jueves, octubre 21

Para enmarcar (X)







Esta sección del blog recoge aquellos artículos o entradas publicados en otros blogs que hacen una contribución decisiva a mi manera de ver las cosas por su elocuencia, claridad y propuesta de nuevas perspectivas. Por esas razones es muy posible que resulten atemporales o que por lo menos sean un sólido testigo para el futuro.

Otros artículos que se han publicado en esta sección se pueden ver pinchando aquí.

miércoles, octubre 20

Los rojos ya ganan por....

.....3-0 en el contador de la coherencia. Primero fue Mercedes Aroz, luego Joaquín M. Montero y ahora Enrique Encabo.

No tengo noticias sobre la petición, desde las organizaciones habituales, a estos sujetos para que no abandonen sus partidos/sindicatos para cambiarlos "desde dentro".

martes, octubre 19

Para enmarcar (IX)



Alguno con bastante gracia, en los comentarios, lo ha llamado "El sermón de la caverna". No dejéis de leerlo.


Esta sección del blog recoge aquellos artículos o entradas publicados en otros blogs que hacen una contribución decisiva a mi manera de ver las cosas por su elocuencia, claridad y propuesta de nuevas perspectivas. Por esas razones es muy posible que resulten atemporales o que por lo menos sean un sólido testigo para el futuro.

Otros artículos que se han publicado en esta sección se pueden ver pinchando aquí.

lunes, octubre 18

Vejez y juventud: conceptos muy relativos

El otro día en una sesión de fisioterapia que más bien parecía de sadomaso, me suelta el imberbe torturador:

- Y usted, de joven, ¿hacía algún deporte?.


Todavía me estoy cagando en todos sus muertos.

La cosa se me pasó recordando una escena ocurrida en la presentación del famoso libro que todo el mundo debe leer con carácter de urgencia. Me encontré allí con un matrimonio que tienen gran y larga amistad con mis padres. Ellos se sorprendieron por verme allí y yo me sorprendí por verles a ellos. La mujer tenía razón y buen derecho de asistir: su madre era una de las protagonistas del libro. Mi razón y derecho es el de ser carlista. Así se lo expliqué y el hombre con un gesto adusto bastante típico suyo de repente va y me pregunta:

- ¿Y tu padre que opina de que estés metido en estos berenjenales?
- ¡Hombre, Luis!- le dije yo- ¡que tengo cuarenta palos ya!.
- No, si me parece muy bien- me contestó él- pero ¿tu padre te deja?.
- Bueno, de momento no me lo ha prohibido expresamente.
- Eso ya es otra cosa.

viernes, octubre 15

San Patricio en Nueva York

"Mixed feelings" que dicen los angloparlantes. San Patricio tiene el problema de las grandes catedrales: hay demasiada gente dentro que no está allí para rezar. En algunas (El Pilar de Zaragoza) se están poniendo serios y restringen las visitas turísticas cuando hay actos de culto. En St. Patrick's de momento se ve que no lo hacen, y toda esa gente correteando son una distracción y una falta de respeto.

La otra cosa, pero esto es ya demasiado común, es que no había forma de encontrar el Sagrario. Después de muchas vueltas vi que estaba en un capilla que había detrás del altar mayor. Para despistar a los rusos, supongo.

Dicho lo cual, la Misa bien. Como cualquier otra Misa habitual en España. Conservan, eso si, lo de permanecer arrodillados (todo el mundo) desde el principio de la Plegaria Eucarística hasta el Padrenuestro y volver a arrodillarse en la segunda elevación. Una de esas cosas que en el catolicismo anglosajón no cambian y que a mi me parece estupendo.

Lo mejor vino una vez acabada la Misa. La mayoría del personal asistente marchó hacia la capilla del Santísimo donde hubo Exposición, con el cura bien revestido, profusión de incienso (que huele distinto que en España) y canciones en latín. Con el Santísimo expuesto y una preciosa estatua de Nuestra Señora detrás del altar de la capilla dio comienzo el rezo del Rosario. Aquello si que me llegó.

sábado, octubre 9

Lo mejor de Londres....

...no es el palacio de Buckingham, ni el Museo Británico, ni el Big Ben, ni todas esas cosas. Lo mejor de Londres es Brompton Oratory.

Servidor ha estado brujuleando recientemente por los dominios de su Graciosa Majestad y sus no menos graciosos súbditos. Un par de días nada más, por razones laborales.

Mi intención primera y clara era la de asistir a Misa de seis de la tarde en Brompton Oratory. La peculiaridad de esta Misa es que es en latín (Novus Ordo). Además por Brompton todavía (¡todavía!) no han pasado las excavadoras del espíritu del concilio y por tanto el altar (pedazo de altar) sigue en su sitio, y el raíl de la Comunión también. Ultimamente han añadido un altar lateral dedicado al Beato Cardenal Newman, que era oratoriano por cierto, y que han puesto detrás de una magnífica estatua de San Pedro (simbolismo a tope el de estos ingleses).

El primer día llegué casi al humo de las velas (enormes velas) pero todavía pude comulgar. Y el segundo no llegué a Misa, pero si a la Exposición del Santísimo (sobrecogedora Exposición, por cierto, en ese pedazo de altar con esas enormes velas y la custodia arriba del todo con un telón púrpura detrás). La iglesia bastante llenita, con gente de toda condición. Se veían bastantes señoras con sus mantillas, sobre todo africanas y asiáticas. Un silencio sepulcral celestial y todo el mundo con un cuidado tremendo por no romperlo. Todavía se estila por aquellas tierras la doble genuflexión cuando está el Santísimo expuesto. Costumbre que al parecer se ha ido relegando hasta en los más catoliquísimos colegios de Expaña.

Todo como muy carca y tal y cual. Pero lo cierto es que allí se palpaba oración intensa, uno se sentía acogido, arropado y confortado por la más variopinta comunidad, y  a la vez se respiraba en el más absoluto silencio un sentido fuerte de identidad católica.

Una de esas ocasiones, en fin, en las que uno entiende las palabras de San Pedro: "Hagamos tres tiendas...".

Cuando Juan Carlos de Borbón fue por primera vez a visitar a su prima Elizabeth yo era un niño, pero recuerdo que mi abuela (monárquica juanista) me contó encantada las palabras de un periodista: "Juan Carlos ha tenido que ir a Inglaterra para sentirse auténticamente como un rey". Lo decía por todo el pomp and circumstance del que fue rodeado.Al final somos hombres, no ángeles y necesitamos de las cosas que nos entran por los sentidos.

PD. Me pone D. Terzio en los comentarios este enlace donde se pueden encontrar una buena ristra de fotos con las que apreciar lo que digo arriba. Gracias D. Terzio.