jueves, abril 28

Para enmarcar (XIII)



No voy a desvelar el contenido de este interesantísimo artículo escrito, por cierto, por un antiguo liberal. Solamente diré para aquellos que por sistema huyan de todo lo que huela real o supuestamente a crítica hacia un Papa y en concreto a ese Papa, que el artículo no es una crítica a Juan Pablo II.



Esta sección del blog recoge aquellos artículos o entradas publicados en otros blogs que hacen una contribución decisiva a mi manera de ver las cosas por su elocuencia, claridad y propuesta de nuevas perspectivas. Por esas razones es muy posible que resulten atemporales o que por lo menos sean un sólido testigo para el futuro.

Otros artículos que se han publicado en esta sección se pueden ver pinchando aquí.

20 comentarios:

rojobilbao dijo...

¿Se ha hecho Daniel carlista? ¡Espero que no! pues lo que seguro que seguirá siendo es seguidor de la escuela austríaca.

rojobilbao dijo...

No creo que JPII fuera liberal. El único Papa que pudiera ser catalogado hasta cierto punto así sería León XIII, pero tampoco estoy seguro.Aún así no veo incompatibilidad entre el catolicismo y el liberalismo.

Lo que es incompatible y condenado por la Iglesia es el liberalismo teológico, con el que no puedo estar más en desacuerdo.

Respecto alas críticas a JPII, se puede criticar cosas de su papado sin problemas, pues fallos hubo, pero la Iglesia declara que está en el Cielo y eso es indiscutible.

Anónimo dijo...

Una simple búsqueda en internet demuestra que el tal Cifu (Jaime) está un pelín obsesionado con el tema. Y estando en tal posición, desbarra en ocasiones. Dicho lo cual, su artículo está pillado por los pelos. Rojobilbao aporta, en un par de líneas, claves mucho más acertadas para abordar el tema.
De todas formas, gracias a Embajador por linkar el artículo.

Obdulio

Jaime Cifu dijo...

Rojobilbao: te dejo unas cuantas citas de Leon XIII:

-Rechazo de la doctrina liberal del contrato social:

Los que pretenden colocar el origen de la sociedad civil en el libre consentimiento de los hombres, poniendo en esta fuente el principio de toda autoridad política, afirman que cada hombre cedió algo de su propio derecho y que voluntariamente se entregó al poder de aquel a quien había correspondido la suma total de aquellos derechos. Pero hay aquí un gran error, que consiste en no ver lo evidente. Los hombres no constituyen una especie solitaria y errante. Los hombres gozan de libre voluntad, pero han nacido para formar una comunidad natural. Además, el pacto que predican es claramente una ficción inventada y no sirve para dar a la autoridad política la fuerza, la dignidad y la firmeza que requieren la defensa de la república y la utilidad común de los ciudadanos. Diuturnum Illud, 8

De aquella herejía nacieron en el siglo pasado una filosofia falsa, el llamado derecho nuevo, la soberanía popular y una descontrolada licencia, que muchos consideran como la única libertad. De aquí se ha llegado a esos errores recientes que se llaman comunismo, socialismo y nihilismo, peste vergonzosa y amenaza de muerte para la sociedad civil. Diuturnum Illud, 17.

Por lo mismo, la absoluta libertad de pensamiento y de imprenta, en forma tan amplia como ilimitada, no es por sí misma un bien de que justamente pueda alegrarse la sociedad humana, sino la fuente y el origen de muchos males. Inmortale Dei

Y eso sin recurrir a la Libertas Praestantissimum, donde la condena del liberalismo ideológico es total y absoluta...

¡Un abrazo!

Jaime Cifu dijo...

Y antes de que se me olvide embajador (qué poca educación la mía...). Muchas gracias por la difusión, espero que sirva para hacer reflexionar a muchos que, como yo, estaban en la inopia.

Embajador en el Infierno dijo...

Rojobilbao- Lo primero que preguntas no lo puedo responder, porque no lo se, y aunque lo supiera creo que es cosa suya el responderlo, no mía.

