viernes, septiembre 23

La importancia de los suizos

Visto aquí:

What characterizes the Swiss? "The Swiss have a reputation," says Christoph Oschwald, "for protecting valuable things, like money, data and gold. Even the pope."

Traducción: "¿Qué es lo que caracteriza a los suizos?. "Los suizos tienen la reputación" dice Christoph Oschwald, " de ser capaces de proteger cosas valiosas, como dinero, datos y oro. Incluso al Papa."

12 comentarios:

AMDG dijo...

Los suizos se ofrecían como mercenarios allá por el s. XVI al mejor postor. No tenían una lealtad nacional definida, como los españoles o los franceses, ni eran súbditos de dinastías con grandes pretensiones territoriales, como los Habsburgo, así que los soberanos de los Estados pontificios, con buen criterio, los contrataron como guardia pretoriana.Yo hubiera hecho lo mismo.

Desde luego, pasados de cinco siglos se pueden componer toda clase de historietas edificantes para consumo de almas candidas. Es justo y apropiado.

(perdona por la cuasi ferocidad, me ha salido la vena jacobina)

Javier dijo...

Estimado AMDG,

para salvar la vida de Su Santidad Clemente VII, durante el saqueo de Roma, 147 mercenarios suizos se hicieron matar. Eso es bastante más de lo que podemos decir la gran mayoría de los católicos.
Pero bueno, si usted es jacobino, no hay demasiado que se pueda hacer.

Javier

AMDG dijo...

Estimado Javier:

Acabo de leerlo y ciertamente es un notable "fecho de armas".

Por otra parte, estaba en su sueldo; ¿qué diríamos si hubieran entregado al Papa? Confirma que sabía contratar mercenarios. Aunque el saco de Roma no tiene disculpa alguna, el Papa se había coligado con los enemigos del emperador por simple cálculo político.

Si uno tiene una vena jacobina, es que no es jacobino. En todo caso, no creo que el jacobinismo impida razonar, aunque como toda decisión ideológica pueda comprometer el razonamiento.

pcbcarp dijo...

¡Hombre! El saco de Roma hay que situralo en perspectiva histórica. El Papa de aquellos tiempos era un Jefe de Estado con intereses políticos y actuaba como tal. En cuanto a que sus suizos "se hicieron matar", podemos cambiarlo por "los mataron"; que en aquellos tiempos, lo de los prisioneros no se estilaba demasiado, salvo que fueran ricos y pagaran rescate. Lo más probable es que los lansquenetes luteranos que tenían enfrente los hubiesen pasado a cuchillo de todas formas (lo mismo que hubieran hecho los suizos si hubieran ganado ellos)

Javier dijo...

Para no perder el foco del asunto:

nadie postuló que los Guardias Suizos fueran mártires de la Fe (aunque tal vez alguno lo sea), ni que toda decisión política del Papa fuera parte de su Magisterio.
Se postuló en el blog que son gente que sabe cuidar cosas, inclusive al Papa. Y yo digo que al Papa los suizos lo han custodiado bien, cumpliendo su contrato de mercenarios hasta la muerte. Lo cual es irrefutable. Y no me parece un dato menor. Tan luego hoy, cuando la gente se siente incapaz de cumplir un mero contrato matrimonial (que no implica la muerte). Y cuando los católicos -en gran proporción- nos sentimos incapaces de cumplir los Mandamientos (que por lo general, tampoco implican la muerte).

Embajador en el Infierno dijo...

Javier- Muy de acuerdo. El que sean mercenarios o no es irrelevante, lo relevante es que custodian bien las cosas de valor.

Yusuf al Mocadén ben Mizzian el Arrumi al Chivani dijo...

Lamentablemente el saco de Roma fue obra fundamentalmente de soldados españoles desmandados del Duque de Borbón (el del palacio del Condestable de Toledo). No podemos echar la culpa a los lansquenetes. Me gustaría...

