viernes, junio 25

Peccadilloes

Confesaba hace poco el Fray un pecadillo de madurez: se dedica a escuchar a Fedeguico y compañero protestante en EsRadio.

Pues nada, yo en plan terapia de grupo aprovecho para hacer mi confesión, más tremenda si cabe, y no dejar solo al camarada bloguero: por las mañanas estoy enganchado a Punto Radio.

Si, si, así de fuerte.

Cuando recuperé mi plaza de galeote del PIB, empecé en plan, to motivao, conectando con el resumen mañanero de mercados en Intereconomía (muy bueno, por cierto). Pero la motivación se me pasó pronto.

Pasé seguidamente a Nacho "quiero ser malote pero no se como se hace" Villa, de la COPE. La vergüenza ajena me impidió continuar por más de un par de días.

Y de repente conecté con el sujeto ese de Punto Radio, que no se como se llama, y cuyo tono lloroncete y lastimero en plan "mamá, no se porque los niños me pegan con lo bueno que soy yo y lo mucho que les quiero" resulta tremendamente relajante. Lo cual es necesario cuando a uno le meten una bengala por el culo todas las mañanas a horas verdaderamente intempestivas. No se muy bien porqué pero cuando empieza el tipo a hablar me acuerdo del chiste aquel del señor que se encuentra con 10.000 gallegos que están todos llorando y les pregunta:"¿Porqué lloráis?" y le contestan: "Purque, nus hemos perdido".

Pues nada, en esas andamos.

13 comentarios:

Interruptor dijo...

Pero esas cosas no son pecados, hay que escuchar a todos. Yo no soy asiduo de ninguno en particular, pero a días escucho hasta la SER. Voy variando entre esRadio, la COPE, Onda Cero, la SER y a veces hago zapping en la radio y no sé qué emisora es la que oigo. Pero me gusta saber lo que dicen todos y de qué pie cojea el personal. Es bueno saber lo que dice el gurú del neoprogre, lo que dice el gurú pepero, lo que dice el gurú de… quien sea y así sabemos cuáles son las consignas que nos van a sotar unos y otros en la próxima discusión.

Además, cualquier cosa que pueda ser considerada pecaminosa, ya la has purgado escuchando un par de días a Nacho Villa. ¡¡¡Menuda mortificación!!!

Anónimo dijo...

¡Qué decepción! Siendo tan carlista, tan carlista, suponía que el Embajador era adicto a Herrera en la Onda (y a Sobera, Arguiñano...).

(SPM, qué malo. Si quieres bórralo, es viernes).

Fernando dijo...

¡¡Viva Federico,
vivan los presentadores protestantes de derechas,
vivan los ex-eurodiputados que vuelven a ser locutores,
viva España aunque ya no sea (menos mal) la roja!!

Jorge dijo...

Eres un sentimentaloide xD

Anónimo dijo...

Aprovecho yo yambien para confesarme.

Tengo bastante meditado hacerme del Opus, aunque todavia ni mi señora ni la Obra tienen noticia del tema.
Estoy venciendo las dos ultimas dudas que me quedaban. Una es la del liberalismo y la otra es que tenia pensado no casarme con ninguna opcion para seguir siendo libre.
Creo que a la Obra le ha pasado lo mismo que a la Iglesia en la Guerra Civil. No era de ninugn bando, pero uno de los dos la echó a patadas al otro bando.
La segunda opcion es que solo se puede ser cristiano en comunidad.

"nunca digas de este agua no bebere ni este cura no es mi padre ni nunca sere supernumerario"
Creo que es una frase que le solto alguien al Embajador.

Angel Alvarez

Mendrugo dijo...

Yo tengo mi criterio para valorar las distintas formas de ocupar el tiempo de coche por la mañana: ¡la ira! La ira con que reacciono a las faenas de los demás conductores. En su función, he fijado esta escala:
1.- Rezar el rosario. Es lo que más me baja la adrenalina.
2.- Federico. Oírle me produce un cabreo letífico.
3.- «Emisoras blandas». Me cabrean mucho más.
4.- Mis propios pensamientos. Hacen que me dé a los diablos.

No nombro la música, porque no es capaz de distraerme de mis propios pensamientos.

Desgraciadamente, «veo lo mejor y lo apruebo, pero sigo lo peor».

Y sí. Probablemente el sujeto de esta mañana que fundía el claxon, sacaba el dedo y renegaba... era yo. Pero anda que tú, ¡cómo cambias de carril!

Dhavar dijo...

Eso de las "bengalas por el culo a horas intempestivas" ... ??? (eso sí promete y no estos pecaíllos de cuarta división)

Fray_Fanatic dijo...