Lo de sugerir que León XIII pudiera ser catalogado de liberal es una coña simpática tuya ¿verdad?. De León XIII es aquello de: "Pero son ya muchos los que, imitando a Lucifer, del cual es aquella criminal expresión: No serviré, entienden por libertad lo que es una pura y absurda licencia. Tales son los partidarios de ese sistema tan extendido y poderoso, y que, tomando el nombre de la misma libertad, se llaman a sí mismos liberales.". De la encíclica Libertas, ya sabes, donde se condena el liberalismo en todos sus frentes, no solo en el teológico. Por mencionar una entre tantas, vamos.

Obdulio- Al tal Cifu tengo el gusto de conocerle en persona, le he leído y he escuchado en conferencia pública. Todavía estoy por ver su desbarre. Y su artículo es certero, para el que lo quiera entender.

Jaime Cifu- De nada hombre, yo encantado, ya sabes.

rojobilbao dijo...

Un autor que merece ser leído Zanotti afirma sobre el liberalismo (basado en el iluminismo):

--Ahora bien, si “el” liberalismo se presenta a sí mismo como la afirmación de un sistema democrático de gobierno donde la voluntad general suplanta a la voluntad de Dios; donde las libertades del individuo son fruto del indiferentismo religioso -caso típico, la libertad religiosa9 y se proclama la separación de la Iglesia y del estado como un triunfo sobre la etapa religiosa de la humanidad, al mismo tiempo que el estado se une a la ciencia dándole el mismo status que antes se le daba al poder eclesial, entonces el choque fue y es inevitable. Basta con leer una encíclica como la “Libertas”, de León XIII, de 1888, para ver así caracterizado al liberalismo y coherentemente condenado. Y el fragor de la batalla no ha pasado: aún hoy, y tal vez por mucho tiempo, la sola mención del término “liberalismo” sigue causando una terrible impresión dentro de todas las habitaciones de la Iglesia, mucho mayor, tal vez, que agnosticismo o ateísmo, corrientes con las que explícitamente se ha planteado un intento de diálogo.--

Y dice más:

--La filosofía cristiana es una filosofía de la trascendencia, y la ética social católica sostiene principios básicos tales como la primacía del bien común, la función social de la propiedad, la justicia en las retribuciones laborales y el principio de subsidiariedad. Si alguien quiere darnos una lista de largos párrafos de Mises y Hayek con párrafos realmente incompatibles con todo ello -algunos, por suerte, serían aparentes- queremos decirle que nosotros mismos podemos ayudarlo a confeccionarla. Simplemente, le propongo otro enfoque. Otro enfoque que conduzca a un principio de diálogo.

Mises y Hayek fueron economistas cuya tradición epistemológica es, a su vez, importante. Tomemos de ellos, fundamentalmente, el análisis que hicieron del proceso de mercado. No les pidamos que compartan una cosmovisión cristiana en la cual, y no por mala voluntad, nunca estuvieron. Pidámosle, sí, sus aportes técnicos al análisis de la economía.--

Algunos seguimos empeñados en que se puede ser liberal y católico. Y me tranquiliza saber que los economistas de relevancia españoles afirmen como yo tal posibilidad. Pues sería lamentable que los economistas católicos fuesen tan buenos católicos como malos economistas.

DISCULPEN TAN LARGA RESPUESTA.

Jaime Cifu dijo...

Rojo:

En este texto Zanotti parece lanzar tres ideas (por lo menos a mí me lo parece):

1º. Que los católicos antiliberales rechazan las enseñanzas técnicas de un economista (Hayek o Mises) por ser liberal. (No es cierto, y mostraré el absurdo: por analogía, los católicos antiliberales también deberíamos rechazar las enseñanzas técnicas de un cirujano liberal).

2º. Que la aceptación de algunas de las enseñanzas técnicas de Mises o Hayek convierten automáticamente a un católico en liberal. (Por analogía, aceptar algunas de las enseñanzas del cirujano liberal convierten a un católico en liberal)

3º. Que el liberalismo es un conjunto de inocuas doctrinas económicas. (Es decir, que el liberalismo es un conjunto de inocuas doctrinas sobre la cirugía)

Pero es que el liberalismo no es sólo una doctrina económica, sino también política y teológica. Todas esas doctrinas se derivan de una antropología liberal incompatible con la católica. Y si en el ámbito de la doctrina económica una de las ocurrencias del mundo real sea correctamente explicadas por el modelo austríaco (como es el caso de los ciclos económicos) ello no implica que explique correctamente otros fenómenos económicos (como por ejemplo, la existencia de paro estructural no institucional que niegan con toda la jeta -Mises-), ni mucho menos que su teoría política y teológica sean mínimamente potables para un católico(-que no lo son-)

Francamente, me parece que el texto se sitúa al borde de la tontería supina y, para más inri, con insulto final a los economistas católicos no liberales.

