martes, abril 27

Libros: La última escapada

Tremendo el libro este, oyes.

Después de haber disfrutado más que un gorrino en el barro con la lectura de "El padre Elías, un Apocalipsis" no quería volver a leer ningún otro libro de O'Brien porque pensaba (no se muy bien la razón) que no sería capaz de escribir nada similar. Pues me he equivocado.

Nos viene ahora con otro "thriller" de tintes apocalípticos pero que, a diferencia del anterior, aparece mucho más cercano, mucho más creíble o más palpable y por eso más tremendo.

El protagonista es el director de una publicación antisistema que vive en las montañas del Canadá con sus dos hijos pequeños. El hombre es un católico laxo. Un día descubre que a los niños les están inyectando en el colegio ciertas dosis de ideología perversa y va a protestar. Le montan un cirio de padre y muy señor mío y al sujeto no le queda otra que escaparse con los chavales a la montaña. Vamos, el echarse al monte de toda la vida de Dios que tan bien conocemos en estos lares. Y ahí lo dejo.

La acción es trepidante y tal y cual, y el final de la historia se ve venir desde más o menos la mitad del libro. Pero claro, uno no lee estos libros por su elemento "thriller" sino por su fondo, y el fondo es brutal porque no deja títere con cabeza empezando por la labor cultural del periodista antisistema. Esto último toca mucho al sentido de propósito del bloguero medio de la cuerda y solo por eso merece la pena leerse todo el libro.

Muy, muy recomendable. Le hace a uno replantearse más de un tema.

Por cierto, muy competentemente traducido.

Gracias a Enneas por insistir.

50 comentarios:

Seneka dijo...

Jeje, lo compraré y lo dejaré "distraidamente" sobre la mesilla de noche de mi señora ...

Jorge dijo...

¿Te vas a echar al monte?

Martin dijo...

El librero de Varsovia tampoco está nada mal es muy recomendable.

Gonzalo dijo...

Llevo tiempo queriendo echarle el ojo... pero llevo un atraso horrible de lectura.

A ver si lo cuelo y ayuda a que mi santa se convenza de que el futuro es ocupar una casa en un pueblo perdido, o un refugio de montaña...

Sería cuestión de plantear la echada al monte en común porque aquí detecto que al menos 3 estamos dispuestos...

Gonzalo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Seneka dijo...

Mi señora dice que de momento no ... ¡qué mal rollo, tío!

Embajador en el Infierno dijo...

No equivocarse, aquí uno es carca pero conoce sus límites y sabe que no duraría más de un par de días en el monte, si llega.....

Y lo de criar vacas nunca ha sido mi vocación frustrada, para que engañarnos.

Seneka dijo...

No puedes decir eso y quedarte tan campante. Algo habrá que ahcer al respecto.

Gonzalo dijo...

Yo no estoy hablando -al menos no necesariamente- de vivir con taparrabos.

Antes de casarnos un amigo y yo dejamos caer la posibilidad de irnos a vivir a un pueblo que estuviera casi deshabitado junto a otras familias de la cuerda y allí poder vivir sin el ambiente apestoso imperante. Las novias -hoy esposas- se rieron bastante... hasta que nos vieron ir en serio y se acabó la cosa.

Hace unas semanas mi santa me soltó a quemarropa "¿sabes que ahora creo que nos equivocamos cuando no os tomamos en serio?"

Se puede criar vacas, pero también se puede ser electricista o incluso informático si te dejan trabajar online. Mi ideal es que el "desenchufe" fuera mucho mayor pero soy consciente de que a eso me tendría que ir sólo a una cueva.

Pero ¿un pueblo donde sólo queden habitantes mayores? Nos harían la ola. Con que haya tierra, agua, un bar y un cura, tenemos más que de sobra.

Que alguien convoque a las santas.

Muret dijo...

Librazo!. Lo leí hace ya bastante, y en efecto, me impacto mucho. Y tardé en leerlo por lo mismo: creía que el del padre Elías era el acabóse. Y como dices, podría estar habando de cualquiera, que tiene hasta el detalle de que el héroe tiene la religión medio olvidada. Y separado, para mas torque.
Me llamó la atención que vuelva a la buena senda como rebeldía, que sea su "antisistema" lo que lo lleve a descubrir nuevamente aquellos valores ya olvidados, y que la sociedad, o el sistema vamos, anestesia todos los días. O sea: este hombre estaba vigilando que no se venga el asalto de los lobos, y ve que se le vienen no lobos, sino dinosaurios.
Y su final, pese a la amargura del momento, es esperanzador.
Saludos cordiales

Enneas dijo...

