domingo, noviembre 7

Tres Misas

Martes, Todos los Fieles Difuntos. Llego a la última Misa de una de las dos parroquias que hay en mi barrio. Pensaba acudir a la última Misa de la otra parroquia, que empieza una hora antes, pero un atasco inesperado y monumental me lo impide. Mosqueo porque se me ha roto la tarde. Los renglones torcidos hacen su aparición. Misa solemne, con un coro que está inmenso, incienso a raudales (me encanta el incienso), y la mejor homilía que he escuchado en mi vida. La gente lloraba, literalmente. El cura casi no puede acabarla.

Terminada la Misa voy a pedirle al párroco copia del sermón con la aviesa intención de cascarlo en el blog (con su permiso, obviamente). Llego tarde. Me informa que siempre los rompe en cuanto llega a la sacristía.

*********************************

Miércoles, 3 de Noviembre. Esta vez si que llego a la Misa que se celebra en la que ahora es mi parroquia (la de arriba lo fue hasta que nos casamos). 3/4 de entrada. Lo cual no está nada mal en una Misa entre semana para la iglesia media de Madrid. En este barrio es lo habitual. Cuando quedamos unos 15 en la cola de la Comunión al cura se le acaban las formas. Tiene que ir a por más. El párroco me comentaba el otro día que las dos parroquias del barrio juntas son las que distribuyen más Comuniones de toda Europa. Yo no sabía que se contabilizaran estas cosas, pero al parecer así es. Los confesonarios suelen estar también bastante animados.

********************************

Domingo 7 de Noviembre. Vamos a Misa de 12 en la primera parroquia, la de toda la vida. Templo estilo "remordimiento" como acertadamente definió un comentarista aquí. Bastante fea, para que nos vamos a engañar. Y sin embargo mi señora insistió en que ella se casaba en su (nuestra) parroquia por muy fea que fuera, porque era su parroquia y eso es lo que todo buen católico debe hacer. Que el Matrimonio es un sacramento y no un acontecimiento social. Amén, Jesús. Me llevó 35 años entender lo que significaba el retablo. Cuando lo entendí me encantó.

En fin, la Misa de 12 es la Misa guitarrera. Lo ha sido siempre. A juzgar por su edades sospecho que el coro actual lo componen los mismos que lo componían cuando éramos adolescentes. No acabo de concluir si esto es buen o mal signo. En cualquier caso, ando dándole vueltas al porqué de esa incoherencia en la mezcla de un edificio (templo) tan sumamente abstracto e incomprensible para el común de los mortales, y una música tan emotivista. Porque nadie me quita de la cabeza que los que en su día propugnaron esa arquitectura, fomentaban también esa música. La conclusión preliminar prefiero no escribirla porque me estoy esforzando seriamente en promover la Esperanza en general y el buen rollo en particular.

9 comentarios:

AMDG dijo...

Uno de noviembre, Fort Worth, Texas, Iglesia catedral de san Patricio (creo). 12 de la mañana. Genuflexiones e inclinaciones antes de entrar en el banco. Angelus a las 12. Media entrada. Algunos velos. Dos madres con recua de niños bastante modosos. Nada cantado (tras vivir en Alemania me extraña). Comunion en las dos especies. El personal que no toma del Cáliz hace una inclinación profunda al pasar delante de el.

Fernando dijo...

¿La mejor homilía de tu vida? Comprendo que estuvieras triste por no haberla retenido. Me quedo pensando, ¿cuál es la mejor homilía que he oído nunca? Casi sale para un concurso en el blog, ¿cuál es la mejor homilía de tu vida? (como oyente, no como orador, claro).

Muy acertado lo de la arquitectura post-Concilio y la música para la que fue hecha. Muchas iglesias de esa época muestran la angustia de aquel momento desorientado, nada que ver con la música alegre -guitarras y demás- de nuestras Misas actuales.

Joaco dijo...

Para misa especial y con salero, esta:

http://www.hispaniainfo.es/web/?p=13373

..y parece que se va a repeir todos los domingos a las 11.

rojobilbao dijo...

Cuando voy a Madrid voy a misa a la parroquia María virgen Madre, en la avenida MachuPichu, pero bien a gusto conocería la misa primera que has señalado, ¿el lugar? silvuplé.

Museros dijo...

A lo mejor conoces estos libros, pero por si acaso (y te resultaran de interés y utilidad):

No Place for God, de Moyra Doorley.

Ugly as Sin, de Michael S. Rose.

Creo que su contenido confirmaría lo que imagino son tus "conclusiones preliminares".

Saludos.

Museros dijo...

Por cierto, todo un detalle digno de ser alabado el de la señora Embajadora, insistiendo en casarse en su parroquia.

El otro día me comentaba un sacerdote de una de estas parroquias con iglesia "de las de ahora" que, en dicha iglesia iba a casarse una catequista de la parroquia. Y que era el primer matrimonio que allí se celebraba en casi diez años.

Anónimo dijo...

Muy muy bueno.

Embajador en el Infierno dijo...

AMDG- Ya me contarás que hacías tu en Fort Worth.

Fernando- Pues si, Fernando. Es que pegó donde más duele pero de una manera delicadísima y emocionante. Una cosa increíble.

No se si tu antiguo párrafo es irónico o va en serio. Lo digo porque esa arquitectura horrenda y esa música alegre es de la misma época. Lo mío no son las misas guitarreras, digo.

Joaco- Estuve pensando ir hoy, pero al final no ha podido ser. ¿Has ido?

Rojobilbao- Si que te vas lejos.

Museros- El de Michael S. Rose lo conozco, pero ninguno de los dos los he leído.

Mi señora no ha sido nunca particularmente activa en el ámbito parroquial (lo es dentro de su organización apostólica) pero hay ciertas cuestiones que las tiene como muy incrustadas.

Joaco dijo...

Embajador: he estado hoy en el Valle. Un día frío y húmedo, con niebla y lluvia. Miles de asistentes desplegados en la explanada frente a la Abadía y otros miles que no han podido entrar, atrapados en los atascos de las carreteras que llevan al Valle de los Caídos.
El Valle de los Caídos es un lugar que me gusta: transmite una Paz muy especial. Yo voy de vez en cuando a la misa de la Basílica, a la que solía ir muy poca gente. Hoy el gobierno ha conseguido movilizar a miles de personas para una misa fría y lluviosa al aire libre. Creo que solo ZP y Rubalcaba podian lograr este milagro: reconozcámosle el mérito.
Ah, y bellas las palabras del Abad antes de la misa... y la homilía.. todo bastante especial.