martes, junio 8

¿Hablamos como los masones?

Dice AMDG a cuenta del anuncio de una exposición sobre el genocidio armenio por parte de los turcos, que ha inaugurado el arzobispo de Granada:


" “Centro cultural”, “nuevo inicio”, “punto de vista humanístico”… Los católicos hablan como los masones, definitivamente."


Reconozco que me carga considerablemente el concepto ese del "humanismo cristiano", y por eso me parece particularmente sagaz el comentario de arriba. ¿Hablamos como los masones?.

22 comentarios:

Ignacio dijo...

Tu sí; yo no.
Si leyeras la galaxia, lo habrías comprendido hace tiempo.
http://arkesis.blogspot.com/2009/01/el-vigor-y-las-palabras.html

http://arkesis.blogspot.com/2007/03/lecciones.html

Otro día preguntas.

Museros dijo...

Sí (en general).

El otro día el Primado de España hablaba de libertad, unidad y fraternidad en su homilía del Corpus, sin ir más lejos.

Unidad, paz, consenso, estrategia, derechos humanos, acción social, y, sobre todo...la palabra mágica entre las palabras mágicas: "Reforma".

AMDG dijo...

Creo que una vez te dejé un comentario, con bastate sorna, en que te acusaba de hablar como los sindicalistas-funcionarios que institucionalizó nuestra constitución.

Decía algo así que como que ya no se puede dstinguir a un caballero cristiano de un sindicalista :)

Fray_Fanatic dijo...

Yo creo que AMDG ha hilado fino y bastante bien. No es sorprendente, ya que a fin de cuentas vivimos en un mundo basado en conceptos masónicos, a nivel político, socialm económico, incluso religioso...

AMDG dijo...

Divertíos cn esto:

http://radiocristiandad.wordpress.com/2010/06/09/el-idolo-futbol

Seneka dijo...

Pues si, bastante. La jerarquía compulsivamente, cuando lo hace en público.

Lo malo es que a estas alturas ya no hay quien distinga entre quien habla así a conciencia y quien no sabe hacerlo de otra manera.

Charlie dijo...

Bueno, me parece algo neurótico ver una oscura conciencia masónica en expresiones como "nuevo inicio" o "centro cultural". Si en un discurso nos queremos referir al reinicio de algo, supongo que nuevo inicio es una buena expresión. Si queremos hablar de un punto geográfico o físico donde se centran actividades de tipo cultural, supongo que "centro cultural" es una buena expresión. Nuestro idioma está repleto de palabras y expresiones que hemos ido recogiendo de culturas y tendencias a lo largo de los siglos. Otra cosa es que hayamos interiorizado conceptos de ideologías negativas para el hombre. Yo creo que lo que debe preocuparnos son los objetos, no la elección de las palabras o expresiones, porque si no podemos caer en una especie de histeria que ve cosas donde no las hay.

Charlie dijo...

Perdón, me corrijo a mi mismo por usar una palabra incorrecta: "Yo creo que lo que debe preocuparnos son los conceptos, no la elección de las palabras o expresiones..."

Anónimo dijo...

Soy uno de los responsables del Centro Cultural Nuevo Inicio. Con asombro y pena leo los comentarios de AMGD y Embajador acerca de una nomenclatura pretendidamente "masónica" (sic). Por cierto, para huir de anonimatos, mi nombre es Eduardo Segura. Detesto los pseudónimos.
Sus apreciaciones revelan una concepción del catolicismo no ya anacrónica -eso podría ser comprensible en contextos biográficos y culturales como los que han configurado nuestra España, desde Acción Católica hasta los "propagandistas", ahí es nada-, sino profundamente farisaica. Sé que son palabras gruesas, pero no me retractaré. Hablan ustedes como jueces, y sólo como jueces. En cada noticia, en cada vuelta del camino, perciben la amenaza (fantasma, muy fantasma) a la pureza de la fe o al rigor de la tradición. ¿Acaso no ha hecho el Señor nuevas todas las cosas (cfr Apocalipsis 21, 1-5)? ¿No es la vida de cada cristiano un nuevo inicio cotidiano en la senda a la Casa del Padre? ¿A qué tanta actitud hostil y timorata?
Copio parte del texto que preparamos como presentación de la exposición. Recoge el espíritu de lo que estoy explicando. Y, por cierto, quizá ya escribamos como los masones; pero ¿amamos como ellos, o amamos con la caridad de Cristo, ésa de la que habla san Pablo en 1 Corintios 13, 1-13? No obrar así sí sería preocupante, al igual que dejar que el mundo de la cultura siga siendo terra incognita para los católicos de medio Occidente.

