lunes, marzo 26

Bocadillo de culo de elefante

¡Me casé con un enano..pa jartarme de reir!. 

Mucho arte es lo que hay en Andalucía, mucho arte.

¿Qué es lo que hace un andaluz cuando le mandan al paro, le suben los impuestos (y lo que te rondaré morena), abaratan el despido, suben la edad de jubilación, posiblemente bajen las pensiones y las perspectivas que tienen sus hijos son más negras que el sobaco de un grillo?. Echarse unas risas, por supuesto. A mi esto me lo enseñaron mis abuelos, por la vía de los hechos, cuando yo todavía era un niño.

La mitad de mi sangre es andaluza, a muchísima honra, y por eso me parece que todos estos que ahora reniegan de Andalucía (andaluces incluidos, para su vergüenza) no son más que unos tristes y unos siesos. El bofetón que le han dado al Arenas es pa jartarse de reir!. Más que nada porque no queda otra.

Andan todos los peperos como headless chickens preguntándose: Pero, ¿Que ha pasado, pero que ha pasaaaado?. Aquí la respuesta cuantitativa: la gente se ha quedado en su casa. ¿Que se las van a dar con queso?. ¡Si hombre, en buena hora!.

¿Para qué comer un mal sucedáneo si uno tiene más que probado el producto original que es igual de malo pero por lo menos resulta familiar?. Manolo Morillo lo explica rápidamente y añade una foto histórica e histérica de la risa que da.

Y para la metafísica del asunto, nadie mejor que Barandán, en la que es sin duda la mejor entrada que se ha escrito sobre las elecciones andaluzas, porque dice cosas de sentido común que por supuesto no leeréis en ningún otro sitio.

En fin, que todo esto me recuerda al chiste ese de un castellano (o vasco, o catalán, o.....gallego!) que entra en un bar de Sevilla y le dice a su amigo:

- Ya verás como le tomo yo el pelo a estos.

Total que se acerca el camarero y le pregunta:

- ¿Que va a ser?

Y le dice el otro:

- Queremos un bocadillo de culo de elefante, que me han dicho que aquí los hacen muy ricos.

Y el camarero:

- Por supuesto, marchando.

Al rato llega el camarero con el bocadillo y se lo pone encima de la mesa. El cliente mira el bocadillo, lo abre y ve que entre rebanada y rebanada no hay nada. Y dice:

- Oiga, ¡que aquí no hay nada!.
- Pues claro, ¡es que le ha tocado la raja!.

Pues eso, que a Mariano, al Arenas y demás pandilla les ha tocado la raja.

Por lo demás, ¿Alguién en su sano juicio pensaba que el PSOE iba a quedar destruido?. Pues si lo creía apréndase la historia del freno y el acelerador.

lunes, marzo 19

¡Vivan las caenas!

Bienvenido, joven contrarrevolucionario. A estas horas del día te supongo bastante quemadete con tanta avalancha pepera al cuadrado en periódicos, radio y televisión. ¡No te preocupes!, el embajador viene rapidamente al quite y te propone una serie de provechosas lecturas que te ayudarán a despejar la mente, clarificar ideas y poner al cuñado liberalote en su sitio cuando hoy vayas a comer a casa de tus padres. Allá vamos:

Lo primero de todo dar cuenta del título de esta entrada. Mejor que hacerlo yo, cedo el testigo a Firmus et Rusticus que lo explicó estupendamente no hace mucho.

Seguimos con la breve nota de la Comunión Tradicionalista sobre el particular, titulada: Los carlistas ante el bicentenario de la constitución de Cádiz.

El amigo Manolo Morillo rescata para la posteridad algunas cosas buenas de la constitución de 1812 (fotos incluidas) que harán atragantarse a más de uno. Las encontrarás en esta entrada reciente: Otra vendrá que buena me hará.

Barandán baja mucho los humos y ajusta bicentenarios en este artículo imperdible suyo, que conviene complementar con Bicentenarios funestos (I) del Sr. Marqués de Montauran.

Mas enjundioso (y largo) resulta la imprescindible contribución del profesor Diego Mirallas Sobre la sedicente constitución de 1812.

En fin, si con todo lo anterior no tienes suficiente y quieres profundizar en el asunto, dos recomendaciones: empieza por Conservadores, innovadores y renovadores en las postrimerías del Antiguo Régimen, de Federico Suarez Verdeguer (Lección inaugural del curso académico 1955-56 en el Estudio General de Navarra), y cuando lo hayas terminado (son apenas 20 páginas) enchúfate su libro titulado "Las Cortes de Cádiz", 200 paginillas de nada que se leen en un plisplas y le dejan a uno patidifuso.

Ale, ¡a por todas!.

sábado, marzo 17

Una lección de esperanza (y II)

Solo dos líneas para informar a aquellos que echasteis un rezo por aquello que conté hace poco. No voy a dar detalles por respetar la intimidad de mi amigo y su familia, solo os diré que ayer fue un gran día y enorme paso adelante. Las aguas van poco a poco volviendo a su cauce, aunque todavía queda mucha tela por cortar. Gracias a todos.