Antonius dijo...

Ya que estamos sobre el saco de Roma quisiera añadir algo de complemento.

Cito de aquí no sin antes aclarar que el autor no me parece digno de demasiado crédito porque le he leído verdaderas barrabasadas al mas puro estilo liberal-dogmático, pero en este caso parece que ha copiado y pegado de buenas fuentes:

El Papado, por su parte, no volvería a ser el mismo. Desde aquel instante se forjó una indestructible alianza entre el trono de San Pedro y el de España que, no mucho después con las guerras de religión alemanas, se convertiría en luz de Trento, espada de Roma y martillo de Herejes.

Opino que desde un punto de vista político los españoles no tenemos nada de lo que avergonzarnos (desde un punto de vista político, digo).

Anotacionesdemanuelmorillo dijo...

Carlos V, con una "sana laicidad" y sabiendo separar Iglesia y Estado, dando a Dios lo que era de Dios y al Cesar lo que era del Cesar hizo muy bien (con las objecciones particulares que se quiera de incontrolados) en saquear Roma (estados pontificios, aliados de franceses), mientras defendía Roma (Iglesia, Esposa de Cristo) en toda Europa y la extendía en el resto del mundo

AMDG dijo...

> El que sean mercenarios o no es irrelevante, lo relevante es que custodian bien las cosas de valor.

Si me permite el Sr. Embajador, diré que es muy relevante que un soberano no pueda confiar en sus sujetos para su guardia personal.

Tampoco veo especial motivo de admiración el que custodien las depredaciones de tanto dictador africano.

Desde luego, es mi opinion.

Javier dijo...

Estimado AMDG,

me permito terciar nuevamente: creo que usted hace unas consideraciones muy valiosas, pero que no vienen al caso.
Lo que se postuló en la entrada del post es que los suizos son muy confiables y eficientes cuidando cosas de valor (ej.: dinero, datos, oro, el Papa). Por estos servicios suelen cobrar, en calidad de banqueros, o de mercenarios.
Para refutar esto, habría que mostrar que los suizos se roban el dinero que uno les deja en depósito, que alteran datos de cuentas, y que han abandonado a su suerte a quienes los han contratado como mercenarios (el Papa y el Rey de Francia son prueba de que este no suele ser el caso).
Ahora bien, usted quiere refutar esto afirmando que:
1) El Papa no juzgaba a los habitantes del Lacio dignos de confianza o de destreza militar. Esto -a mí- no me dice nada contra los suizos.
(Fuera de tema, tampoco estoy seguro que me diga nada sobre el Papa: Hitler tuvo el apoyo incondicional de sus súbditos hasta el final. Y no tuvo que recurrir a suizos).
2) Que hay mercenarios que tienen unos empleadores despreciables. Si, esto es así, por supuesto, pero no me habla mal de la confiabilidad de los suizos.
(Fuera de tema, no sé cuantos mercenarios suizos pueda haber en Africa. Pero si la calidad del líder político desacredita al soldado, habrá que decir que en Africa se han desacreditado apoyando a dictadores, todo tipo de fuerzas militares: tropas regulares europeas (ej.: belgas), conscriptos locales, conscriptos cubanos, oficiales de Alemania Oriental, y un largo etc.).

Slds.,

Javier

AMDG dijo...

Si solo se postuló eso y no hubo un fondo de admiración moral por ello, nada tengo que decir. Bueno, quizás mostrar extrañeza porque el Sr Embajador parece acabar de descubrir el Mediterráneo.

Sin embargo usted añade cosas que yo no digo. Porque nunca puse en duda la efectividad de los suizos al respecto. Dije el papa los contrató con buen criterio.

Precisamente, acabo de venir de Suiza. Fui a comprar platino, porque el IVA es solo del 8%. Me parecería fuera de lugar hacer una loa de la eficiencia económica de Suiza.

Ese es mi punto. Un abrazo.