martes, mayo 1

Conversaciones en la Embajada (XL): Como tener contento a un padre anglofilo-carlista

Hace algunas semanas estábamos cenando. La mayor mencionó algo de Shakespeare (no es que nuestras conversaciones familiares sean de un culto que lo tumban, simplemente mencionó algo de Shakespeare) e inmediatamente el menda dijo:

- A mi lo que más me gusta de Shakespeare es Enrique V.

Al punto las tres mayores, como accionadas por un resorte saltaron, tenedor en ristre, y a voz en grito recitaron:


(Una lagrimilla de satisfacción me recorrió el rostro, pero no lo digáis en su colegio que las tendrán por "frikis". En su descargo tengo que decir que en una época no muy lejana pasé tres meses recitando en alto por la casa, para aprenderla, la arenga del día de San Crispín).


----------------------------------------------------------------------


Ocurrió pocos días atrás. La #2 llegó toda contenta y emocionada y entregándome un papel me dice:

- ¡Papá, mira lo que hemos estudiado hoy en el colegio!

El papel en cuestión es el de la foto de la derecha. Pinchando se hace más grande. 

Mientras su padre miraba emocionado el cuadro, ligeramente reconciliándose con el colegio, la #2 aprovechó para mentir como una bellaca:

- Yo he sido la única que me sabía la Dinastía Legítima.

Se lo perdono porque era para agradar a su padre, pero recuerdo que esta fue la del Rey de Egipto.


----------------------------------------------------------------------


Tendrían la #1 y #2, 9 ó 10 años. Estaban dichosamente sentadas en una tapia disfrutando de un helado veraniego. En eso que pasó, algo retirado, un grupillo de adolescentes imberbes. La #1 se dirigió a la #2 y le dijo:

- ¡Mira que niños tan monos!

La #2 echó una de sus displicentes miradas y de inmediato, volviendo a su helado, informó a su hermana:

- Papá es mucho más guapo.

(Papá vio y escuchó todo esto inopinadamente y sin que ellas se percataran. Vale, esta historieta no tiene que ver ni con la anglofilia, ni con el carlismo, pero me puso muy contento)




12 comentarios:

Maite C dijo...

Anda que las embajadorcitas no saben latín ni nada...

Muy divertidas y ocurrentes esas conversaciones en la Embajada.

Anónimo dijo...

Como ud. no es persona ni cosa sagrada, ni es comentarista, le digo una cosa: es muy boluda su página !!!
Habrá cosas más importantes para que un católico comente por internet(siendo tradicionalista y todo lo demás).
PD: No lo borre, al menos noinmediatamente, por que no infrinjo ninguna de las tres reglas. Al menos, PIÉNSELO !

Yurremendi dijo...

Embajador-

¿Qué tal te manejas con la máquina de coser? Es que revientas de orgullo por las costuras...

rojobilbao dijo...

Me casé el día de San Crispín y debido ala arenga tuve a bien indicar tan señalada fecha en el tríptico realizado ad hoc.

Embajador en el Infierno dijo...

Maite- Me alegro que te gusten.

Anónimo- Si a usted no le importa comento por internet lo que me da la real gana. Esta no se la borro pero como siga dando el coñazo le borraré sin previo aviso.

Yurremendi- Joder, mi trabajo me ha costado. Tengo otra genial de hace nada. Ya la pondré.

Rojobilbao Menuda envidia.

Anónimo dijo...

maravilloso!, me he reido mucho con sus embajadorcitas

Lilian dijo...

- We few, we happy few, we band of brothers!

Entiendo las palabras pero no el sentido...
¿A qué apunta esa frase? Digo...no tengo el contexto para entenderla...

Embajador en el Infierno dijo...

Lilian- ¡Que agradable sorpresa verte por aquí de nuevo!.

El sentido literal de la frase se refiere a los pocos soldados que, en comparación de los franceses, tenía Enrique V para afrontar la batalla de Agincourt. El rey considera su hermano a aquel que vierta con él su sangre en el día de la batalla.

Para mi tiene un significado mucho más amplio que va en el sentido de como se debe entender la Monarquía y el papel del rey. Por otro lado, también tiene un sentido muy cristiano en el ámbito de la evangelización (hermanos, pocos y felices).

Por eso me encanta esa frase. Se le puede sacar mucho jugo.

Lilian dijo...

Gracias Embajador :)
Confieso que la guerra de los 100 años, es chino para mí...¿esta es la época o tadavía falta para que entre en la Historia, Juana de Arco?
Normando, bretones, borgoñones y demases es tutti frutti, o sea una mezcolanza que que me causa más de un problema.
Saludos cordiales :D

he leido varios de tus post para ponerme al día...ya vienen mis vacaciones de invierno, entonces leeré más :)
Un abrazo

Embajador en el Infierno dijo...

Lilian- La época histórica es bastante irrelevante en lo que concierne al mensaje que es atemporal.

Lilian dijo...

Embajador: puede ser... pero, cuando trataba de recordar, pensaba que en el otro bando también había buenos católicos, de esos pocos.
mensaje atemporal y tambien "a-ideológico" a-reliegioso" si existen tales palabras...
Un abrazo, Don Embajador ;)

Embajador en el Infierno dijo...

Seguro que si Lilian, no cabe duda que los habría. Pero no es la batalla lo que me interesa en este caso, sino más bien el mensaje, que desde luego no es ideológico, puede que doctrinal. Te animo a que veas la película, es estupenda.