A mí el final me gustó especialmente: la cuadratura del círculo católica.

Embajador en el Infierno dijo...

Gonzalo, Seneka- ¿Qué quereis que os diga?. La carrera profesional de uno no está pensada para vivir en medio de la estepa castellana. Si que es cierto que la dueña viene insistiendo desde hace algún tiempo en que se quiere largar...pero de momento piensa en algún país de lengua inglesa. A las niñas se lo propuse un día y me preguntaron: "¿Y el colegio?" (nota: curiosamente les encanta ir al colegio- no se a quien han salido) y yo les dije emocionado: "¡Yo seré vuestro profesor!". Contestación: "No tenemos suficiente con tenerte como padre como para que encima seas nuestro profesor". ¡Snif!.

A lo que definitivamente me apunto es a una sesión de onanismo mental comunitario sobre el particular. Poned fecha, sitio y hora.

(Por cierto que hace ya tiempo un joven argentino, lector de este blog desde sus inicios, se lanzó a la piscina. Podría ser un buen guía).

Jorge dijo...

Bueno creo que dentro de poco según los politiquejos estos están poniendo las cosas (me salió la vena catastrofista), el discutir si nos echamos al monte o no dejará de ser una opción.

Ojalá me equivoque.

Gonzalo dijo...

Estoy con Jorge.

Embajador, a tu esposa le dices que la mía sí aceptaría algún pequeño pueblito de la costa irlandesa. Igual por ahí hay acuerdo.

Yo sí aviso que si está muy al norte no respondo. Y ya puestos a ir a la costa, pues ocupamos el monasterio de Skellig Michael.

Pero vamos, que mi primera opción en caso de tener que cruzar fronteras es la vecina provincia hispana de Portugal.

Seneka dijo...

Si, Jorge ha estado muy acertado.

Mi mujer ha avanzado pasos en esa dirección: ahora ya asiente en plan "Bueno, cuando llegue el momento vendemos el chiringuito y nos piramos".

A lo que yo, lacónicamente, contesto: "Despreocúpate, mujer. Cuando llegue el momento tendrás que salir pitando con lo puesto, así que vive la vida ...".

Gonzalo dijo...

Muy acertada tu puntualización a tu santa. Hay que tener el atillo listo.

Embajador en el Infierno dijo...

Dos novedades importantes:

- Anoche cenando volví a proponer el plan a las niñas. La #3 (9 años) que es la decisión en persona, nunca duda, solo hizo una pregunta: "¿Tendremos que ir al colegio?". "No," -dije yo- "seré vuestro profesor". "Pues entonces no se a que estamos esperando"- Dijo ella. Contrario a lo que yo suponía la #3 odia profundamente el colegio, yo creo que se aburre porque mi niña es muy lista (parezco un padre primerizo, lo se).

- Esta mañana he comentado con la dueña la propuesta de la costa irlandesa. Le ha parecido bien: "Así por lo menos aprendemos inglés y no perdemos el tiempo". Importante asunto este para la Sra. Embajadora.

- La principal objeción de mi señora es: "Vosotros los hombres os lo pasareis muy bien criando vacas y arreglando el mundo en el bar, pero las mujeres acabaremos peleadas". Ale, a ver como lidiáis con ese toro.

Seneka dijo...

1.- Lo que le pasa a tu hija con el cole es que se aburre porque la exigencia no está a la altura de sus posibilidades, efectivamente. Si quieres te cuento ...

2.- tu mujer cree que acabarían peleadas porque no es consciente de lo mucho que se necesitarían unas a otras, y que no les quedaría más remedio que apoyarse unas en otras. A menos que lo que le hayas vendido sea una aventura burguesa tipo "Love Boat" en plan granjero. Yo, a eso, no me apunto. Sea cual sea el plan, todo pasa por la vivencia de la pobreza evangélica encarnada hasta el extremo. Intenta evocar una comunidad monástica pero con familias.

Embajador en el Infierno dijo...

Seneka- Cuando te pones en plan serio me acojonas.

Seneka dijo...

Eso te pasa por mentar la bischa.

Gonzalo dijo...

Yo no tengo más que añadir a lo apuntado por Seneka.

Gonzalo dijo...