Pues... ¿qué quieres rojo?... en mi opinión Zanotti se equivoca.

rojobilbao dijo...

Cifu:

Al punto 1º te diré que Mises o Hayek (dos ejemplos) no son aceptados ni en sus soluciones "técnicas"por la inmensa mayoría de los católicos no liberales.No es una opinión, es un hecho. Si nos pasamos por el foro Santo Tomás Moro te abrumo a ejemplos.

Al punto 2º te diré que efectivamente el liberalismo no sólo habla de ciencia económica. Lo que de ciencia tiene menos de discutible, en grandes rasgos, en el resto sí por supuesto, lo afirmo yo, Zanotti, Raga o Velarde, of course. Pero no se puede ser liberal sin aceptar un mínimo en lo relativo a las ideas económicas que subyacen en la libertad y dignidad del hombre.

El punto 3 es algo que te inventas tú y que no sale ni en el extracto ni el texto original:
http://noticieroalternativo.wordpress.com/2010/02/14/gabriel-zanotti-doctrina-social-de-la-iglesia-y-liberalismo-¿antagonismo-o-malentendido/

Un saludo

Jaime Cifu dijo...

Rojo:

¿Entonces el párrafo al que me refiero en el punto 3º es tuyo? (lo de: "sería lamentable que los economistas católicos fuesen tan buenos católicos como malos economistas").

Pues lo que dices es que el liberalismo es una doctrina económica y no cualquier doctrina económica, sino LA doctrina económica cuyo seguimiento caracteriza a los buenos economistas, a los "patanegra".

La "boutade" tiene gracia, pero no alcanza el nivel de aquella otra que me soltó cierta economista, una buenísima persona común conocida de Embajador y mía: "Jesucristo fue el primer anarcocapitalista". Ahí sí que me despanzurré de risa.

rojobilbao dijo...

Cifu, puedes reir conmigo o de mi a placer.

Un saludo

Anónimo dijo...

Magnífico artículo, lo suscribo plenamente. Los que pretenden compaginar su ideología liberal con la Fe católica son tan incoherentes como los que se declaran favorables a la vida y luego votan a formaciones, como el PP, de carácter inequívocamente abortista. Vivimos en una época en la que al parecer lo natural es la incoherencia.

JPD

Anónimo dijo...

Lamento discrepar pero, académicamente, lo cierto es que existe un vínculo estrecho entre Antropología Cristiana y Economía de Mercado por medio de los escolásticos tardíos y su Derecho de Gentes.

Sólo hay que leer el artículo cuyo vínculo se indica arriba y los últimos estudios y tesis doctorales publicados en los últimos años, para darse cuenta que los seguidores del padre Francisco de Vitoria y de su Escuela de Salamanca de Economía abrieron una vía liberal (si bien marginal dentro de la Iglesia hasta hace bien poco) de defensa de la Propiedad Privada y de la Economía de Mercado.

Embajador en el Infierno dijo...

Anónimo- La antropología cristiana se puede manipular a gusto de consumidor para justificar prácticamente cualquier cosa. De esas prácticas salen las herejías. Pretender que Francisco de Vitoria o el P. Mariana fueran liberales es por tanto una bobada de tamaño sideral. El liberalismo es una ideología y como toda ideología sea de la clase que sea radicalmente contraria al cristianismo desde su base. Siendo como ha sido tal ideología amplia y cabalmente condenada en repetidas ocasiones por la Iglesia sospecho que si salieran de sus tumbas tanto Francisco de Vitoria como el P. Mariana correrían a gorrazos a los que pretendieran adscribirles a proposiciones que la Iglesia ha dejado claro no son católicas. Mil tesis doctorales no podrán negar la evidencia de tal condena, porque es explícita y clara.

Anónimo dijo...

Cuidado con las tonterias siderales (y con las descalificaciones) porque las carga el diablo y, desde luego, el "negacionismo" no contribuye a arrojar luz sobre los movimientos académicos y las ideas que promovieron los escolásticos tardíos españoles en los siglos XVI y XVII, cuando muchos libros fueron inscritos en el índice de Libros Prohibidos y algunos autores fueron hasta procesados por los tribunales de la Inquisición y encarcelados (por ir en contra del "orden" establecido).