Gracias por solidarizarte, Emba. Que los pecados [confesados] en compañía parecen menos malos :D

Mendrugo: Si alguna vez en mitad de un atasco veo a alguien rezando el Rosario al volante, me avergonzaré tanto de escuchar a Federico que lo más probable es que done la radio del coche para obras pías.

Embajador en el Infierno dijo...

Interruptor- Yo no creo que haya que escuchar a todos. Sin escucharlos se sabe de que pie cojea el personal, son todos tremendamente predecibles y por tanto aburridos. No se salen del guión marcado.

Anónimo- Lo de Herrera y Sobera no lo entiendo. Lo de Arguiñano un poco más. De hecho hasta que des-sintonizamos la TV era un fidelísimo seguidor. Se dice que el padre de "Carlos" Arguiñano fue uno de los pocos carlistas que marchó a Rusia con la División Azul.

Fernando- ¿Que te han dado, macho?¿Te has echado novia?¿Has ido a una Misa tridentina cantada?¿Esos fervores?. Je, je...

Jorge- Si, lo reconozco, la pena me puede.

Angel- La frase esa que pones la dice mi primo el numerario. No entiendo bien la referencia esa que pones de que la echaran de no se que bando, a ver si me la explicas. Y sobre tu decisión, me temo que sobre eso no puedo opinar.

Mendrugo- Comparto 100% el "ranking de la ira". Pero por alguna razón esta emisora "blanda" me relaja. Aparte del Rosario lo que me baja/sube la adrenalina es mi trabajo, que es muy intenso desde el primero minuto de la mañana, pero que me obliga a concentrarme en cuestiones que no son de vida o muerte y por tanto me sube la adrenalina pero me baja la ira. Es como hacer puenting.

Dhavar- Como le digo a Mendrugo, uno entra a trabajar bastante temprano, y desde el momento que piso el departamento estoy en actividad frenética. No es eso de llegar, tomarse el cafelito, repasar el periódico, charlar con los compañeros y entonces ponerse a currar un poco que se nos echa el tiempo encima. No, nada de eso. Desde el primer minuto, a veces incluso de camino al trabajo, ya va uno estresao.

Fray- Si, tienen un extraño efecto catártico.

Mendrugo dijo...

Déjame que le eche un dicterio a Fray Fanátic, de coche a coche:
—¡Fraile tenías que ser, aggiornato!
¿Te parece increíble que el de delante vaya rezando el Rosario? Si fueras medio pío sabrías que, en hora punta, Madrid y circunvalaciones está abarrotado de coches que van rezándolo. Por el tubo de escape exhalan incienso, que sube como el de Abel. Y por eso avanzan sin prisa, cual fila de monjes por el claustro.

En cuanto a esa frase chocarrera, Embajador, no quise contestar a Ángel pero me parece de cuarta que te la diga tu primo el numerario. Otra prueba del pendulazo actual del Opus hacia la patanería. Yo sé muy bien quién fue mi padre, y tú igual. ¡Y decírselo a un primo...! «Familiaridades» llamaba a eso San Josemaría.

Iba a afearte también la metáfora de las bengalas pero caigo en la cuenta de que a mí me decían algo parecido sólo que con guindillas... Ya te abroncaré por otra cosa.

Ya ves que estoy con un cabreo ciego. Culpa tuya, que me has hecho poner Punto Radio.

Embajador en el Infierno dijo...

Mendrugo- Mi primo es casi como mi hermano. Nos criamos y crecimos juntos, pero literalmente. O sea, que se puede permitir ciertas "familiaridades" con absoluta paz.

Mendrugo dijo...

Bueno. Y como estoy en racha, voy a decir algo sobre esas vocaciones a la Obra, tardías y no pensadas.

En efecto, in artículo mortis se lo proponen a cualquiera. Te hablan de las indulgencias, del Buen Ladrón, de los jornaleros de la hora undécima... Seguro que yo también pico, porque en esas circunstancias uno procura no ser soberbio y está deseando sacarse un billete para el Cielo. Pero cuando me presente a San Pedro mirará la lista y dirá:
—Mm... Mendrúguez de Balaguer, ¿eh? ¡A éste triple ración de purgatorio!

Y lo peor será que detrás llegará el Nacho Vicéns, contoneándose, vestido de ad-lib fashion total... y le abrirán las puertas del Cielo. Yo protestaré:
—¿Es que para ese lechuguino no hay purgatorio?

Y él se volverá con desprecio:
—¡Uy, chato, claro que no! Eso es para vosotros: los de Tercera Clase. ¿No te has leído los Estatutos?

Álvaro dijo...

Error mi estimado Mendrugo. Vicens se girará al oirte preguntar, te sonreirá con sonrisa de oreja a oreja y se fumará un puro.