Bueno, sí:

No sé si es exacto que tú fueras el profesor o que todos seríamos profesores de todos, dependiendo las materias. ¿No?

Yo sigo apuntando Portugal, por si cuela...

Anónimo dijo...

Pues antes cuando la caverna amenazaba con echarse el monte la idea era recuperar España y derrotar a sus enemigos, no irse a cuidar vacas.

Pitufando dijo...

Portugal --> Algarve
Irlanda --> Costa Oeste

Asilvestrados del todo no. Tanto campo es malo. Se necesita un poco de playa para vivir, cargar pilas y soltar malos rollos.
En Irlanda puedo hacer punto al menos ;)

Seguid organizando...

Gonzalo dijo...

También nos queda el seguir rezando por la conversión de los amish, y después irnos con ellos.

Anónimo dijo...

O quedarnos aquí y morir con dignidad española, batallando hasta el último aliento.

C.-

Gonzalo dijo...

La verdad, anónimo, es que mi opción principal sería echarme al monte aquí en España y esperar a que vinieran a por nosotros (porque vendrían, claro, para empezar a recaudarnos su mordida) para entonces liarnos a tortas.

Pero me queda la duda de si realmente quiero ver no al Estado, que ojalá, sino a la Nación ahogarse en la mierda por su propio gusto y con grandes celebraciones.

Yo lo que quiero es vivir de una manera decente y digna, y eso en España -y en gran parte por no decir la totalidad de Occidente- creo que es imposible, sencillamente porque no nos dejarían.

Liarse a tortas... dudo de que merezca la pena. La sociedad a rescatar no se lo merece.

Seneka dijo...

La Cristiandad en Europa, cuando todo se desmoronaba, fue rescatada, básicamente, por pequeñas comunidades que se dedicaban a la oración, el estudio y el trabajo manual. Las familias cristianas de hoy han de ser las nuevas arcas en las que resguardar los muebles frente al diluvio. Cada cual dónde Dios le ponga ... y ahí incluyo las diversas posibilidades aquí barajadas con más o menos jocosidad. Pero eso de echarse al monte a combatir no sé qué cosa ... como que no lo veo. Un poco romanticón ¿no?.

Embajador en el Infierno dijo...

¿romanticon?- ¡lagarto, lagarto!.

Bueno ya lo decía el Papa en el Informe sobre la Fe: que la Iglesia reduciría su tamaño y que su papel era el de la "minorías creativas" de Toynbee.

Embajador en el Infierno dijo...

Por cierto, que en su origen la Orden de Santiago admitía hermanos casados que con sus familias vivían en los monasterios y encomiendas de la Orden. ¡Ojo a este dato!.

Anónimo dijo...

Puede que, efectivamente, no valga la pena luchar por la Patria, pero más que nada porque los que la aman rezuman derrotismo por los cuatro costados.
Si así hubieran pensado D. Pelayo, los carlistas o Agustina de Aragón, hace siglos España no existiría. ¿Para qué enfrentarse en su día al moro y reconquitar España, cuando la inmensa mayoría de la población y la élite que gobernaba hizo el ridículo? ¿Deberían los primeros reconquistadores haberse ido a una isla desierta y crear una comuna católico tradicionalista?
Sobre que nos asquee esta sociedad demasiado como para luchar por ella, precisamente porque queremos una España mejor hay que no rendirse. No entiendo eso de asquearse por como está el panorama y tirar la toalla buscadno salvarse en un reducto propio.
Y es que se lucha por la patria porque es nuestra tierra, no porque nos disguste más o menos la pinta que tiene la sociedad del momento.

Embajador en el Infierno dijo...

Creo que el ejemplo de D. Pelayo es muy pertinente, el de nuestros antepasados carlistas y el de Agustina de Aragón menos.

Y pienso que precisamente lo que D. Pelayo hizo fue constituir una comuna católico tradicionalista, para defender a su familia. El primer golpe de D. Pelayo, donde empezó todo, fue defensivo, no ofensivo. Se defendió de la columna mora que iba a cobrar unos impuestos que él no quería pagar.

Lo de arriba es lo que recuerdo de la historia de D. Pelayo, de modo que bien puede ser que me equivoque, pero así lo recuerdo.

Gonzalo dijo...

Es justo reconocerlo: Touché, Anónimo.

