domingo, septiembre 4

Vuelven los Fueros...a Honduras

Me ha parecido sumamente interesante esta noticia que trata sobre un proyecto que está llevando a cabo el gobierno de Honduras para establecer "ciudades modelo, con leyes propias y mínima regulación". Extraigo un párrafo del artículo que explica a grandes rasgos la idea:

"En ella, las RED [Regiones Especiales de Desarrollo] son definidas como comunidades urbanas orientadas a atraer desarrollo acelerado al país mediante "un ambiente estable" y "reglas transparentes", que sean capaces de captar la inversión nacional y extranjera y crear empleos.

Según la ley, las RED pertenecen al estado de Honduras pero se rigen por normas propias, tienen su propio presupuesto y gozan de una gran autonomía: recaudarán y administrarán sus impuestos, establecerán las tasas que consideren adecuadas por los servicios que presten y contratarán sus propias deudas internas o externas. No emitirán su propia moneda, pero podrán determinar cuál o cuáles circulan en su territorio.

También podrán tener una policía y un cuerpo civil administrativo propios, firmar tratados comerciales con otros países, establecer su normativa de inmigración y adoptar "las mejores prácticas internacionales con el propósito de atraer la inversión nacional e internacional"."

Esto es lo que en España, de toda la vida de Dios, se ha llamado "Fueros". Y los fueros, creo no estar equivocado, se empezaron concediendo a ciudades (el de Madrid, por ejemplo, data de 1202) Es más, el inventor de la idea utiliza exactamente esa palabra para definir el concepto:

¿De dónde ha sacado el Gobierno de Honduras una propuesta tan revolucionaria? Todo este proyecto es el fruto de la mente de un brillante economista, Paul Romer, ex profesor de la Universidad de Stanford y empresario de éxito, ahora reconvertido en "predicador" de las ciudades modelo (charter cities) como el mejor camino para acabar con la pobreza en el mundo.

"Charter cities". Cuando se tradujo el ideario de la Comunión Tradicionalista al inglés (se puede ver aquí) decidimos, después de algunas deliberaciones, que el término inglés más aproximado a la palabra castellana "Fueros" es el de "Charter".

Tiene gracia (o no, según se vea) que el articulista defina esta iniciativa como "propuesta tan revolucionaria". De revolucionaria no tiene nada. De hecho la Revolución se cargó los Fueros, los cuales en España tienen más de 1000 años de existencia. Que se dice pronto.

En fin, como dijo aquel: ¡Viva Honduras! (aunque hayan tenido que pasar un par de cientos de años para que se dieran cuenta de que lo que España les dio en el orden de la organización política del Estado, de hecho no era tan malo. A ver si aprendemos por aquí).

12 comentarios:

Marqués de Leguineche dijo...

Resulta muy estimulante leer esta noticia. Espero que el factor humano esté a la altura de semejante cambio para bien, que como bien dice Vd., tiene poco de revolucionario; en todo caso, contra-revolucionario...

paterfamilias dijo...

jajajajaja, es muy gracioso que ahora esta idea sea revolucionaria. Muy bien visto. Un saludo,

Jaime Cifu dijo...

No se le puede pedir a un becario liberal que conozca esas cosas porque ni yo mismo había caido en ello... pero sí se le podría enviar esta entrada de blog para que pregunte a sus jefes si añadir un "contra" al término "revolucionaria". (No tendrá huevos el pobre). Un saludo.

El Jacobita dijo...

Embajador, me parece que aquí se equivoca usted. Que esto no tiene nada que ver con la economía medieval, los fueros, los gremios, la Doctrina Social de la Iglesia y todo eso.

Se trata de crear mini-protectorados dentro de un país pobre, en el que los WASP yanquis puedan sentirse seguros y desde los que puedan saquear tranquilamente el resto del país sin pagar impuestos.

Si yo fuera un hondureño y supiera que el gobierno de mi país está escuchando las propuestas de un "empresario de éxito" yanqui, temblaría.

"Eres los Estados Unidos,
eres el futuro invasor
de la América ingenua que tiene sangre indígena,
que aún reza a Jesucristo y aún habla en español."

Al Neri dijo...

