sábado, octubre 9

Lo mejor de Londres....

...no es el palacio de Buckingham, ni el Museo Británico, ni el Big Ben, ni todas esas cosas. Lo mejor de Londres es Brompton Oratory.

Servidor ha estado brujuleando recientemente por los dominios de su Graciosa Majestad y sus no menos graciosos súbditos. Un par de días nada más, por razones laborales.

Mi intención primera y clara era la de asistir a Misa de seis de la tarde en Brompton Oratory. La peculiaridad de esta Misa es que es en latín (Novus Ordo). Además por Brompton todavía (¡todavía!) no han pasado las excavadoras del espíritu del concilio y por tanto el altar (pedazo de altar) sigue en su sitio, y el raíl de la Comunión también. Ultimamente han añadido un altar lateral dedicado al Beato Cardenal Newman, que era oratoriano por cierto, y que han puesto detrás de una magnífica estatua de San Pedro (simbolismo a tope el de estos ingleses).

El primer día llegué casi al humo de las velas (enormes velas) pero todavía pude comulgar. Y el segundo no llegué a Misa, pero si a la Exposición del Santísimo (sobrecogedora Exposición, por cierto, en ese pedazo de altar con esas enormes velas y la custodia arriba del todo con un telón púrpura detrás). La iglesia bastante llenita, con gente de toda condición. Se veían bastantes señoras con sus mantillas, sobre todo africanas y asiáticas. Un silencio sepulcral celestial y todo el mundo con un cuidado tremendo por no romperlo. Todavía se estila por aquellas tierras la doble genuflexión cuando está el Santísimo expuesto. Costumbre que al parecer se ha ido relegando hasta en los más catoliquísimos colegios de Expaña.

Todo como muy carca y tal y cual. Pero lo cierto es que allí se palpaba oración intensa, uno se sentía acogido, arropado y confortado por la más variopinta comunidad, y  a la vez se respiraba en el más absoluto silencio un sentido fuerte de identidad católica.

Una de esas ocasiones, en fin, en las que uno entiende las palabras de San Pedro: "Hagamos tres tiendas...".

Cuando Juan Carlos de Borbón fue por primera vez a visitar a su prima Elizabeth yo era un niño, pero recuerdo que mi abuela (monárquica juanista) me contó encantada las palabras de un periodista: "Juan Carlos ha tenido que ir a Inglaterra para sentirse auténticamente como un rey". Lo decía por todo el pomp and circumstance del que fue rodeado.Al final somos hombres, no ángeles y necesitamos de las cosas que nos entran por los sentidos.

PD. Me pone D. Terzio en los comentarios este enlace donde se pueden encontrar una buena ristra de fotos con las que apreciar lo que digo arriba. Gracias D. Terzio.

27 comentarios:

Terzio dijo...

Aquí, más:

Misa en la dedicación de la capilla del beato Newman en el Brompton Oratory de Londres

'

Maite C dijo...

No conozco esta Iglesia y me dás una sana envidia por lo que cuentas.

Veo que Terzio aporta unas fotos magníficas de la capilla y es una auténtica maravilla.

También la celebración de la Santa Misa anterior al Concilio resultaba mucho más solemne. Reflejada queda en dichas fotos.

Embajador en el Infierno dijo...

D. Terzio- Muchas gracias por el enlace, lo he puesto en la entrada.

Maite- La Misa que se celebra no es la anterior al Concilio, sino la forma ordinaria del rito. Lo que pasa es que el Concilio nunca dijo que había que cargarse los altares, ni que había que abandonar el latín, ni que la Misa debía celebrarse de espaldas al Sagrario. Estos oratorianos son fieles al Concilio.

Capuchino de Silos dijo...

La entrada preciosa y de envidia.

Las fotos de D. Terzio una delicia.

Todo un lujazo. Muchas, muchas gracias

Maite C dijo...

Yo creía que era una Misa del Concilio de Trento promulgada por San Pio V. Por eso he comentado anterior al Concilio Vaticano II.

¿Sabes de algún sitio en España que se celebren estas Misas?.

Un saludo.

Embajador en el Infierno dijo...

Capuchino- Muchas gracias a ti.

Maite- En los centros del Opus Dei se celebra habitualmente la Misa en latín, según el Novus Ordo y de cara al Sagrario. No conozco ninguna parroquia donde se celebre así la Misa.

Interruptor dijo...

Cuando estuve en Viena, fui a misa en San Carlos Borromeo porque era en latín y así podía seguirla sin problemas (excepto la homilía que era en alemán y no entendí un palabra).

La verdad es que también comprobé que uno siente mucho más la religiosidad del personal fuera de “la católica España” que aquí.

Cuando pueda ir a Londres (espero poder algún día) visitaré ese templo. Gracias por la información.

Javier Vicens y Hualde dijo...