Lo había perdido de vista:

"Nosotros amamos a España porque no nos gusta. Los que aman a su patria porque les gusta la aman con una voluntad de contacto, la aman física, sensualmente. Nosotros la amamos con una voluntad de perfección. Nosotros no amamos a esta ruina, a esta decadencia de nuestra España física de ahora. Nosotros amamos a la eterna e inconmovible metafísica de España."

José Antonio.
19 de Mayo de 1935.

Anónimo dijo...

"D. Pelayo hizo fue constituir una comuna católico tradicionalista, para defender a su familia."

Ya, claro, pero no lo hizo para quedarse en eso. Interpretaciones materialistas a parte, en los restos de España que quedaron en el norte existía la nocion clara de recuperar la Nación perdida, no la idea de montar una célula cristiana que simplemente se salvara del desastre.

Gonzalo, el texto de Joseantonio viene muy a cuenta, más cuando, en realidad, "la eterna e inconmovible España" ha sido siempre una aspiración más que una realidad consumada. Ninguna de las Españas heroicas ha sido santa, pura ni mística, sino una combinación de santidad y podredumbre, tanto en la Reconquista, en la España imperial, durante la guerra contra el francés o en las mismas guerras carlistas donde abundaron las traiciones internas en el bando de la Tradición. Eso por no hablar de su lamentable estado previo a la Cruzada del 36. Si los alzados y quienes los apoyaron hubieran esperado una España ideal o digna de ser defendida, aquí no se habría levantado ni el cocinero del regimiento.

No vale eso de tirar a la basura a España porque no nos guste su estado actual. España es España, podrida o heroica, o podrida y heroica.

Embajador en el Infierno dijo...

"no la idea de montar una célula cristiana que simplemente se salvara del desastre. "- y eso es una interpretación gratuita tuya.

Anónimo dijo...

Bueno, de igual forma que tu idea de que la reconquista nació del empeño de no pagar impuestos es tuya, a la vez que marxistoide.

Seneka dijo...

Este tipo de debates me suele dejar mal sabor de boca, porque es muy habitual asignarle un halo de eternidad a cosas que, por muy bellas y queridas que sean, son sólo constructos temporales. Que además, en mchos casos, dejaron de existir hace algún tiempo.

Para decirlo con toda claridad ... no es que España nos guste o no, es que ya no existe más que en los corazones de algunas familias españolas. ¿Me se entiende?

Y ahora viene la arremetida nacionalista...

Embajador en el Infierno dijo...

No, esa es otra interpretación gratuita tuya.

Yo he referido un acontecimiento histórico concreto, sobre el que he hecho además una importante salvedad y he insertado dentro de un contexto no-economicista, he hablado, en fin, de una chispa, y tu de ahí interpretas que hago una argumentación marxistoide.

A mi me da la sensación que tu haces una interpretación Romanticista y por tanto liberal de la historia, pero como es solo una sensación, fruto de un fugaz intercambio de impresiones, no se me ocurre acusarte de tal cosa.

Y ese es precisamente mi problema con Jose Antonio: después de haberlo leído mucho considero que "romantiza" la Tradición desvirtuándola. Y esto no es una acusación gratuita. El vínculo entre Jose Antonio y los poetas románticos ingleses (particularmente Shelley- lo de que los poetas guían a los pueblos es suyo) resulta evidente.

Lo de "Nosotros amamos a España porque no nos gusta." es una frase muy bonita pero a mi entender falsa por incompleta. (Incidentalmente, me recuerda a lo que me decía un sujeto hace poco: "Una mujer desde que se casa lo que quiere es hacer cambiar a su marido ("mejorarlo"), mientras que el marido lo que quiere es que su mujer se quede siempre como está". (Y para evitar suspicacias declaro que no estoy acusando a Jose Antonio de ser maricón)).

Yo digo que amo a España porque me gusta, lo cual no quiere decir que no me gustaría verla mejor. Me parece que el párrafo del "porque no nos gusta" establece una dicotomía entre el eros y el ágape que no es cristiana, sino espiritualista o intelectualista. La encíclica de Benedicto XVI "Deus Caritas Est" abunda en este aspecto y es muy esclarecedora.

Y paro ya que estoy soltando mucho rollo.

Embajador en el Infierno dijo...

Y si, estoy de acuerdo con lo que ha dicho Seneka que ha escrito mientras mandaba lo mío.

Anónimo dijo...