El riesgo de estos experimentos es que pueden generar desigualdades graves entre los ciudadanos de un mismo estado.

Fernando dijo...

Hola, Embajador.

Siempre tan idealista.

A mí me recordó todo esto al buen rollo de los primeros años de la Transición sobre las Comunidades Autónomas: "se sentirán integrados en España, harán leyes que desarrollen su personalidad, mejorará su economía y por ello la de España".

Apuesto a que dentro de unos años esas ciudades impondrán la enseñanza en su dialecto local (si eso existe en Honduras), echarán la culpa de todo al gobierno central y aprobarán un Estatuto que empezará diciendo "Tegucigalpa es una nación, Honduras es sólo un Estado".

Bagauda dijo...

Video donde lo explican:

www.ted.com/talks/paul_romer_the_world_s_first_charter_city.html

Me parece un ejercicio de ingeniería social de esos que comienzan con buen rollo y acaban de muy mala manera. El problema, evidente, es que el "fuero" será redactado por los que ponen el dinerito. Pero vamos, tampoco nada distinto de lo que ha ocurrido aquí, donde la CQNHDANM es obedientemente modificable y donde los Gobiernos de las distintas administraciones bailan a la música que tararean los consejos de administración de las grandes corporaciones.

La siguiente modificación de la CQNHDANM será aprobada por unanimidad:

Todos los ciudadanos de España tiene el deber de ser chinificados para así trabajar 12 horas al día por un chusco y a recibir la asistencia sanitaría que pueda pagarse con la parte del chusco que no se halla comido.

Pues eso:
Mas Sociedad y menos Estado.
Mas Sociedad y menos Capital.

Bagauda dijo...

Perdón por el offtopic pero... el Estado liberal es ahora un ente arruinado, quebrado, que está autofagocitandose para pagar las nóminas de políticos, funcionarios y adictos al régimen varios (venta de las sedes de Consejerías y puesta en alquiler de los edificios, venta a precio saldo de las pocas empresas públicas que quedaban y pronto veremos las reservas de oro avalantes de deuda pública embarcando hacia Berlín, etc). Ya no tardará en ser incapaz de prestar ningún servicio.

Entonces, puede que pronto, se contestará aquella pregunta que en su día me hiciste ¿De que manera se logrará que la masa despierte? y veras a la horda, llena de hambre y de miedo y de odio, avanzando ciega por las calles.

Puedo oler el humo. Puedo oir los disparos.

Yurremendi dijo...

Embajador: lo de "desarrollo acelerado" debería haberte puesto la mosca detrás de la oreja. ¡Qué mal le suena eso a un alma tradicionalista! por lo menos a la mía. Pero algo bueno tiene esta vetusta idea de las chartered cities, o mejor towns: "villas", que no "ciudades" (mayormente). Pero si bien lo miras, los fueros otorgados de las villas, tipo Madrid, Logroño o Bilbao, eran otra cosa que los fueros de la tierra llana. Estos no eran otorgados, sino reconocidos, eran más common law que charter. O como escribió Francisco Elías de Tejada: "Costumbre elevada a norma con valor de ley por el reconocimiento de su efectividad consuetudinaria". Me traduzca...

Dhavar dijo...

Tiene razón El Jacobita.Y lo gracioso es que hay un Proyecto similar, sino recuerdo mal, en Amboise, USA, pero para hacer una ciudad autónoma ¡China!, que, claro ha levantado toda clase de heridas por allí.

Embajador en el Infierno dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Me temo que no puedo responderos uno a uno, de modo que daré una contestación general.

No puedo quitar la razón a todos los que habéis puesto objeciones al asunto este. En particular parece importante el matiz que explica Yurremendi entre "otorgado" y "reconocido". Muy importante.

Al final va a resultar que, como es tan frecuente, un buen instrumento se acabe utilizando de mala forma.

AMDG dijo...

La característica del charter es que es una concesión de derechos del soberano a los ciudadanos, frente a las de la constitución, que son los ciudadanos que se declaran soberanos y "se constituyen" a sí mismos políticamente.

La clave está en si los soberanos se someten a Dios o no. O para que quede claro: a la Santísima Trinidad.