LA CRUZ GLORIOSA

La Cruz es, desde el Gólgota, símbolo y señal de victoria, de la victoria del Amor sobre el odio, de la esperanza sobre la certeza de que el mal existe y se hace presente en la Historia. La Cruz es la paradoja en la que el patíbulo es transformado en antesala del Don. El multiforme eco de la dolorosa y cruel herencia de Caín se ha traducido, en el devenir histórico de los pueblos, en tristes jalones ante los que es necesario detenerse para aprender las lecciones de la Historia, magistra vitae. De suerte que, si no para repetirlas, esa ilustre maestra sí nos puede servir al menos para mirar al pasado con humilde pasión, y rezar (...) La sangre de aquellos mártires es savia de un nuevo inicio, en la verdad y en la caridad.
Especial atención se presta en esta exposición al eco que halló la tragedia en las artes. No podía ser de otro modo. La quintaesencia de aquel sufrimiento nos llega en todo su patetismo a través de obras materiales que trascienden lo inmediato, otorgándole el sentido permanente, el significado pleno que aporta la belleza (...). Los verdaderos artistas saben desbrozar el siempre difícil camino que une la realidad con una transfiguración capaz de otorgar eviterna validez al hecho concreto. El arte traza unas coordenadas en las que el mero conocimiento deja paso a la catarsis, y la compasión se impone a la simple lástima. El arte, si es verdadero, es cauce para convertir en eterno lo efímero.
Recordar significa volver a traer al corazón. Y sólo se trae al corazón aquello que merece ser reconsiderado en el silencio, en ese reconciliador proceso por el que hallamos luz en medio de las tinieblas del horror, a través y por medio del amor. Así, recordar nos lleva de la mano al tributo de la gloria merecida por aquellos mártires, y al perdón. No hay memoria histórica que lo sea verdaderamente si se queda anclada en la revancha, en la siempre estéril ley del talión. LA CRUZ GLORIOSA es el símbolo de todo lo que de positivo hay en este mundo, un sumatorio de todos los amores que tienen su fuente y su fin en el Amor que es Dios. Por eso en la cruz «la misericordia y la fidelidad se encuentran, la justicia y la paz se besan» (Salmo 84). Sirva esta exposición como sello y recordatorio de esa verdad permanente.

P. Eduardo Guzmán dijo...

Uy, que yo creo que ésto se ha ido del marco...

¿Hablamos como los masones? Pues a veces sí.

¿Es malo hablar como los masones? Según, cómo, dónde y cuando...

¿Peligra la fe en España por que hablemos como masones? No, mientras hablemos el evangelio, de Cristo, de la Redención... en fin, mientras NO SEAMOS mesones, digo masones.

Anecdota: conozco una parroquia, que en pleno furor postVat, convirtió una ermitica en "centro cultural, recreativo y de comunidad", con su bar y todo. ¿A que suena feo? Pues si os cuento la historia entera no está tan claro el juicio... pero eso será otro día, en otro post.

---

Por cierto, me encanta la editoral Nuevo Inicio. ¿Si os hago publi me mandáis algún librete...? Es broma.

Seneka dijo...

Don Eduardo (Segura, no Guzmán ;) ), me parece claro que utilizar el pretexto de esta exposición para hacer la aseveración de AMDG está cogido por los pelos. De ahí a las conclusiones a que usted llega, hay un abismo.

Yo siento mucho decirle que la insistencia que desde muchos sectores eclesiales hay con el tema del humanismo es cansina por demás, y escamante al máximo, amén de habitualmente estéril. Y como esto, otros muchos temas en torno a los derechos humanos, la igualdad, la libertad, etc, temas todos ellos enjundiosos, pero que en los que un cristiano no debe caer en la tentación de considerarlos como lo hace el mundo. Y el primer paso es hablar como lo hace el mundo.

