martes, febrero 22

Lo fácil es matar a Dios

"Está escrito: nada más fácil que dar muerte a Dios, lo dificil es deshacerse del cadaver".


Otra de Cabodevilla, como esta:


¿Que diferencia hay entre creyentes religiosos y no creyentes?. Unos creen lo que no ven, otros creen que ven. 

6 comentarios:

Rafael B. dijo...

Es que es un cadáver infinito, no hay forma de esconderlo en la alfombra o en fosa alguna.
Me ha recordado a H. Böll cuando dice en "Opiniones de un payaso": "Me cansan los ateos, están siempre hablando de Dios"... habría que añadir que es la dificultad que encuentran para quitarse un cadáver tan pesado de encima lo que los provoca a esa incesante verborragia sobre lo que no creen.
En fin, dan cierto juego ambas frases...

Bosco dijo...

Estoy viendo que vas a tener que prestarme el libro...

NIP dijo...

Lo difícil es hacer desaparecer el cuerpo y resulta imposible borrar todo rastro.Un abrazo.

Natalio Ruiz dijo...

Agregaría: los no creyentes no ven que creen. Todo el tiempo creemos (que somos hijos de nuestros padres, que el que fabricó el auto al que subimos estaba capacitado para fabricarlo, que el que envasó la carne no metió algo podrido, que la lata de porotos tiene adentro porotos, etc.).

Respetos creyentes.

Natalio

Embajador en el Infierno dijo...

Rafael- Si, me parece un buen corolario.

Bosco- ¡Oh, no!. Has dicho la frase maldita. Prestar.....libro...¡no, no, no!.

NIP- Eso también. Menudo rastro.

Natalio- Pues muy cierto. Al final como decía Chesterton el mundo se divide en los dogmáticos que saben que lo son, y los domáticos que no saben que lo son.

pater familias dijo...

Me ha gustado la diferencia entre creyentes religiosos y no creyentes. Muy buena