miércoles, marzo 31

El apocalipsis según Shakespeare

'Tis the times' plague, when madmen lead the blind.

O, dicho en cristiano (más o menos):

Tiempos de calamidad, cuando los locos guían a los ciegos.
(El rey Lear, Acto 4, Escena 1)


Se parece mucho a lo de ahora ¿no?.



Visto por aquí (que uno sabe de Shakespeare lo justo- aunque vi King Lear en un teatro londinense de verdad y con actores serios una vez, conste)





4 comentarios:

Boooz dijo...

El milenarismo siempre ha sido una amenaza. En ningún sitio del AT o el NT se habla de "triunfo" (bueno, sí, la Cruz...) en esta vida. Por eso el cristiano medio es fácil que caiga por derroteros de pesadumbre.
Pienso que es un momento magnífico, una oportunidad única para la autenticidad, no como en otras épocas en las que el aire estaba mucho más viciado, aunque reinara una "aparente normalidad cristiana".
Entiendo estoa comentarios como diagnósticos acertados de una enfermedad, pero que deben a la vez ser sanados desde una perspectiva positiva, típica de los jornaleros y la mies de la parábola.

Anónimo dijo...

Pues si yo estuviera tan seguro de que estamos en vísperas del Apocalipsis, me iría a un monasterio a orar y esperar la Venida del Señor.

Samuel dijo...

Pase lo que pase siempre tenemos al Señor.
Recomiendo esta composición para este Viernes Santo: http://www.youtube.com/watch?v=rw0JelyTkJQ&feature=related

Embajador en el Infierno dijo...

Booz- Perdona pero no se que quieres decir con eso de: "una oportunidad única para la autenticidad". Yo no me creo la leyenda rosa de los tiempos, ni los referidos a "antes" ni lo referido a "ahora".

Estoy de acuerdo contigo en que el milenarismo lleva a la desesperación. Pero tampoco hay que olvidarse de que los cristianos esperamos la Segunda Venida. No sabemos ni el día, ni la hora pero tampoco podemos vivir como si no fuera a pasar nunca no?. Por tanto estoy de acuerdo también con tu último párrafo.

Anónimo I- No sabemos ni el día ni la hora. Y tampoco estoy seguro de que eso fuera lo correcto.

Samuel- Preciosa, muchas gracias.