Precisamente, eso es algo que tiene muy claro D. Javier Martinez, y lo que está haciendo en Granada (no sólo con Nuevo Inicio) lo demuestra. Y, en este sentido, le diré que enfrentarse al statu-quo eclesial impregnado de modernismo defendiendo la Tradición tiene bastante poco de farisaico, y si mucho de valentía.

Un saludo.

Ignacio dijo...

Si os hubierais molestado en leer misenlaces, todo os habría quedado claro ¿quien era el fariseo?

Aqui leo mucho el nombre de Dios en vano.

Mendrugo dijo...

Pues sí, Embajador. Hablamos como los masones: se nos pega leyendo el periódico.
Pero el ejemplo no está muy bien elegido, habiento tantos mucho más flagrantes (también eclesiásticos).
El tema es muy importante y deberías volver a plantearlo. Sobre esto tiene un libro López Quintás, pero lo mejor es el de Gambra que cita Ignacio. Claro que al ser de los años ochenta y estar muy centrado en la manipulación marxista habría que actualizarlo con las últimas perversiones. Te animo a esa tarea.

Embajador en el Infierno dijo...

Estimados,

Gracias por vuestros interesantes comentarios a la pregunta planteada. Perdonad que no os responda uno a uno pero es que voy fatal de tiempo.

Solo quería sugerir a Eduardo Segura que releyera su escrito, particularmente la parte que va desde "Sus apreciaciones..." hasta "...timorata?", y medite si sus acusaciones de fariseismo no son más aplicables a él mismo en, precisamente, sus gratuitas acusaciones, que a un servidor el cual simplemente plantea una pregunta. En cualquier caso y observando la desabrida reacción sospecho que he dado en el clavo. Y simplemente preguntando.

Suscribo lo dicho por Seneka en el sentido que lo "cultural" no es ir a favor de corriente, precisamente, ni por supuesto lo evangélico. Y no me meto en lo que es o no es timorato porque tampoco es cuestión de hacer leña del árbol caído.

Anónimo dijo...

Embajador, dices: "Reconozco que me carga considerablemente el concepto ese del "humanismo cristiano", y por eso me parece particularmente sagaz el comentario de arriba. ¿Hablamos como los masones?". Eso no es "plantear simplemente una pregunta". Es aseverar un juicio.
Por otro lado, mis comentarios, duros, se refieren a 'posts' de los últimos dos meses y medio en los que saltan a la vista elementos que merecen la crítica que realizo. Pero no esperaba que lo reconociese(i)s: quod erat demostrandum, simplemente. Y así de triste.
En ese sentido, el 'post' de Ignacio no tienen desperdicio.
Seneka cae en la contradicción de meter en el mismo saco de lo "eclesial modernista" a quienes hablan de "humanismo", o de "humanismo cristiano", para luego decir que don Javier es la excepción valiente a la regla. Ahora bien, ¿dónde está el vínculo entre las palabras y las intenciones?
Dice Museros que unidad, libertad y franternidad son palabras, imagino, masónicas. Pues hay que repasar el evangelio, amigos míos, jueces de la semántica.
Embajador, no has dado en el clavo. No esperaba que la reacción fuese otra que el enroque. Por eso tan sólo digo esto: a más ver, y que ojalá sea en el Cielo por la Misericordia de Jesús, que como sea por vuestra justicia... necesitaremos algo más que un embajador (en el Infierno).
Y unas últimas perlas:
In libertatem gloriae filiorum Dei.
Consummati in unum.
Qua libertate Christus nos liberabit.
To name a few... Palabras masónicas... Uy, qué miedo tenéis algunos. Ergo, timorati.

Seneka dijo...

D. Eduardo, ya explicará usted (si pasa por aquí antes de llegar al cielo) porque su postura no es de enroque y la "contraria" si.

Puede usted insistir en su juicio adversus phariseos cuanto quiera, pero eso no cambiará el hecho evidente de que todas las palabras mencionadas tienen un sentido muy diferente para el mundo y para un cristiano. Y eso, aunque a usted no le entre en la mollera, no nos da miedo alguno. Muy al contrario, por el hecho de ser perfectamente conscientes de la confusión reinante al respecto, estamos particularmente interesados en hablar del tema con claridad y sin tapujos.

La nueva evangelización no pasa por transmutar el mensaje del evangelio, en eso creo que estaremos de acuerdo.

Seneka dijo...

