viernes, noviembre 26

Una interesante crónica

Por ser quien es (amigo de internet y, de momento, "externo" al asunto) y por lo bien que está escrita recomiendo leer la crónica que Jorge P ha escrito acerca del acto en el Cerro de los Angeles el sábado anterior al Domingo de Cristo Rey. Pinchando aquí.

Jorge menciona el discurso de Javier Garisoaín, nuestro Secretario General, donde insistió como otras veces en que los carlistas no proponemos soluciones sino principios y que las soluciones son cosa de las personas en sociedad. Pero, con todo lo que me gusta esa idea, se me quedó más en la cabeza su insistencia (lo viene haciendo desde hace tiempo) en que los carlistas, como católicos que somos, estamos en política por amor al prójimo y que ese amor debe hacerse efectivo en lo concreto, y lo más concreto es el trato que tenemos con las personas. Como para darle más de una vuelta. Este Garisoaín mezcla de maravilla.

Fotos del acto (¡Salgo yo!) aquí.

11 comentarios:

Capuchino de Silos dijo...

Me encanta.

Jorge P. dijo...

Muchas gracias, Embajador! El mérito, por supuesto, es del acto en sí.

La verdad es que esa idea, desde la primera vez que se la leí a Javier Garisoaín, me impactó por lo novedoso y al mismo tiempo tan de verdad y tan "de siempre".

En definitiva, un placer haber asistido.

Un abrazo!

Maite C dijo...

Me he perdido un gran acto y lo siento de verdad. Pero es lo que tiene vivir a tantos Kms de distancia.

Espero algún día poder acompañaros, lo digo de corazón.

Capuchino de Silos dijo...

Me expresé mal. Me encantáis.

Un abrazo

Yurremendi dijo...

¡Estás como un tren, oyesss...!

Daniel Ballesteros dijo...

En lo que a mi respecta ya os comenté que fue todo un placer, pero quisiera añadir tres cosas (con total franqueza):

1º. Sois honestos, duros, correosos, católicos y además tenéis los huevos de llevarlo con orgullo... en mi opinión eso os hace peligrosos para los sinvergüenzas que gobiernan esta barca llamada España.

2º. Lo anterior hace que os tenga un afecto especial, porque sois la única gente normal (¡con las familias!) metida a política que me da confianza.

3º. Tengo la impresión de que cada vez vais a atraer a más gente, aunque espero que nunca demasiada para que, siendo pocos y buenos conservéis vuestro espíritu y esas virtudes que nunca son cosa de multitudes.

Un abrazo.

Embajador en el Infierno dijo...

Maite- A ver si es verdad.

Yurremendi- No, esa no soy yo. Yo soy un tío.

Daniel- Igualmente fue un placer para mi conocerte y espero que nos podamos ver con alguna frecuencia.

Dejame que te conteste también con total franqueza a tus muy amables palabras:

1. No somos ni una fracción de lo honestos, duros (duro yo?),correosos y católicos que fueron los que nos precedieron. Te lo garantizo.

2. A mi me causó exactamente (te lo aseguro, exactamente) la misma impresión (¡con familias!) la primera vez que fui, como dice JorgeP, de "novato" a un acto carlista. Y aquí me tienes. No entendía mucho y no estaba de acuerdo con bastantes cosas, pero me sirvió que fueran católicos, españoles y con familias. Lo demás vino con el tiempo.

3. Si resulta que estás en lo cierto y tenemos algo de lo bueno que dices, entonces ya sabes que no está la luz para esconderla. No se trata de preservar (conservar) sino de transmitir (tradición). Y a cuanta más gente mejor.

Yurremendi dijo...

¡Uy! Mil perdones, Embajador. Tenía la cabeza en el blog anterior y no me había dado cuenta de que ya estaba en el tuyo...

Maria Jesus dijo...

Pues es una magnífica idea

Anónimo dijo...

No tiene nada que ver, pero me ha parecido muy interesante esta entrada:

http://pensamientodisidente.blogspot.com/2010/11/induce-deliberadamente-al-error.html

Embajador en el Infierno dijo...

Maria Jesus- ¿Qué es lo que te parece una magnífica idea?