En el enlace de don Terzio alguien ha puesto un comentario y ha suscitado un par de divertidas réplicas.
El comentario: wow, what eye candy!!!!
Las réplicas:
1. Remember... "eye candy" in many places denotes something pretty but devoid of substance. In point of fact, what one is seeing is liturgical beauty.
2. In Australia (and probably other non-US English-speaking countries), when the term "eye-candy" is used, it always has a lascivious overtone. So when I see this written to describe the Sacred Liturgy, it causes discomfort.

Anónimo dijo...

Gracias por esta entrada embajador. Mi mujer y yo estuvimos el año pasado por estas fechas, y por supuesto visitamos el Brompton Oratory. Lástima que no fue en una misa, pero fue un placer entrar en este santo lugar y empapaparse de su belleza y silencio. Por cierto, mi mujer llegó a la iglesia con un dolor infernal en su maltrecha rodilla, y buen rato sentada en el Oratory rezando le vino de perillas. Después paseamos por la zona trasera de la iglesia, por unas calles que recomiendo a todo el que vaya.

Un saludo de

Rise.

Anónimo dijo...

Maite, en el Oratorio del Caballero de Gracia se celebra según el Novus Ordo en latín una vez al mes. Creo, pero de eso convendría asegurarse, que es el último Domingo de mes al mediodía.

Hace poco volví de Londres, a donde acudí con unos amigos con motivo de la beatificación del Card. Newman. Fue una experiencia inolvidable. Me encantó el ambiente de toda la ciudad, sus calles, sus gentes... Aunque como dijo un amigo londinense, lo que conocí era una parte muy pequeña -y selecta, pensé yo- de la sociedad británica.

Me gustó particularmente el barrio de Hampstead, por donde paseamos antes de pasar a visitar a algunos amigos de Netherhall.

Por cierto, Embajador, fuimos con una bandera española con el Sagrado Corazón que gustó mucho. Aparte de los españoles que se acercaron a saludarnos en la vigilia con el Papa, llamó mucho la atención de los extranjeros. La mía me la regaló mi novia del bazar de la CTC y un sacerdote inglés me pidió una para él y me dejó su dirección, así que tendré que hacer otro pedido. Fue una buena idea la que tuvisteis al hacerlas.

J.I.-

Embajador en el Infierno dijo...

Interruptor- De nada. Hay una parte del catolicismo inglés (no toda, ni siquiera la mayoría) que es peculiar por sus peculiares circunstancias. Una cosa que si es común a todos es el sentido fuerte de comunidad (valga la redundancia).

D. Javier - Bueno, la expresión esa de "eye candy" la verdad es que se utiliza mucho para estas cosas y con la mejor intención del mundo. Las replicas me parecen apropiadas pero tampoco es como para ponerse excesivamente estricto.

Rise- De nada hombre. Si te digo la verdad no conozco las calles de detras del Oratory. De modo que la próxima vez echaré un vistazo.

J.I.- Gracias por la referencia de Caballero de Gracia, no lo sabía. Hampstead lo conozco bien. En Netherhall pasé un año. Y tengo que confirmar que lo de la bandera con el Sagrado Corazón ha sido un bombazo. Allá donde vamos, nos la quitan (literalmente) de las manos.

Maite C dijo...

Te agradezco J.I. tu información sobre el Oratorio del Caballero de Gracia.

Un saludo

Seneka dijo...

En Caballero de Gracia es la Misa de 12:15 del último domingo del mes.

También en Madrid, en la Parroquia del Santísimo Cristo de la Salud (Calle Ayala, 12) hay Misa en latín los festivos de la temporada de invierno a las 18:00.

Fernando dijo...

Bienvenido a casa, Embajador, me tenías preocupado. Si el motivo de la ausencia fue (entre otros) un viaje a Londres pues ha valido la pena, sin duda.

Brompton Oratory ... ¡Cómo me impresionó la primera vez que fui a Londres, hace 20 años! Por el nombre (oratory) pensaba que sería una capillita diminuta, en un rincón cerca del Museo de Ciencias. ¡Vaya sorpresa al llegar y ver el tamaño y la belleza y la seriedad de todo!

Yurremendi dijo...

Una monada, pero las dos menorás en el presbiterio no tienen mucho sentido, me parece a mí. Peccata minuta...

Javier Vicens y Hualde dijo...

Por eso me parecían divertidas las réplicas. Me imaginaba a un españolito abriendo mucho los ojos en san Pedro y exclamado ¡qué guay!
Y a un tipo serio afeándole la conducta con un: "It causes discomfort."
Creo que no le he agradecido la entrada: ¡gracias!

eligelavida dijo...

¡Qué buena crónica! Dan ganas de ir...

Anónimo dijo...

hmmm, o sea que usted muy amigo del estilo de las misas neocatecumenales no será, pese a que arraiguen a toda esa masa juvenil que tanta esperanza nos da para tiempos mejores

Javier Vicens y Hualde dijo...

El estilo de las misas neocatecumenales si puede hablarse así- no tiene nada que envidiar al del Bomptom Oratory de Londres. Si de estilo hablamos, a los de las Catacumbas, el del Bromptom les parecería excelente.

Embajador en el Infierno dijo...