¡Detente, bala! (ACTUALIZADO)

"Los había de tela, de paño - como los escapularios- y también de cuero. Como todo el mundo sabe, el detente es un pequeño emblema con el Sagrado Corazón de Jesús, pintado o bordado a veces, y una leyenda en torno que dice: "Detente, bala: el Corazón de Jesús está conmigo".(...) Tras el Sagrado Corazón solía verse la bandera nacional y también el yugo y las flechas o las aspas del requeté.

Creo yo que fueron las fuerzas navarras las que popularizaron el uso del detente. En la tarde del 19 de Julio de 1936, cuando la columna de García Escamez salía de Pamplona camino de Madrid, se repartieron a las puertas de los cuarteles más detentes que fusiles. Todos marchamos con el pecho cubierto de detentes.

'- ¿No has traído arma?- le preguntaron el 19 de julio de 1936 a uno de los voluntarios que llegaron a Pamplona. Y él contestó: - No he traído más que este detente', cuenta José María Iribarren en su Vocabulario Navarro.

En definitiva, el voluntario quería decir que llevaba su fe como quien lleva un fusil, excelente manera de llevar la fe. Cuando Indalecio Prieto soltó aquello de que se conocía a un animal más peligroso que un requeté recién comulgado, hacía, por supuesto que sin querer, el más estupendo elogio de la fe y el valor de los requetés. "
(Tomado del imprescindible Diccionario para un macuto, de Rafael García Serrano)

Y pongo esto a cuenta de este titular que he visto:


La explicación que se da en la página de donde he sacado el titular sobre que cosa es un "detente" es todo lo politicamente correcta que puede ser... y un poquito más. Por eso he ido a la fuente imprescindible que es el "Diccionario para un macuto" (recientemente reeditado por Homo Legens). A la derecha y para ilustrar el concepto, añado foto de un requeté con detente (pinchando se hace más grande).

Añado además que la cosa tiene más enjundia de lo que parece, y no es exclusivamente española. Aquí, en una entrada anterior de esta bitácora, se puede ver a un chouan con detente. 

Y ya aprovecho y digo, que en el Bazar Carlista se pueden adquirir detentes (pg. 4 del catálogo).

ACTUALIZACION: Mi amigo y correligionario Conrad me da una colleja muy pertinente. En los comentarios a su entrada procuro defenderme un poco. 

domingo, marzo 11

¿Existe el "derecho a la maternidad"?

Anoche estuve arreglando España con un par de amigos en uno de los restaurantes madrileños más proclives a esa clase de trascendentales menesteres. Uno de mis amigos, que está a punto de obtener el permiso para poder adoptar a un niño, comentó haber leído en algún sitio que en tiempos recientes, desde Cataluña, se han "devuelto" 160 niños adoptados. Lo de Cataluña es relevante porque hablamos de España, que sean 160, 1.600 o 16.000 es relativamente menos importante. La clave es que hayan sido "devueltos". Según parece, la mayoría de esos niños adoptados no eran siquiera huérfanos, sino que habían sido abandonados una vez, y ahora ya dos. No se si se me va entendiendo.

Me vinieron a la cabeza muchas de esas famosillas del couché que en un momento dado deciden tener un hijo para "disfrutarlo". Generalmente sin padre conocido, o conocido solo por ellas, y asumo que en algún caso, ni por ellas mismas. Subyace ese supuesto "derecho a la maternidad". 

Claro que para tener "derecho a", alguien tiene que tener un "deber de". Y en este caso es el niño el que tiene la responsabilidad de procurar a la madre (digamoslo en sentido puramente biológico porque...¿qué clase de madre es esa?) su derecho, real, supuesto o inventado. Ya ni siquiera hablo del padre como sujeto de responsabilidad en la provisión del derecho, porque igual me llaman casposo o facha.

Como ya he comentado en alguna ocasión, (y aquí también) en esta sociedad de derechos, siempre gana el más fuerte. Y el nonato (o el niño abandonado) es el más débil de los débiles. O sea, que en nuestra libre y democrática sociedad, es el que lleva todas las de perder con gran diferencia, y mira que débiles y desvalidos no nos faltan. Pero claro esto es lo natural en un entorno de darwinismo social, también llamado "liberalismo". No hay que sorprenderse.

Todo a cuento de la última y genial ocurrencia del avispado de turno, literalmente aplaudido a rabiar porque quienes ya imagináis y de los que se espera a priori algo más de seso.

En fin, nueva entrega, convenientemente moldeada, horneada y glaseada de los tronos a las causas, luego vendrán, como es de ley, los cadalsos a las consecuencias. Sospecho que estos tendrán la forma de cartelitos fabricados por el Ministerio de Asuntos Sociales (Gobierno de España) que inundando nuestro país (o lo que quede de él) proclamaran aquello de "Él no lo haría" con el trasfondo de la cara angelical de un niño rubito y azules ojos derramando una lágrima. Obviamente esta es la apocalíptica exageración del radical y purista de turno que generalmente y pasado el tiempo, tiene la mala pata de haberse quedado corto.

No, el "derecho a la maternidad" no existe. Como no existe, por ejemplo, el "derecho al matrimonio". Los de Monty Python, que de puristas ultracatólicos tienen poco, ya lo advirtieron.