lunes, diciembre 13

Cómprale un queso a este buen hombre

Odio el queso. No lo soporto. Ninguno. Ahora a eso se le llama "intolerancia a la lactosa" o algo así. Y debe ser verdad porque tanto mi madre como mi mujer lo han intentado de todas las formas posibles, y nunca ha colado.

En cualquier caso.... pincha aquí y cómprale un queso a este maestro quesero. Te diré porqué:

Hace algunos meses, el club carlista de montaña de Madrid organizó una excursión a la chorrera de San Mamés. Ibamos alegres y felices con nuestras banderas (una con la cruz de Borgoña y otra de España con el Sagrado Corazón). Cuando pasamos por delante de la quesería de este señor, salió el hombre corriendo detrás nuestra con un queso inmenso. Nos lo regaló y dijo:

- Yo es que cuando veo a alguien con la bandera de España, me emociono.

Obviamente, cuando vuelva el rey a España los carlistas de Madrid removeremos Roma con Santiago para que este hombre sea nombrado "Quesero mayor de las Españas", con Grandeza de España incluída, por lo menos.

Mientras tanto cómprale un queso. Dicen los entendidos (o sea, el resto del club carlista de montaña de Madrid que no es quesófobo) que era extraórdinario.

10 comentarios:

Al Neri dijo...

Yo no lo compraré, pues tengo el mismo problema que usted, seguro incluso que más agudizado. Es oler cualquier queso y darme arcadas.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Pues me pilla un poco lejos... Que si no. Además, ceno queso casi todas las noches.

Llama la atención, cuando vas de paseo por las españas que todavía queda mucha gente sencilla y profundamente patriota, sin chovonismos ni facheríos repugnantes de toros y gomina.

Gonzalo dijo...

Hummmmm... siento cierta desconfianza de quien no gusta del queso o del vino. No pueden ser normales.

Así que te pongo en cuarentena.

:-)

Gonzalo dijo...

Jo.... lín:

"Curso contínuo de ganadería sostenible y trashumancia: cría, manejo y explotación."

Por fin un curso interesante en intesné. Aunque no creo yo que mi santa, a estas alturas, me deje cambiar teclas por cuernos y ubres. Jo, y encima así dicho ni de coña.

"Los maceros" dijo...

De este hombre si que se pued decir lo de "tres acres y una vaca". Que maravilla de vida la suya.

Un abrazo.

Maria Jesus dijo...

Bueno hombre, si te pones así.....

Feliz Navidad

Embajador en el Infierno dijo...

Al Neri- En esto pasa como con el carlismo: somos más de los que nos creemos. En cualquier caso, seguro que se lo puedes regalar a alguien.

Subdirector- Hombre, se puede comprar por internet. Y si, mi de acuerdo con esa apreciación suya. Lo comprobamos cada vez que salimos fuera de Madriz.

Gonzalo- No es que no me guste, sino que tengo "intolerancia" (al queso y a otras muchas cosas, para que vamos a engañarnos). De cualquier manera haces bien en desconfiar. Y cuidadito con lo que le propones a la pariente a ver si vamos a tener una desgracia.

Maceros Y el lugar es estupendo, te lo digo porque lo he visto.

María Jesús- Venga que ya estás tardando.

AMDG dijo...

Bien pensado se trata del líquido excretado por la glándula sexual de un mamífero placentario, coagulado con los jugos gástricos del animal y, en muchos casos, dejado enranciar varios meses, para que huela más fuerte.

A mi me encanta, por cierto.

Gonzalo dijo...

AMDG... ¿glándula sexual? Pero ¿por dónde has visto tú ordeñar...?

No, deja, no contestes.

:-P

Señor Embajador, conozco el caso, y dudo que ni su excelencia ni nadie supere a mi cuñada, que es incapaz de comer en una mesa donde haya unos trocitos de queso tierno sin olor en la esquina contraria.

Por cierto... ¿no va usted a presumir de su mención en Alba por parte de García Máiquez? :-O

AMDG dijo...

Hombre, las glándulas mamarias son un órgano sexual, aunque no sea genital, porque son exclusivas de uno de los sexos.

No obstante, estoy dispuesto a aceptar la sentencia de quien tenga superior criterio :)