domingo, abril 29

Loquillo y su homenaje al Requeté: una exégesis

Fue Jorge P. el primero que lo hizo notar. Y dijo que la canción de Loquillo titulada "Hermanos de Sangre" podría muy bien constituir un homenaje al Requeté. 

Para los menos puestos conviene aclarar que el Requeté es el ejército carlista. Suele ser habitual, hoy en dia, que a cualquier carlista se le llame "requeté" aunque la realidad es que todo "requeté" es carlista, pero no todo carlista tiene el honor de haber sido "requeté". Hasta dentro del carlismo, todavía hay clases. Para el que quiera saber más del Requeté, le aconsejo echar un vistazo a esta página donde hay información a mares.

Dicho lo cual, pongo debajo un vídeo con la canción de marras, y debajo la letra y mi propia, personal y partícular "exégesis" sujeta a cambios y aportaciones que quieran hacer los lectores. En rojo, mis comentarios.



Nuestro reino no es de este mundo, doy mi palabra de caballero.
Por la búsqueda de la verdad empeñamos nuestros sueños.









Defendimos lo no escrito,
de conjuras y rencores.










Defendimos las conductas
donde no caben traiciones.






En el fragor de la batalla
en lo mas crudo del frío invierno,
Yo seré tu hermano de sangre,
yo seré tu hermano de sangre,
yo seré tu hermano de sangre,
y tu refugio en el infierno,
tu refugio en el infierno.



Dame causas por las que luchar, dame una fe en la que creer,
una guerra en la que combatir
por las últimas banderas junto a ti.

En el fragor de la batalla
en lo mas crudo del frió invierno,
yo seré tu hermano de sangre,
etc, etc.....
Dentro del trilema, esta parte se refiere claramente a "Dios" (empieza nada menos que utilizando una sentencia de Nuestro Señor). La "palabra de caballero" se debe entender en el sentido hispánico de la famosa definición de Borges:defensor de causas "perdidas" (gracias José Miguel) y no en la anglosajona. Lógicamente, la "búsqueda de la verdad" a la que lo más querido se somete va en el mismo sentido.

Aquí hablamos de "Patria", o de la constitución política tradicional de España no tan precisamente codificada, como la "constitución" escrita. Estirando un poco el argumento, "lo no escrito" puede ser también una manera de referirse a la Tradición. En cualquier caso no deja ser cierto que el carlismo, desde su origen, busca defender a la Patria de "conjuras y rencores"

Finalmente, viene "Rey" (tradicional y legítimo) definido por la conducta que a tal se le supone, es decir, la falta de traición a los dos anteriores principios. Ya se sabe: "Rex eris si recta facies, si non facies non eris".


El estribillo define con toda claridad lo que es el carlismo: una Comunión de hombres libres, no un partido. Como cristiano, soy tu "hermano de sangre" y seré tu refugio en el infierno de la guerra, sea esta cruenta o incruenta. ¿Y qué decir del "frío invierno"?. Pues que en la caverna hace frío.


"Causas" y "fe"...¿Puede haber algo más carlista que la "Santa Causa"?. Pues eso. Las últimas banderas, las que nadie quiere ya alzar.

sábado, abril 21

Para enmarcar (XVI)





Dos entradas interesantísimas del blog de The Wanderer, sobre el martirio y el hastío. Copio una frase del final de la segunda entrada para dar idea de por donde van los tiros:

"En algún lugar leí que al día siguiente de la ejecución de Luis XVI el pueblo de París tenía vergüenza de mirarse a la cara. Y no creo que en Jerusalén, el sábado, la gente se saludara con mucho orgullo que digamos. Es algo pegajoso, una cierta sensación de complicidad en el mal, como una culpa colectiva, una especie de comunión de los santos al revés. Digo."

Esta sección del blog recoge aquellos artículos o entradas publicados en otros blogs que hacen una contribución decisiva a mi manera de ver las cosas por su elocuencia, claridad y propuesta de nuevas perspectivas. Por esas razones es muy posible que resulten atemporales o que por lo menos sean un sólido testigo para el futuro.

Otros artículos que se han publicado en esta sección se pueden ver pinchando aquí.

sábado, abril 14

Parece que fue ayer (XI): Ideas para una crisis

"Hay en la actualidad, mi querido Alfonso, en nuestra España una cuestión temerosísima: la cuestión de Hacienda. Espanta considerar el déficit de la española; no bastan a cubrirlo las fuerzas productoras del país; la bancarrota es inminente…

Yo no sé, hermano mío, si puede salvarse España de esa catástrofe; pero, si es posible, sólo su rey legítimo la puede salvar. Una inquebrantable voluntad obra maravillas. Si el país está pobre, vivan pobremente hasta los ministros, hasta el mismo rey, que debe acordarse de don Enrique el Doliente.

Si el rey es el primero en dar el gran ejemplo, todo será llano; suprimir ministerios, y reducir provincias, y disminuir empleos, y moralizar la administración, al propio tiempo que se fomente la agricultura, proteja la industria y aliente al comercio. Salvar la Hacienda y el crédito de España es empresa titánica, a que todos deben contribuir, gobiernos y pueblos. Menester es que, mientras se hagan milagros de economía, seamos todos muy españoles, estimando en mucho las cosas del país, apeteciendo sólo las útiles del extranjero…

En una nación hoy poderosísima, languideció en tiempos pasados la industria, su principal fuente de riqueza, y estaba la Hacienda mal parada y el reino pobre. Del Alcázar Real salió y derramose por los pueblos una moda: la de vestir sólo las telas del país. Con esto la industria, reanimada, dio origen dichoso a la salvación de la Hacienda y a la prosperidad del reino”.
(Carlos VII. 1869, Carta manifiesto a su hermano S.A.R. Don Alfonso de Borbón y Austria-Este, que en 1931 se convirtió en Alfonso Carlos I. Primer documento con el que se presentó a los españoles). 

martes, abril 3

El presupuesto del Estado para dummies

Tanta fanfarria, tanto "ajuste", tanto "los presupuestos más restrictivos de la democracia"...¿Pa qué?. Pa ná. 

Me explico: el total del gasto público se reduce un mísero 1% (las cifras concretas se pueden ver aquí) y el total de impuestos directos (IRPF, sociedades, etc..) sube un 10% (detalles aquí), con el impuesto sobre la renta subiendo un 5%.

¿Donde está la austeridad?. Respuesta: en ningún lado. 

Conclusión: nos machacan a impuestos para mantener el chiringo. 

Todo lo demás retórica barata para llenar titulares.  El Estado sigue creciendo a costa de nuestros bolsillos.