lunes, marzo 26

Bocadillo de culo de elefante

¡Me casé con un enano..pa jartarme de reir!. 

Mucho arte es lo que hay en Andalucía, mucho arte.

¿Qué es lo que hace un andaluz cuando le mandan al paro, le suben los impuestos (y lo que te rondaré morena), abaratan el despido, suben la edad de jubilación, posiblemente bajen las pensiones y las perspectivas que tienen sus hijos son más negras que el sobaco de un grillo?. Echarse unas risas, por supuesto. A mi esto me lo enseñaron mis abuelos, por la vía de los hechos, cuando yo todavía era un niño.

La mitad de mi sangre es andaluza, a muchísima honra, y por eso me parece que todos estos que ahora reniegan de Andalucía (andaluces incluidos, para su vergüenza) no son más que unos tristes y unos siesos. El bofetón que le han dado al Arenas es pa jartarse de reir!. Más que nada porque no queda otra.

Andan todos los peperos como headless chickens preguntándose: Pero, ¿Que ha pasado, pero que ha pasaaaado?. Aquí la respuesta cuantitativa: la gente se ha quedado en su casa. ¿Que se las van a dar con queso?. ¡Si hombre, en buena hora!.

¿Para qué comer un mal sucedáneo si uno tiene más que probado el producto original que es igual de malo pero por lo menos resulta familiar?. Manolo Morillo lo explica rápidamente y añade una foto histórica e histérica de la risa que da.

Y para la metafísica del asunto, nadie mejor que Barandán, en la que es sin duda la mejor entrada que se ha escrito sobre las elecciones andaluzas, porque dice cosas de sentido común que por supuesto no leeréis en ningún otro sitio.

En fin, que todo esto me recuerda al chiste ese de un castellano (o vasco, o catalán, o.....gallego!) que entra en un bar de Sevilla y le dice a su amigo:

- Ya verás como le tomo yo el pelo a estos.

Total que se acerca el camarero y le pregunta:

- ¿Que va a ser?

Y le dice el otro:

- Queremos un bocadillo de culo de elefante, que me han dicho que aquí los hacen muy ricos.

Y el camarero:

- Por supuesto, marchando.

Al rato llega el camarero con el bocadillo y se lo pone encima de la mesa. El cliente mira el bocadillo, lo abre y ve que entre rebanada y rebanada no hay nada. Y dice:

- Oiga, ¡que aquí no hay nada!.
- Pues claro, ¡es que le ha tocado la raja!.

Pues eso, que a Mariano, al Arenas y demás pandilla les ha tocado la raja.

Por lo demás, ¿Alguién en su sano juicio pensaba que el PSOE iba a quedar destruido?. Pues si lo creía apréndase la historia del freno y el acelerador.

7 comentarios:

Enrique García-Máiquez dijo...

Excelente análisis. Gracias.

Anónimo dijo...

Ole, Ole y Ole, y a quien no diga OLE, que se le seque la yerbagüena.

Embajador en el Infierno dijo...

Un honor verte por aquí Enrique, y muchas gracias. Lo mismo que al Sr. Anónimo, muy agradecido.

Interruptor dijo...

Yo llevo jartándome de reír dos días cada vez que recuerdo el resultado del PP en Andalucía y en Asturias, que también allí les han dao, si quieren hacer algo no les va a quedar otra que pactar con Cascos o con los sociatas...
¡Pa mearse!

rojobilbao dijo...

Malegro por los andaluces. Les gusta vivir enmierdados (corrutos a tutti plain) exportan politicuchos de tantos y tan malos que tienen y nos sirve al resto para espabilar. Con todo lo que nos parecemos nos puede pasar a todos.

Anónimo dijo...

Vaya chorrada

AMDG dijo...

Dudo de que la desmovilización sea consecuencia del desengaño moral. Es simple nihilismo de fines de raza, me temo.

Fin de una época.