Seneka- Gracias por el apunte.

Fernando- El motivo de la ausencia realmente es el mucho trabajo. Espero ir rehaciendome poco a poco.

Yurremendi- Ya estabas tardando, je, je.... En serio, me parecía curioso que nadie hubiese mencionado el asunto. Porque no son precisamente pequeñas. Tendrán alguna buena razón para estar ahí, digo yo.

D. Javier- Muy bueno el ejemplo.

Eligelavida- Muchas gracias. Te aseguro que es para no perdérselo.

Anónimo- No se cual es el estilo de una "misa neocatecumenal". Las únicas a las que he asistido oficiadas por curas de ese movimiento eran Misas perfectamente normales si no fuera por lo del canto de los salmos con guitarra. Le confieso que lo de los salmos con guitarra en una Misa a mi no me llega, la verdad. Aunque es cierto que en momentos de euforia espiritual en la intimidad del hogar los he cantado al estilo neocatecumenal. Y sobre arraigos en masas juveniles haciendo cosas "creativas" en la Iglesia católica se ha tenido larga experiencia del tema a nivel parroquial y los resultados no han sido el arraigo en la madurez. Comprenda que esa clase de argumentos provoquen mi escepticismo.

Yurremendi dijo...

Embajador: Se mire por donde se mire, poca explicación tiene el colocar una menorá en la iglesia, mucho menos el colocar dos (!). En el Templo de Salomón había una. Y la traducción (y explanación) cristiana consiste en los seis cirios del altar más el Crucifijo central, Lux mundi. ¿Ya tenemos "menorá" en toda Misa solemne!

Y si es para congraciarse con los judíos y hacer como en la sinagoga (Dios nos libre), que coloquen una menorá con un número de brazos par (lo más corriente es ocho), lo que se hace precisamente para evitar la blasfemia.

Embajador en el Infierno dijo...

Yurremendi- No tengo ni idea del porque de los menorah. Lo de que los coloquen para congraciarse con los judios no me cuadra nada. Será cuestión de preguntar a los mismos oratorianos.

dimas dijo...

El pasdo diciembre estuve en Londres pero me faltó tiempo para ver entre otros The Oratory.Gracias por este explicación y detalles.

Anónimo dijo...

"Lo que pasa es que el Concilio nunca dijo que había que cargarse los altares, ni que había que abandonar el latín, ni que la Misa debía celebrarse de espaldas al Sagrario."

Pues si nunca lo dijo, todos los obispos españoles en pleno debieron de entenderlo mal, porque mandaron ejecutar o dejaron que se ejecutaran (y siguen haciéndolo todavía) todas esas acciones que Vd. dice.

Embajador en el Infierno dijo...

Dimas- Pues la próxima vez no te lo pierdas.

Anónimo-No deje usted de leer la constitución apostólica Sacrosantum Concilium sobre la Sagrada Liturgiay verá lo que el Concilio dijo y no dijo. A la luz de tal documento resulta ocioso (o cosas peores) juzgar la actitud de los obispos españoles. El asunto es claro como el agua.

Anónimo dijo...

volviendo al tema de las misas neocatecumenales, ¿entonces le parece correcto que en las misas de las comunidades comulguen sentados (sólo se levantan para recibirlo), y además en las dos especies, pan ácimo y vino? A mí sí, puesto que lo segundo fue declarado ad experimentum y por tanto con la aprobación, aunque sea temporal, de la Santa Sede, así como el resto del carisma neocatecumenal, todo ello ya aprobado definitivamente en los Estatutos y con las enmiendas correspondientes que estimaron adecuadas.

Llegados este punto, se preguntará para qué menciono pues todo esto. Pues porque a veces este blog y sus comentaristas tienen un tinte cuasi-lefebrviano (esto es, acato las consecuencias del concilio vaticano II, que efectivamente se entendió muy mal, pero con la boca pequeña y deseando que la Iglesia vuelva a las formas del rito extraordinario).

Creo que sufren de un exceso de solemnidad en las formas, y mira que Jesús hablaba con un lenguaje sencillo. El problema del rito extraordinario es que reviste la Eucaristía tan boatamente que parece diluirse lo esencial. Y todo ese romancerismo no tiene su origen sino en el cesaropapismo.

Embajador en el Infierno dijo...

Anónimo- Es usted muy dueño de pensar lo que quiera. Le pido, eso si, que tenga usted cuidado con las etiquetas que pone y la manera tan alegre que tiene de juzgar la conciencia de las personas.

Muchas veces en mi blog he dejado claro y sentado que las formas neocatecumenales no van conmigo. Me he guardado muy mucho, sin embargo, de emitir juicios sobre la fe de los miembros de dicho movimiento. Conozco a algunos a los que verdaderamente no merezco desatarles la correa de las sandalias. Pero eso no quiere decir que esté perfectamente de acuerdo con las formas que usted menciona. Y si, las formas son importantes y usted piensa exactamente igual, porque si no lo pensara verdaderamente no les daría ninguna importancia, y si que se las da.