Sinceramente, creo que no os enteráis o me expreso fatal. He dejado bien claro en mi respuesta a Gonzalo que la visión de España de joseantonio jamás existió, porque no hubo nunca tal pureza en la sociedad española. Lo que rechazo dd plano es que los españoles que se hayan opuesto a enemigos o invassores lo hayan hecho simplemente para conservar un reducto, cual aldea de Axterix, en el que sobrevivir a la peste ambiental, que es lo que parece defenderse aquí, o al menos eso me parece (espero equivocarme).
Lo que defiendo es tan simple como que el español ha defendido a España, y no una aldea búcólica que la que ir tirando por su cuenta (que eso sí que es romántico).

Anónimo dijo...

no es que España nos guste o no, es que ya no existe más que en los corazones de algunas familias españolas.
___________________

Esto, sencillamente, es una aberración. Porque por esa misma regla de tres, tampoco existió en la II República o en la Hispania goda-hispoanorromana invadida por los moros. Si España ya sólo existe en tu familia, enhorabuena.

Anónimo dijo...

Me parece que el párrafo del "porque no nos gusta" establece una dicotomía entre el eros y el ágape que no es cristiana, sino espiritualista o intelectualista. La encíclica de Benedicto XVI "Deus Caritas Est" abunda en este aspecto y es muy esclarecedora.
___________

A esto se le llama mezclar churras con merinas. Vamos, la lectura de España a la luz de la Deus Caritas est... Pufff....

Seneka dijo...

Tienes menos ganas de argumentar aún que yo, así que por mi parte agur.

Además, tengo que descansar que mañana (D.M.) otro churumbel viene a repoblar la España que sólo vive en mi familia. Bona nit.

Embajador en el Infierno dijo...

¿No me digas que tu también eres de los del "no mezclar"?. Que interesante sorpresa. Échale un vistazo a la encíclica y entenderás lo que quiero decir. Eso de rechazarlo de plano con el rollete de la "mezcla" no te deja en buen lugar.

España y su historia sin el catolicismo no se entienden. De modo que las encíclicas son pertinentes. Y aún más cuando lo que uno argumentaba eran conceptos generales que da la casualidad que se explican muy bien en una encíclica concreta.

Y las ideas de defender España y a la vez defender una aldea no son incompatibles, como D. Pelayo demostró. Ya te he dicho antes que la diferenciación que tu estableces es una interpretación gratuita tuya, de modo que no deberías insistir en ello.

Anónimo dijo...

A ver, ¿me puedes decir cuándo he dicho yo que se entienda España sin la Fe? Eso te lo sacas de la manga. Lo que digo es que la Fe ha sido lapidada en España más veces y los españoles no se han limitado a buscar una isla desierta a la que irse.
Y sí, sacar a colación una encíclica del Papa sobre la Caridad para justitificar que a la patria la tienen que dar por ahí para irnos a una aldea idílica, es mezclar churras con merinas. De hecho, tu problema es que desencarnas la Patria del Amor de DIos al renunciar a ella. Dios se hizo carne para que toda realidad humana fuera redimida y glorificada, entre ellas la Patria. Lo contrario es protestantismo.

brigante dijo...

Se podrían conciliar ambas ideas: establecer un reducto en el monte, pero no para aislarse de los problemas, sino con vistas a reconquistar las posiciones perdidas cuando se goce de una posición más solida.

Creo que ambos "bandos" estáis atribuyendo al contrario posturas que en realidad no sostiene.

Embajador en el Infierno dijo...

Pues eso: lo mejor es dejar aquí la cosa.

Gonzalo dijo...

Estoy de acuerdo con brigante. Creo que la discusión no es la que se está planteando y que es perfectamente conciliable una postura con otra.

Iba a matizar algunas cosas pero creo que no es momento. Por mi parte queda pendiente una puesta en común, sosegada y amistosa, de proyectos que conjuguen todo lo aportado: Retorno a modos de vida sin necesidades artificiales, cuidando la correcta formación de la familia o comunidad, y a la vez una estricta formación de espíritu de resistencia primero y reconquista -moral primero, cultural después y luego lo que venga- después.

Pero será más adelante.

Benigno dijo...

Hola,

Una consulta, donde puedo conseguir estos libros en Argentina ?

Desde ya muchas gracias.

Embajador en el Infierno dijo...

Benigno- Dos posibilidades:

1. A través de alguna librería virtual como, por ejemplo, Criteria Club de Lectores.

2. Escribiendo a la editorial (Libros Libres) y pidiéndoles la lista de sus distribuidores en Argentina.

Saludos