vamos lo mismo de siempre.

Seneka dijo...

Cuidado con la trampa dialéctica, porque se supone que la nueva ley deroga la anterior desde su entrada en vigor.

El tema es que el PP no va a hacer eso.

Perlimplín dijo...

Sí, la cuestión es que, aunque ellos no se daban cuenta, la nueva ley deroga la anterior ley despenalizadora.

Lo único, es que la Ley publicada hoy introduce un nuevo art. 145bis en el Código Penal, que exime a las mujeres de pena y proscribe la pena de cárcel para quien mate a niños fuera de la ley.

Y eso de "ninguna mujer es culpable por haber abortado" ya es un leti motiv aceptado por ciertas plataformas provida.

Museros dijo...

Pues eso, Perlimplín.

Que, con ese artículo metido en el Código Penal, aunque se derogase la nueva ley, daría lo mismo, porque, al fin y al cabo, a la mujer que abortase no se le haría nada y al médico abortero, como mucho, se le multaría.

El médico abortero simplemente tiene que subir sus tarifas un poco (algo así como añadir la cuota de un seguro a la factura) para tener cubiertas las multas que le vayan cayendo (si es que alguna vez le llega a caer alguna). Y aquí paz, y después, gloria.

Así que, aunque se derogase la ley, si no se deroga ese artículo (la auténtica clave de todo) metido por la puerta de atrás en el Código Penal, todo seguiría igual.

Interruptor dijo...

¿Por qué se pone la presión sobre la sociedad y no sobre los partidos?
Pues fácil. Porque cuando uno es político, aunque lo disfrace de líder de movimiento social, no le gusta que se meta presión a los políticos. Además, como lo disfraza de movimiento social, parece que se está metiendo presión a sí mismo y queda muy “guai”.

DasGretchen dijo...

Qué buena entrada Embajador!

Pues yo creo que se pone la presión sobre la sociedad porque está politizada. Porque la sociedad es totalitaria.

Seneka dijo...

"Poner la presión sobre la sociedad" es lo que han hecho siempre los vividores del sistema y sus tontos útiles.

¿A alguien no le suena eso de "si no votas no tienes derecho a quejarte?

¿Y eso de "votar a partidos minoritarios es un sentido y un favor que haces al contrario"?

Corolario: si no votas XX eres o un capullo o un gili. Sustituyase XX por PP o PSOE en función del punto de fuga utilizado para la foto.

Y, ni que decir tiene, "Poner la presión sobre la sociedad" es algo que sistemáticamente hacen los políticos cuando ellos a sus esclavos funcionariales meten la pata con algo (a esto Ignacio le dió un nombre que no recuerdo).

Seneka dijo...

Perdón, sinsentido (no sentido)

Embajador en el Infierno dijo...

Como ya os habéis contestado unos a otros lo dejo estar. Y si, efectivamente la gran pregunta es ¿quien es el pueblo?. Pues lo mismo que la "nación", los "ciudadanos", o el "proletariado": construcciones ideológicas y por tanto inexistentes que vienen estupendamente para vivir del cuento.

Desde Mompracem dijo...

Moisei Ostrogorski, un ruso que escribía en Inglaterra, a principios del siglo XX (1902) describió a los partidos como máquinas electorales, en su obra "La Democracia y los Partidos Políticos". Con acierto otro post las llama empresas de maximización de beneficios, especialmente la caja de los dineros públicos, a través del marketing electoral. En realidad, no deberían llevar sus rótulos históricos, sino la marca de la empresa de marketing que han contratado. Ostrogorski, en 1902, decía ya que el voto es, para el ciudadano, un instrumento de intimidación apuntado hacia la clase política. Por eso esta clase, este "partido único" de los políticos, autorreferencial, endogámico y casi incestuoso, pese a su diversidad de colores y marbetes, intenta siempre inutilizar aquella arma, reduciendo el sufragio a esconderse cada tanto un ratito en un "cuarto oscuro" (como decimos aquí). A veces, sin embargo, esa arma intimidatoria funciona. Es lo que más temen, en efecto. Un cordial saludo desde Buenos Aires.

Embajador en el Infierno dijo...

No conocía a Ostrogorski, y desde luego voy a intentar hacerme con ese libro. Muchas gracias por la referencia.

Anónimo dijo...

Esto realmente resuelto mi problema, gracias!

Anónimo dijo...

Hola muy bonito blog! Hombre .. Hermosa .. Increíble .. Voy a tu favorito y tomar la alimenta también ...