Precisamente ésa actitud fue la que tomaron las autoridades de la época (Iglesia, Validos del Rey, Nobles) respecto a sus ideas sobre el comercio, la propiedad privada, la no alteración de la moneda o el principio de consentimiento de los ciudadanos para promover la riqueza en España. El resultado final fue 1) la pérdida del poder de las Cortes de castilla, Aragón o Valencia, 2) la llegada del absolutismo del Rey y su corte (incluida la Iglesa)y, finalmente, la decadencia del Imperio español y, pro ejemplo, el ascenso de británico con parlamentarismo y mayor cuidado en el tratamiento de los asuntos económicos.

Una lástima que las ideas de la Escuela de Salamanca no arraigaran entre la clase dirigente española. Bien al contario, fueron aplastadas y silenciadas hasta que las sacó de su oplvido la inglesa Margorice Grice-Hutchison a mediados del siglos XX:

La Escuela de Salamanca existió y sus ideas también por mucho que haya gente que siga intentado silenciarlas pro las implicaciones que tienen para defender la vida, la libertad y las propiedades de los ciudadanos frente a los atropellos del Rey Tirano(o "mutatis mituandis" el Estado omnipresente de nuestros días.

En fin, ¿para que repartir miel entre personas, que no saben apreciar su calidad ?

El link que les he puesto arriba les propociona más datos y explicaciones y más links), por si tienen un mínimo interés en leer y contrastar ideas diferentes a las preconcebidas por Uds.

Un saludo

Embajador en el Infierno dijo...

Que si Anónimo que si, que los liberales nos habéis sacado de la luz de las tinieblas y blablablá, blablablá. Pero ni el P. Mariana, ni Francisco de Vitoria eran liberales. Y el liberalismo está condenado por la Iglesia porque es radicalmente incompatible con el cristianismo. Tu autocomplaciente perorata no ha conseguido refutar esos dos hechos.

Sobre ideas preconcebidas te deberías examinar tu primero cuando tienes que recurrir al falseamiento de la historia, a la pueril exageración y al tono faltón en cuanto te ponen delante de una verdad como un templo que te deja sin más argumentos.

Anónimo dijo...

He intentado razonar y no faltarles. Simplemente, tenemos puntos de vista diferentes.

Entiendo que dentro de la Iglesia hay muchos pensadores diferentes y personas que defienden posicionamientos ideológicos muy distintos. Yo respeto sus ideas aunque no las comparto porque creo que son un error intelectual de fatal arrogancia("fatal conceipt" diría el premio Nobel Friedrich A. Hayek.

Simplemente, creo que, por ejemplo, es un error reconocer la corriente teológica de la teología de la liberación (socialismo) y, sin embargo, instalarse en el "negacionismo" sobre la existencia de escolásticos tardíos que defendían con el Derecho de Gentes tanto la propiedad privada como el comercio, desde el "iusnaturalismo" y desde posiciones inicialmente teológicas al tratar la valoración moral de las cuestiones económicas que se les planteaban como consecuencia del descubrimiento de América.

Espero no se sientan Uds. "coaccionados" por estos comentarios y, si procediese, razonen sus acusaciones de "falseamiento de la historia", "pueril exageración", "tono faltón",...

Les he indicado un nuevo link en el tercer párrafo por si quieren ilustrarse sobre la importancia del pensamiento escolástico de los siglos XVi y XVII.

La Universidad Rey Juan Carlos de Madrid tiene varias líneas de investigación sobre el valor institucional de las ideas escolásticas, al igual que la Universidad Complutense de madrid viene publicando trabajos sobre los escolásticos de la Escuela de Salamanca de Economía y sobre sus opuestos en temas económicos que son los autores "arbitristas" (intervencionistas) que influyeron más en las decisiones del Rey y su Corte (y, por ello, así le fue de mal en los asuntos económicos al Imperio de España y a los territorios de Ultramar).

En fin, les he aportado DATOS, si quieren los leen o bien, si no desean ilustrarse, sigan instalados en el negacionismo propio de la época de la Inquisición y que tanto daño hizo a la Iglesia y al progreso económico de muchas naciones.

