domingo, febrero 5

Una lección de esperanza

Es un amigo que está pasando, con su familia, por una prueba que no se la deseaba yo a mi peor enemigo. 

La cosa ha ido mejorando a marchas forzadas, pero el asunto sigue complicado. Quedamos a cenar y estuvo un par de horas hablando. Me dio vergüenza sacar el aparatito electrónico para apuntar, pero en cuanto llegué a casa tomé nota de tres luminosas ideas a vuelapluma:

- La amplitud de la oración: me encanta (subrayo lo de "me encanta") que mi hija me venga a dar abrazos y caricias y que me diga lo mucho que me quiere. Pero me parece mucho mejor cuando cumple con su deber, estudia, recoge el lavaplatos o hace su cama. Lo mismo con Dios.

- La oración del cabreo: protesto, me enfado, pataleo, no entiendo, me niego. Pero es oración. Jesús lo hizo en el Huerto de los Olivos. Hágase tu Voluntad.

- Gracia y esfuerzo: la gracia viene como el viento del Espíritu, pero tienes que levantar la vela, aunque sea solo un poco, para que empuje al barco. 

Acordaos de rezar por mi amigo y su familia. Se ha hecho un gran milagro (estamos convencidos de ello) pero hacen falta alguno(s) más.


10 comentarios:

Alonso de Blanco dijo...

¡Rezaremos!

AMDG dijo...

A mi, sin mas detalless...

En cualquier caso, sin ánimo de comenzar una dicusión, como asunto personal, a mi no me sale rezar para pedir, solo para dar gracias y sobre todo pedir perdón.

Yo le deso que sea lo que Dios quiera, así no me confundo.

Javier Sánchez Martínez dijo...

Rezo y lo encomiendo, amigo. No se preocupe.

Embajador en el Infierno dijo...

Alonso y D. Javier- Muchas gracias. Procuraré mantener informada a la concurrencia.

AMDG- ¡Pero hombre!. Cada vez que rezas el Padrenuestro pides para ti. Jesucristo pidió para Él. Y te garantizo que si pasaras lo que está pasando mi amigo pedirías hasta destrozarte. Perdona que no de más datos, es una cuestión de intimidad.

Y por supuesto 100% de acuerdo con tu última frase.

rojobilbao dijo...

¡Pedid y se os dará!

Rezo. Y se conceda o no, agradecimiento, pues nos llega lo que nos conviene, aunque no lo entendamos.

bitdrain dijo...

Fe, ilusion y esperanza.

Javier Vicens dijo...

En Misa, cuando llega lo de la Oración universal de los fieles, suelo añadir una prez que dice asina: "Por cuantos se han encomendado a nuestras oraciones; roguemos al Señor".
Y siempre tomo nota cuando encuentro en un blog -o en otra parte- una encomienda de oración.
Creo en la Comunión de los Santos.

Jorge P. dijo...

Estas grandísimas conclusiones que han aflorado por la conversación con tu amigo son también Gracia Divina (además de una lección que nos da tu amigo). Me han dado que pensar para hacer examen.

Un abrazo (y ánimos para tu amigo)

Gonzalo dijo...

A ello.

Sobre lo planteado por AMDG, entiendo lo que dice, por eso cuando pido algo concreto siempre acompaño la oración con un "sólo si es que fuese conveniente a Tu Gloria".

Javier Sánchez Martínez dijo...

Embajador:

¿hay noticias de su amigo? ¿Algún repunte esperanzador en la situación, sea la que fuere? Porque yo sigo rezando cada día por él, (en la lista de personas e intenciones encomendadas).

¿hay algo nuevo?

Un abrazo