domingo, abril 11

Real Madrid y tradición

Nunca acabó de gustarme Florentino, y desde que largó a Del Bosque comencé a detestarlo. Porque fue precisamente mantener al salmantino como entrenador lo mejor que hizo, en su primera época, el actual presidente del Real Madrid.

Y esto fue bueno no porque Del Bosque fuera un excelente entrenador, que lo es, sino porque representaba la conexión del Real Madrid contemporáneo con la tradición madridista. El club llevaba ya unas décadas dando tumbos, yendo de un sitio a otro pero sin acabar de cuajar hasta que llegó del Bosque.

Florentino le echó en el momento en que la popularidad de Del Bosque amenazaba su propio protagonismo. Ese y no otro fue el problema. Y a partir de ahí fue la vuelta a la inanidad.

Anoche escuchaba la rueda de prensa de Guardiola. ¡Que elegancia y que categoría la de este hombre para con el rival vencido!. Me quito mi boina carlista. Esa actitud y ese modo de conducirse es lo que hace grande a un equipo, a un club y a cualquier organización humana. Lo demás viene por añadidura.

La engolada y pomposa mercadotecnia florentinista no va a conseguir devolver al Real Madrid el puesto que le corresponde sobre todo teniendo delante gente de la categoría de Guardiola.

El Real Madrid necesita reconectar con su tradición que, por cierto, no se consigue manteniendo obstinadamente a un jugador como Raul que habiendo sido lo que fue, ya no es. De hecho hace bastante tiempo que dejó de ser si es que fue en algún momento. Si acaso este es el perfecto ejemplo de la confusión que existe en la mente de muchos y en otros entornos entre Tradición y arqueología.

10 comentarios:

Orisson dijo...

Embajador, Raul fue y mucho. Pero, aunque estoy de acuerdo en que es el momento de que el que fue se vaya a un Tokyo F.C ó a un C.D. Celaya que se ofrezca por ahí (además creo que es su intención), creo que sí se debe volver a buscar jugadores como Raúl, a saber: canteranos, españoles y, a ser posible, madrileños. Y echar a tanto homosexual en paños menores.

Un saludo

Seneka dijo...

¡¡Si señor!!

Y que se deshagan de herejes confesos y macarras amariconados de rosario al cuello.

Oeeeeé oeé oeeeeeeeé!!!

Jorge de Castro dijo...

Paso de fútbol profesional, nunca me ha llamado la atención ver un puñado de millonarios en paños menores corriendo (el que lo haga que no son muchos) detrás de un balón. Lo siento pero me parece un deporte de borregos, donde estén los antiguos gladiadores que se quiten las mariconadas xDDD

El depilador de lenguas dijo...

Embajador, a pesar de que contigo no estoy de acuerdo en muchas cosas, desde luego veo que en materia de fútbol sí. Llevo años de tertulias con mis amigos y escribiendo artículos defendiendo a D. Vicente del Bosque y metiéndome con Florentino. Ha sido un desahogo para mi alma futbolera saber que aún hay gente que recuerda cual fue el pecado original del Real Madrid de la actualidad. En cuanto al comentario de Jorge de Castro creo que nunca ha jugado al fútbol porque si viera mi pierna llena de cardenales (ufff, que mal suena esta frase con la que está cayendo) no pensaría que el fútbol es cosa de homosexuales.

fzp dijo...

Te estás metiendo con Raul? Tu yo yo ya no tenemos más que decirnos.

Jorge de Castro dijo...

Depilador, en serio, no tengo ningún interés en tus piernas ni en las de ningún tío aunque sea millonario y juegue al fútbol.

Embajador en el Infierno dijo...

Orisson- Yo no estoy nada seguro de eso. ¿Buen jugador?, sin duda, ¿el absoluto puto amo de la barraca comparable a Puskas o Di Stefano?, ni de coña marinera.

Sobre lo de canteranos y echar a esos que tu dices, pues si, la verdad.

Seneka- Ahora saldrás del armario definitivamente y confirmarás tus origenes ultrasureños. Me lo veo venir.

Jorge- Es curioso, en el colegio teníamos a un profesor que decía exactamente eso. Y además de profesor era arbitro en tercera regional. Su apodo: "El loco".

Depilador- Mira, es un comienzo para un debate constructivo.

fzp- No, si hasta los antisistema más desaforados al final acabáis cayendo por donde todos: el baúl.

Seneka dijo...

El fútbol me la trae al pairo (aún más que a Jorge de Castro). Pero una oportunidad de meter puyita no se debe desperdiciar.

Jorge de Castro dijo...

Embajador en mi colegio también había un profesor que le llamaban "el loco" y el "afeminado" era cura daba clases de religión y le gustaba mucho el fútbol, pero eso a mi no me dice nada.

Orisson dijo...

Emba, efectivamente no se le puede considerar como Di Stefano o como Puskas, pero sí está entre los grandes. Y, sobre todo, ha sido el penúltimo representante de la cantera, del madridismo como buenamente se entiende: un caballero y un currante. Eso, qué coño, se lo ha ganado (a pesar de empezar en el Aleti de niño, que fallos los tiene cualquiera y hasta Raúl es humano...).

Un saludo