domingo, enero 29

¡Sálvalo!

He ido a visitar a uno de mis ahijados pues hace poco fue su santo. Con su padre he hablado de esto y aquello, y me ha enseñado algunos de sus libros. 

El más interesante, el de la foto: las obras completas de Jacinto Verdaguer publicado, en catalán naturalmente, durante los primeros 40 del pasado siglo. Cuando la lengua catalana estaba proscrita y esas cosas.

He disfrutado mucho teniéndolo en mis manos y echando un vistacillo, incluso leyendo alguna cosa que entendía mal. Resultaba fascinante lo bien encuadernado que estaba el volumen (soy un obseso de esto, ya sabéis). Se podía abrir por cualquier página, del principio, del final, de la mitad, cualquiera, y el libro se desplegaba perfectamente abierto sin esfuerzo ni tensión. Supongo yo que los medios técnicos hoy en día son infinitamente más avanzados que hace 70 años y, sin embargo, pocos libros he tenido en mis manos con una encuadernación tan perfecta y bien conservada.

En fin, mi amigo me ha dicho que la obra se la regaló su abuela. 

- ¿Sabes lo que me dijo mi abuela cuando me lo entregó?

- No, ¿qué te dijo?

- ¡Sálvalo!.

20 comentarios:

Pablo dijo...

Hablando de mosén Verdaguer no puede uno menos que acordarse del P. Castellani, que se tenía por paralelo biográfico suyo, y estudió su figura en El ruiseñor fusilado.

Cenizo dijo...

Hay libros que salvar, y libros que salvan. Y libros de los que líbreme Dios. A ver si tiras a la basura todos los de la editorial Minga brevis, no te hagan el efecto que su nombre indica.

Guifré el Pilós dijo...

Ja m’agrada veure que t’as llevat de la teva interminable migdiada intel•lectual, tan propia dels botiflers madrilenys afartats d’entrepá de calamars i porra amb xocolata! I no m’estranya gens ni mica que l’admirable enquadernació catalana t’hagi deixat esbalaït: en Josep Maria Cruzet fou un excel•lent llibreter catalanista que coneixia el seu ofici, i prou. L’actual decadència de les arts de l’imprenta i la enquadernació es la conseqüència matemàtica del franquisme espanyol.

I si no m’entens et recomano aquest traductor: http://www.softcatala.org/traductor

Fernando dijo...

Embajador, no entendí el "naturalmente" de "en catalán naturalmente". ¿No hubiera sido más previsible publicarlo en castellano?

Castellaniana dijo...

Estimado Embajador:

Tal vez le interese "El ruiseñor fusilado & El místico", del P. Leonardo Castellani, sobre el caso Verdaguer, con su personal interpretación.

Al Neri dijo...

¿Está en formato e-book? ;-)

Embajador en el Infierno dijo...

Pablo y Castellanía- Muchas gracias por la referencia. Ando buscando una buena biografía de Verdaguer y creo que empezaré por la de Castellani.

Cenizo- No seas idem. Esos libros me han gustado mucho. Otra cosa es que el dueño de la editorial te saque las muelas, pero conviene no confundir las cosas.

Guifré- Lo que me he reído, leñe.

Fernando- "naturalmente" porque el catalán era la lengua en la que habitualmente escribía Verdaguer. No hay más.

Bruno Moreno dijo...

Cenizo:

Je, je. Gracias por la publicidad gratuita, pero se le ha olvidado poner un enlace a la web.

Por cierto, esta semana anunciaremos que ya está lista una edición anotada que hemos sacado de "La Cristiada", de Fray Diego de Hojeda. ¿Qué le parece? ¿Es un libro que salvar, uno que salva o uno de los que líbreme Dios?

Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Hay que ser cretino para creer que la decadencia de las artes gráficas es consecuencia "matemática" del franquismo. Lo que es obvio es que ese tipo de cretinez es consecuencia "matemática" del nacionalismo. Como ilustración, admirable.

Anónimo dijo...

"Ja m’agrada veure que t’as llevat de la teva..."
Guifré, vostè no sap escriure en català.Espero que el seu comentari sigui una broma.