Para despedirme, les deseo mejores lecturas y les remito al portal web de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala que mes a mes habla de los autores escolásticos y que es un referente católico sobre la importancia de la propiedad privada y el comercio para la lograr eficiencia económica en economía y, por tanto, el crecimiento económico de los países.

Un saludo,

Embajador en el Infierno dijo...

A ver Anónimo, me parece que lees lo que te apetece y refutas lo que te place.

Vayamos por partes:

1) En la Iglesia podrá haber gentes que sostengan ideologías, seguro, todos somos pecadores. Pero la Iglesia no acepta ni puede aceptar ninguna ideología porque el mismo concepto de ideología (sea la que sea) es fundamentalmente contrario a la doctrina cristiana. Una ideología es simplemente un intento de amoldar la realidad a las ideas y nada hay más absurdo y más anticristiano que ignorar la realidad o querer amoldarla a conceptos o categorías pre-concebidas. Sean socialistas, liberales o mediopensionistas.

2) Dudo mucho que Hayek hablara de eso que tu dices, posiblemente hablaría del "fatal conceit" que es cosa distinta. En cualquier caso, me da lo mismo, se trata de ejercitar el sentido común y no el agarrarse a la ideología que uno en particular quiera defender. Son todas falsas, es tan sencillo como eso.

3) Lo del "yo respeto sus ideas" es la mayor fatal arrogancia que en el mundo ha existido. Sobre todo porque es mentira. Habrá ideas respetables e ideas no respetables. Lo que siempre es respetable son las personas. Desde 1789 (o desde que Voltaire soltará su más enorme y famosa mentira) se viene respetando mucho las ideas y poco a las personas, de ahí que los mayores genocidios de la humanidad hayan ocurrido desde entonces. Y el problema de fondo es la ideología.

4) La llamada "teología de la liberación" y sus principales promotores han sido amplia y claramente condenados por la Iglesia. A otro perro con ese hueso.

5) No se que significa eso de "negacionismo" (¡que manía con los ismos!). En cualquier caso cualquiera que sepa un poco de historia de España sabe que el decidido impulso de la Reina Isabel la Católica (llamo tu atención sobre el apelativo de la Reina) se adelantó unos pocos años a la Escuela de Salamanca (sin duda fue su germen) en el desarrollo doctrinal y normativo de lo que posteriormente se llamó Derecho de Gentes.

6) No existe ocultación ninguna de la Escuela de Salamanca, no se de donde te sacas esa pipa. Lo que no se admite es que se considere a los pensadores de tal Escuela como "liberales". Esto es una magnífica bobada. Primero porque el liberalismo es un invento muy posterior a la existencia de la Escuela, segundo porque como ya le he repetido el liberalismo está condenado ampliamente por la Iglesia, y tercero porque el que los pensadores de la Escuela sostuvieran ideas particulares en torno a la propiedad privada o el mercado no les hace ni capitalistas, ni liberales. Ya he afirmado anteriormente que la doctrina cristiana ha sido manipulada desde su comienzo (desde el primer Concilio de Jerusalen) para hacerle decir lo que no dice. Lo intentaron socialistas, comunistas y liberales. A todos les he escuchado que Jesucristo fue el primero de ellos. Otros más modestos se conforman con decir que la Escuela de Salamanca fue el pimero de ellos, pero sigue siendo mentira.

Sigue dando todos los datos que quieras pero contra la realidad y el sentido común, no hay ideología que valga. Por muchos "datos" que aporte.

Anónimo dijo...

Pues hagan sus acusaciones de "pecadores" y de "mentirosos" y, ya saben, no lean los links que les he puesto paras su ilustración y sigan condenando y condenando a los "ismos"... que parece que es lo único que se les da bien.

Curioso que no acaben condenando otro "ismo",... el cristianismo.

Un saludo,

Embajador en el Infierno dijo...

Anónimo, por un momento pensé que podríamos tener un debate interesante y por eso me tomé la molestia de contestarte por extenso.Por desgracia compruebo que en cuanto tienes que pensar fuera de las referencias a artículos y "datos" de otros te ahogas. Una pena.

Muy bien visto lo del cristianismo. No te voy a explicar la diferencia entre el cristianismo y el resto de ismos (lo ideológicos). Es muy sencilla y fascinante.Apenas una corta frase. Dejo que la descubras por ti mismo. Si te atreves.