By the way, ya estaría bien que nos contase el pasaje del Evangelio en el que se habla del humanismo ese.

Ignacio dijo...

¿pero de que coño estais hablando?

No os estais dando cuenta de que en esta discusión por su misma naturaleza habeis caido en la trampa: ¿nueva evangelización? ¿acaso hay una vieja evangelización? o es que seguramente los nuevos evangelistas sean mejores que los que los escribieron, como demuestra el insigne teologo Boff redactando los nuevos diez mandamientos, mas ecológicos; o a lo mejor resulta que ahora cada dia que sale el sol inventamos la realidad y la necesidad del mundo de la fe: a ver si va a ser que sabemos más que Cristo (al fin y al cabo, Cristo no tenía blog)

Estais entrando en una espiral de soberbia acojonante: no es ni Cristo ni el evangelio quien os necesita, sino vosotros a el; y si os habeis dejado enredar por el problema del lenguaje teneis dos opciones: asumirlo y por tanto acabais siendo progres, aunque creais que no, o reconocer los errores, hacer acto de contriccion y enmendar los errores, como decían los "antigüos" evangelistas.
De los comentarios acerca del idioma como evolución me callo, que me caliento en exceso; pero si empezais a calificar con terminos como "positivo" y "negativo" directamente ya empezad a discutir teológicamente las obras de Paulo Coelho, que mandan huevos.

Y "la concepción" del catolicismo es per se una trampa falaz: no hay "diversas" concepciones: hay catolicismo o no lo hay: esa es la primera trampa y habeis picado.

Teneis suerte de que yo no sea creyente, ni sea Inquisidor General: ibais todos a la hogera tras horribles tormentos, panda de herejes.

Embajador en el Infierno dijo...

Eduardo- Sigues cayendo en tu misma trampa. ¿Enrocarse?. Te concedo que es una expresión muy modelna habitualmente usada para denigrar a los que intentan mantener convicciones firmes, contra las que hay poco que argumentar porque no se tienen argumentos. Convicción no es una categoría del gusto del mundo y firme mucho menos. Por lo demás aquí me tienes para seguir debatiendo sobre el particular cuando quieras. Es posible que me enroque pero procuro no salir pitando a las primeras de cambio. Y menos dejando gratuitos insultos y descalificaciones a mis espaldas. Todo muy cristiano, gracias por la lección.

E insisto: he planteado una pregunta. Al contrario que tu otros han optado por dar respuestas divergentes sin entrar en la descalificación personal.

En fin, que nos vamos a quedar con la intriga de en que pasaje del Evangelio aparece lo del humanismo. Para paliar en lo que se pueda el asunto, yo propongo Jn 6, 60-66 como ejemplo de las recomendaciones de Nuestro Señor acerca de la conveniencia de edulcorar el mensaje cristiano.

Anónimo dijo...

Por si quedan dudas lo desaroollaré.

Cultura: Como demuestra G. Bueno, la Cultura funciona actualmente como la Gracia, una Gracia secularizada. Es lo que diferencia al homo laicus del animal: la Cultura.

Podíamos preguntarnos cómo es que proliferan los centros culturales y museos diocesanos a la vez que se elimina de las iglesias la decoración tradicional. ¿Protestantización de la Iglesia?

Nuevo inicio. Nuevo suena a mesianismo secular revolucionario: el hombre nuevo... Inicio, es un escupitajo sobre la idea de tradición que solo admite la restauración, pero no el borrón y cuenta nueva.

La humanismitis ya la habéis tratado.

Serguiremos incordiando.
amdg

Seneka dijo...

AMDG: aunque tus palabras esconden una verdad innegable, hay que contextualizar las cosas. Es como querer rechazar que el Evangelio contiene el "mensaje liberador" porque esas palabras tienen un regusto marxista inquietante.

Por si no lo sabías, el amigo Visconti estuvo involucrado en el nacimiento de toda la zapatiesta cultural y apostólica que Monseñor Martinez tiene montada en Granada.

AMDG dijo...

Es que el judeocomunismo es la secularización del mesianismo bíblico. Eso es bien sabido.

No creo que quienes usan la terminología masónica lo hagan conscientemente. Eso a la vez que les quita responsabilidad individual pone de manifiesto el arraigo del fenómeno.

Pues habrá que pedirle opinión a Visconti...

¿Puedes avisarle?