Casimiro dijo...

<>
Esta es la traducción del link sugerido.Soy demasiado burro para este blog...No entiendo nada.
jdelr

Maite C dijo...

"Cuando la lengua catalana estaba proscrita y esas cosas".

Nunca la lengua catalana ha estado proscrita. Y además Embajador es facilmente demostrable. Pero debo pensar que estás de guasa y así voy a tomármelo.

Nicolás dijo...

Una buena biografía es "La vida trágica de Mosén Jacinto Verdaguer", de Sebastián Arbó. Son más de 700 páginas, pero se lee bien.

Del prólogo de la biografía de Arbó (edición en castellano de 1970, pero creo que se publicó en la primera edición en catalán de 1952):

"En este asunto [el caso de Verdaguer] se ha hablado mucho y mal, sobre todo sin la necesaria ecuanimidad, virtud que nunca ha florecido en los dominios de la política. Los de izquierdas han puesto el grito en el cielo, han mostrado un gran afecto, mucha piedad y más admiración por el poeta, pero poco es lo que han demostrado, y ni su defensor más tenaz, el doctor Turró, apenas ha aportado algún dato convincente; los de derechas han aportado pruebas y documentos, pero el espíritu de mezquindaz y, muy a menudo, la hipocresía les ha impedido mostrarse justos con Verdaguer."

Embajador en el Infierno dijo...

Bruno- Buena pinta tiene ese nuevo libro ¿eh?

Guifré- Hay un par de anónimos que necesitan más caña.

Casimiro- No se muy bien que quieres decir.

Maite- Era un comentario irónico, quédate tranquila.

Nicolás- Muchas gracias por la referencia, la apunto.

Anónimo dijo...

Editorial Nueva Hispanidad sacó hace más de un año una versión anotada por Elena Calderón de Cuervo, de Mendoza, Argentina, de La Christiada de Diego de Hojeda.
Y hace poco otra obra, también de Calderón de Cuervo, sobre un "Estudio" exquisito y extenso sobre esta obra, por la misma editorial.

¡Los lefes siempre llegan antes!

Menduca.

Anónimo dijo...

Embajador: trato de interpretar a Casimiro. Me parece que su firma es la abreviatura de Jerónimo del Rey, uno de los seudónimos que usaba el P. Castellani.
En cuanto al último comentario, Menduca quiere decir que es de Mendoza, la misma tierra de la autora de referencia.
Por últimmo, en el Ruiseñor Fusilado encontrará más que una biografía de Mosén Cinto. También mucho sobre España, el suarismo y la concupiscencia del poder (uno de los temas preferidos del P. Castellani).
Saludos,
Hernandarias.

Terzio dijo...

El formato parece (aunque no veo bien la foto) el de las ediciones de Aguilar, tan cuidadas, o las de Escelicer, o las de Razón y Fe: Encuadernación en piel, papel fino, cinta de registro, portada con marca dorada, corte coloreado, etc. Verdaderamente, son libros con valor material añadido al literario. No hace falta leerlos para disfrutarlos, aunque ser leídos es su fín.

El que no distinga el placer de leer así, no es bibliófilo.

'

Terzio dijo...

Por cierto que el ¡sálvalo! de la abuela parece sacado de una escena de Fahrenheit 451.

Dramático total (y cada vez más real).

'

Embajador en el Infierno dijo...

Menduca- Según lo dicho los Lefes se parecen cada vez más a la Spanish Inquisition excepto por lo de "fanatical devotion for the Pope". je, je...


Hernandarias- Muchas gracias por las aclaraciones. Cada vez tengo más ganas de leer el libro de Castellani.

Terzio- Muy de acuerdo. No acabo de captar el rapto que tienen algunos con los "e-books". Leer es una experiencia total, no solamente consiste en interpretar las palabras impresas. Y si, muy a cuento lo de Fahrenheit, pero es que es verdad.

Bruno dijo...

Menduca:

¡Estupendo!

Cuantos más libros buenos se publiquen, mejor. En la Iglesia no existen competidores.

Saludos.