sábado, septiembre 1

Conversaciones en la embajada (XLII): Radical españolista y ultracatólica

Se trata de la #2. Nos ha salido un poco radical.

- Y, ¿a dónde vamos ahora, papá?.
- A Trafalgar Square.
- Y, ¿eso qué es?.
- Una plaza donde está la estatua de Nelson, el más grande marino inglés de todos los tiempos.
- ¡Ah, muy bien!. Y, ¿porqué es tan importante ese señor?.
- Sobre todo porque ganó la batalla de Trafalgar, de donde saca el nombre la plaza.
- ¡Ah, estupendo!. Y, ¿contra quién fue esa batalla?.
- Contra una flota española y francesa.


Se le mudó el rostro.

- ¡¡¡¡¿¿¿¿Cóooooomo???!!!- dijo indignada. Y prosiguió- ¡ale, ale, llévanos a otro sitio que ese no interesa!.

Luego le conté aquello que le dijo a mi padre el capitán nosecuantos mientras les enseñaba el cañón Tigre en el Museo Militar de Canarias:

- Y con este muchachito fue con el que enseñamos a Nelson a escribir con la izquierda.
Eso fue en el ataque a Santa Cruz de Tenerife (1797), otra de esas aplastantes derrotas que sufrieron los británicos, y de las que tan poco se nos habla.

En fin, a la niña le divirtió la anécdota y accedió a visitar la plaza solo por ver al manco de Tenerife.

---------------------------------------------------------

- ....entonces, el Papa S. Pio V - les contaba, prosiguiendo con la breve narración del cisma anglicano- excomulgó a Isabel "I" de Inglaterra.

- ¡¡¡Toooomaaaa!!! - exclamó encantada la #2, mientras daba un imaginario codazo al aire- ¡por bruja!.

Terció la #1:

- Entonces, papá, Isabel "I" era "reina", ¿no?- preguntó mientras hacía el signo de las comillas con las dos manos. Esta es la manera que tenemos en casa de designar la ilegitimidad de un rey.

- Pues según la ley inglesa, si. Por ser bastarda y perjura.



Pincha aquí para leer más Conversaciones en la Embajada.





4 comentarios:

Gonzalo dijo...

Lo primero, me pone usted a los pies de sus niñas, y lo segundo, es que te lo buscas por llevar a las niñas a esos sitios de herejes y piratas.

Anónimo dijo...

Jua!, jua!, Jua!, Jua!!!!!!

Lobo Estepario dijo...

El escudo de Santa Cruz de Tenerife luce tras cabezas de león por tres almirantes británicos derrotados en sendos ataques a la ciudad.

Para leer sobre uno de esos episodios "olvidados" recomiendo El día que España derrotó a Inglaterra : de cómo Blas de Lezo, tuerto, manco y cojo, venció en Cartagena de Indias a la otra "Armada Invencible".

Embajador en el Infierno dijo...

Gonzalo- Si lo se, la culpa es mía que les meto ideas raras en la cabeza.

Lobo- Muy interesante ese apunte. No tenía ni idea.